10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #514

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Prada, Danny Polo, Landon Sears y CUBE

Prada llega a nosotros como una alternativa perfecta para activar la fiesta por donde quieras ir dentro de una noche que pide que lo expreses todo y no puedas parar de sentir. La obra de Danny Polo, Landon Sears y CUBE llega con mucho dinamismo a nuestras vidas, consiguiendo un proceso lleno de elementos sensuales y muy sutiles, que nos llevan hasta el límite de lo que deseamos. Nos encanta porque es un viaje intenso de pasión, que no se detiene ante nada y nos hace gozar con mucho placer mientras lo tenemos en cuenta. Es placer y deseo, nada más que pedir en una noche de fiesta que siempre pide más.

Mama Already Gave You Some, Rocko Paolo

Rocko Paolo llega desde Canadá con una canción para entrar en un trip fantástico, en el que podemos sentir cómo el universo se junta a nuestros músculos y provoca que estemos en absoluta consonancia con las ganas perfectas por estar bien y sin temor hacía sentir cada segundo como una obra perfecta de placer. Lo que tengo aquí es una obra directa para gozar el funk con mucho deseo, sin que nada  nos detenga y con una ganas inmensas por bailar de día a noche. 

The Borderline, The Howlers

The Borderline llega con The Howlers como sus padres sonoros. Lo que tenemos aquí es un intento maravilloso por romperlo todo a nuestro alrededor. La magia de esta obra en esa onda alternativa que se mete muy de lleno en nuestra aventura por gozar cada momento como si fuera el último del día. La obra que tenemos aquí nos anima a saltar con bastante frescura adolescente, lo que le da un toque de furia que no podemos dejar pasar hasta que sentimos que nuestra desnudez emocional es parte de la esencia de esta obra. 

Glen Plays Moses, Mildred Maude

Mildred Maude nos lleva a un concierto/fiesta dentro de sus sonidos. Lo que encontramos aquí es una obra para que estemos en absoluta consonancia con el universo, logrando que cualquier medida sutil de nuestra memoria se combine con la capacidad adecuada de estar bien con el mundo y nuestra conexión con esa idea de dejarte llevar por el viaje. Es una canción que encierra su mood en una melancolía bien declarada por donde la veas. Nos gusta porque es rock que parece recogido de un recuerdo que jamás queremos soltar. 

Michigan, Hunter Sheridan

Michigan llega desde Canadá con Hunter Sheridan, en una composición que nos anima a soñar con bastante dinamismo y sin que nadie nos pare a cada segundo. La canción de Hunter tiene el nivel para llevarnos a espacios seguros de melancolía, donde sabemos que seremos comprendidos por los demás. La composición es un viaje ligero entre voces que se juntan en un canto hermoso, casi celestial, que sólo puede llamar la atención de nuestro deseo por ser más libres que nunca en medida de lo que encontramos para gritar que somos más felices que nunca. 

Love Sem Vergonha, Eloysa

Eloysa nos trae, nuevamente, una zona muy coqueta de Brasil, con Love Sem Vergonha, una obra que se apunta a ser el himno de quienes no deben tener miedo a amar a quien encuentren en medio de todo. La obra de la brasileña te suma mucha seguridad a las ganas por explotar de emoción ante quien te tiene loco de amor. La onda disco y de latin pop le da una esencia de baile que gozamos con mucha sensualidad a cada segundo. Es una canción linda, loca y libre. 

I Got The Fear, Charlie Grant

Charlie Grant nos regala una obra para explotar en medida que gozamos esta composición como un motivo especial para saltar sin que nadie nos detenga en ningún instante. La canción del británico nos anima a gozar y vencer nuestros miedos, como si fuera un golpe de adrenalina en medio de las sombras de nuestros miedos y nos dispararon de placer para vencer a todo eso que nos pesa y todavía no sabemos porque definen nuestra vida. Es una canción inmensa y hecha para destrozarlo todo sin temor alguno. Es la oportunidad que buscabas para saltar, gozar y no parar en ningún momento de emocionarte.

Dreamland, Pink Glasses

Rusia nos regala Pink Glasses, en una obra que nos lleva hasta el infinito con su pop rock, el cual parece salido de una cumbre de emociones que sólo podemos sentir con la fuerza de nuestras ideas y la pasión absoluta por gozar cada segundo sin que nada nos limite. Es una canción intensa y hecha para romper con lo declarado, haciendo de tu día una oportunidad para explotar en cualquier segundo de placer. Escuchen y siéntanse en casa con Dreamland

Dime Luna, JC el moreno

Ok, necesitábamos esto. La salsa de JC el moreno es una mañana de gloria al frente la playa, después de una noche en la que gozamos, nos enamoramos pero aún tenemos dudas de lo que pasó. Lo que hay aquí es una composición para sentir que nuestro amor se fue, nuestro amor de una noche no volverá. La combinación con este cambio de velocidades le da el toque latino-hispano de elegancia y sabor, que nos ahoga en pura tristeza y ganas por convertirla en felicidad porque vivimos lo que muy pocos. 

Liar, Mary Jennings

Liar es lo último de Mary Jennings, quien nos ofrece una canción que respira amor y recuerdos. Desde las imágenes hasta la voz. Esta obra tiene ese toque de melancolía que nos prepara para llorar en medio de un día en el que somos más recuerdos que personas. Lo que tenemos aquí es una canción que te acerca mucho a esos instantes felices con quien más te hace volar de amor. Es una obra personal y delicada, como una caricia o un beso en la piel que te espera todos los días dentro de tu enorme corazón. 

Orange Sunshine, Tapeside

Terminamos las listas de hoy con pura psicodelia para volvernos locos de placer y no volver a la realidad en ningún momento más. La obra se llama Orange Sunshine y es de Tapeside, quienes nos ofrecen un camino sencillo pero muy directo para estar en consonancia con todo lo que nos rodea a cada instante. La composición vuela con una libertad adolescente correcta, que nos transmite mucha frescura y nos hace soñar con la pausa adecuada de placer en medio de un día donde sólo queremos volar entre ácidos y nada más.