10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #366

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Ghost, Dunedogs

Ghost es una canción para perderse en la inmensidad de nuestras dudas y sentir todo lo que eso puede provocar. El poder musical de esta banda se mete con muchísima pasión dentro nuestro, consiguiendo una composición que vuela con muchísima alegría y ganas por descubrir todo lo que hay a nuestro alrededor. La buena vibra vive en la inmensidad de esta canción, que lleva el toque perfecto de Dunedogs hacia el límite. El tiempo a solas sirvió para que esta canción se convierta en un instante perfecto para volver a nuestro hogar.

Rhyme or Reason, Rockford Road

Rhyme or Reason es lo último de Rockford Road, quienes nos dejan una composición para soñar sin nada que nos pare. La paciencia de esta banda para desatar la furia correcta de paz y ganas por sentirla crudeza de un concierto es muy grande, llevando a quien la escucha a un instante de libertad sin miedo. Esta propuesta tiene el nivel correcto para que nos sintamos parte de todo y nada nos detenga. Es pura paz para ser libres sin pausas y sentir con absoluto desdén todo el garage rock que encontramos en esta composición. 

Down Low, Donovan Keith

Down Low es lo último de Donovan Keith, quien se inspira en la destrucción del presente alrededor del mundo para conseguir una especie de himno para atrevernos a luchar sin miedo ante el mundo y sus injusticias. La intensidad de este cantante tiene todo el poder para gozar cada instante como si fuera el más importante de nuestra vida. Perderse en la memoria de este artista es como sentir que nuestro cuerpo ya no es nuestro, sino de la parte indicada por perder el control ante la revolución. 

Hechizo, Bryan Lopez

Reggaetón propio para explicar que nuestro mundo se ha hecho parte del cuerpo de otra persona. Bryan Lopez llega desde Puerto Rico para atraparnos en la velocidad inmensa de todo ese hechizo amoros o físico que alguien nos hizo y nosotros no podemos manejarlo. Es un sinónimo perfecto para explicar cómo perdemos los sentidos cuando más enamorados estamos. Esa sensación es fuerte y todo lo que encontramos aquí se mueve sin pausas, logrando una propuesta intensa, que crece sin temor a nada, aunque estemos controlados por otra persona. 

Valentina, Stephen Hamm

Valentina es lo último de Stephen Hamm, quien nos trae una canción creada -simbólicamente- desde el espacio. La lejanía de esta canción es todo lo que necesitábamos para sentirla de otro mundo, como una oportunidad para perdernos en el lujo sonoro de esta canción, que tiene el toque perfecto para que sintamos esta propuesta como una señal de amor para aquella pareja que, a pesar de la distancia entre mundos, todavía se recuerda. Esta canción llega desde Canadá al mundo. 

Don’t Start Now, The Heavy Hours

Don’t Start Now es lo último de The Heavy Hours, quien nos expresar un espacio rutinario de nuestras vidas, que se va convirtiendo en una búsqueda perfecta por encontrarle un motivo a nuestras luchas, lo que esta canción termina consiguiendo en su videoclip, el cual termina siendo una obra de arte que crece con mucho ánimo para cumplir las locuras que crecen en nuestra cabeza y no dimensionamos perfectamente. Estados Unidos es quien nos regala a esta banda, que te anima a soñar, aunque todavía no comprendas para qué lo haces. 

The Blackened Hearts Of Desire, Women Of The Night

The Blackened Hearts Of Desire es lo último de Women Of The Night, quienes nos dejan una composición para las personas con el corazón roto. La intensidad de esta canción se ve presente en la inmensa sensación por sentirnos libres sin ningún peligro a la hora de meternos más de lleno en esta composición, que tiene el toque perfecto para que la americana sea una excusa de volver al ruedo en el amor, sin que el pasado importe mucho y que, desde ahora, seamos completamente crudos con lo que sentimos o dejamos de sentir. Esta obra nos encanta porque es una furia intensa para sentirse libre de todo y seguir adelante. 

L’Homme de Crème Glacée, The Happy Toads

Estados Unidos nos regala esta obra en francés, que puede servir para uno de esos trips psicodélicos en los que eres parte del universo y dejas de existir físicamente por un momento. The Happy Toads tiene toda la onda para reventar tu realidad y convertirte en una obra perfecta de pasión ante lo delicado de dos voces, que se mueven entre lo delicado de nuestro cuerpo para que sintamos a L’Homme de Crème Glacée como una obra que nos salvará de la rutina, llevándonos a un universo hecho a la medida de psicodelia y buenas vibras. 

Steam, Onsen

Steam es una canción que debe ser comprendida desde el vacío más introspectivo, porque tiene una ejecución bastante delicada, hecha para agarrarte en medio de tu mayor depresión y devolverte con muchísimas ganas por descubrir lo que debemos buscar. La fuerza de esta composición se ve clara en su potencia en los coros, que nos recuerdan un poco a Los Beatles, por su impresionante composición de ensoñación en aquellas voces, las cuales viajan por dentro de nuestro cuerpo con el inmenso poder de llevarnos a la calma automáticamente. Si querían placer auditivo, esta canción es oro para aquello.

Would-have-beens, Ereignis

Terminamos con Ereignis en Would-have-beens, una canción que crece con muchísima pasión alrededor de sus guitarras, que funcionan como un espacio instrumental para entrar en un instante largo de reflexión, creando un inmenso placer de deseo y ganas por reconocernos desde lo más profundo de nuestra vida. Esta canción es oro para quien la desea. Es todo lo que necesitábamos para sentirnos con absoluto placer dentro de la inmensidad de nuestro mundo, sin faltar a nada y con la paciencia de que esta canción nos llevará, al menos, a un destino claro dentro de todo este viaje. Nos encanta. Es un momento muy personal, que necesitábamos YA.