10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #160

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Stateside, The New Division

Empezamos esta lista con una canción que toma lo mejor del rock clásico y lo mezcla a una serie de sensaciones que te hacen volar en un mundo bastante futurista cuando terminas de escuchar lo último de The New Division. Stateside es una propuesta que evoca todo lo necesario para golpear un viaje intenso entre sintetizadores que te hacen volar y te emocionan por el valor concreto con que llegan a nuestra cabeza. Es disfrutar de lo electrónico en medida que te metes a la emoción de la guitarras y su suave destrucción bajo la norma del synthwave.

Need Time, Rich

Rich nos trae una canción para encerrarse en nuestro propio mundo y no salir de él sin la seguridad trabajada al límite bajo nuestra memoria que lo desea todo. La canción se llama Need Time y libera la serotonina adecuada para que entremos en una serie de sensaciones bastante calmada y ligera, como si fuera un proceso de felicidad combinada con tristeza. Es nostalgia pura porque tiene el valor completo de emocionarnos en soledad, como si fuera intimidad encapsulada en el fragor del chillwave perfecto para dejarse llevar por el amor sonoro de música tranquila, con la bandera lo-fi en la popa.

Two Lives, S. Touze

S. Touze nos trae una canción que no sólo se fija en la sensación sonora que quiere ofrecer. Nos da un viaje narrativo intenso, que suena y se ve con la pesadez correcta para atacar a cualquier oído que no se deja convencer. La sensación R&B le da a esta canción un ambiente bien trabajado bajo la sensación correcta del miedo y el misterio, dos características suficientes para entender este movimiento sonoro como una excelente explicación para sentir sin miedo y dejarse llevar hasta la intensidad correcta del terror dentro de la ligereza del rap. Two Lives para ustedes.

Darling, Vaarin

Darling es lo último de Vaarin, quien nos deja una caricia al alma, de tal manera que meterse bajo la ropa de esta composición es apreciar el deseo por estar solos y amar nuestro vacío individual. La voz de la cantante nos ofrece un mundo para reflexionar tan intenso, que se nos complica no entender el amor con que esta propuesta fue ejecutada. Entendemos esta canción como un camino bastante bien trabajado para cualquiera que se permita un desarrollo sonoro directo, emotivo y sin nada que temer en su forma de expresarse. Si quieres llorar, hazlo con esta canción de fondo.

Anna Says, Sunday Morning

Sunday Morning nos trae una canción que se transporta con la seguridad perfecta entre la calma y el deseo, como si fuera una serie de ondas que llegan a su clímax cada cuanto entran en la voz de este proyecto. Anna Says nos deja una composición que sufre con la pasión perfecta para que sintamos cada sonido hasta el límite. La ligereza de las guitarras abre esta expresividad entre sonar a una caricia y ser el deseo perfecto de lo que puede llegar a ser el surf rock si se trabaja también con una pizca de folk en sus venas. Es una propuesta para enamorarse y que no se le olvide eso a nadie.

Runnin’ 2 Death, Alex O’aiza

Alex O’aiza nos trae rock puro y duro, como para escapar del miedo y jamás arrepentirse. La composición es lo suficientemente pesada y ligera para crear un equilibrio interesante, que nos anima a gozar cada sonido en una onda de saltos y sensaciones no tan hardcore, como si fuera un escape emocional de todo aquellos que nos pesa y a largo plazo nos puede matar. Runnin’ 2 Death es un desafío y hay que verlo así. Te hace volar y dispara ante la emoción de poder superarlo.

Red, Azulov

Azulov nos trae Red, una canción que crece con el cuidado perfecto de una sonoridad bastante sucia y pesada, como si explicara la tentación perfecta del grunge bajo la tentación y el miedo que los colores ofrecen a nuestro cerebro. La calma también describe a esta explosión sonora, dándole un proceso musical bastante variado, hecho para que entremos en la locura perfecta por desatarnos físicamente y encontrar la paz dentro de todo el caos sonoro que propone Azulov. Esa intensidad del flamenco es la cereza del pastel. Que elegancia escuchar esta canción.

Dirty Pain, Arrowleaf

Arrowleaf trae Dirty Pain, una canción que se llena de la relajación perfecta para meterse dentro de nuestra cabeza y jamás salirse. Es lo que necesitamos para entrar en un mundo donde nuestras emociones se juntan al placer por tener la relajación perfecta entre paz y deseo por exponer todo lo que sentimos, bajo la sensacional composición de este proyecto, que nos guía con la voz precisa de lo que encuentra. Es puro amor sonoro para abrazar y ser abrazado. Esta canción nos pintaría una sonrisa en cualquier día gris.

Posthumanism, Radiolarian

Radiolarian propone un viaje bastante freak, donde el papel del garaje rock toma la sensacional idea de apreciar un ejercicio sonoro donde sólo importa dejarse llevar por el placer musical del misterio, que se basa en una guitarra que ejerce el delay perfecto para llamar nuestra atención y provocar que nos quedemos hasta que ese efecto haga de las suyas y nos sorprenda de un grito. Es puro rock para gozar de una distopia pesada. Es tanto miedo como emoción y eso nos encanta. Disfrútenla y piensen en un mundo fuera de sí, porque eso es esta canción.

Let Go of You, Erik Frank

Terminamos esta lista con Erik Frank, quien nos trae una canción que se mueve con el placer más lento y deseado entre voz y percusión. Ambos detalles provocan una serie de bailes muy pesados, que ofertan una composición bien librada bajo el R&B que excusa para que movamos nuestras caderas mientras escuchamos a Frank. Esta propuesta es pura pasión lenta, de esas que te agarran en la frialdad correcta y no tienen miedo a calentarte, porque sólo necesitan ser reproducidas para prenderte y no le temas a nada más que gozar hasta el límite.