10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #147

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Emily, Smiling Horse (Países Bajos)

Esta lista empieza con Emily, que llega desde Países Bajos como una canción que da de que hablar por su pasividad. La onda de Smiling Horse en esta propuesta es fascinante, porque suena a uno de esos recuerdos que impresionan por su capacidad para afronta el dolor dentro de nuestras culpas. Es como un latigazo sonoro entre recuerdos y la nostalgia prendida por ir hasta el límite. La canción llega desde Países Bajos con la propuesta perfecta para amilanar cualquier deseo por algo lento y sencillo. Es magia musical para entrar en el trance perfecto entre pasado y presente. Llorar y hacerlo con ganas.

19, Charlie Houston (Canadá)

19 nos abre la sensación del peligro con el R&B perfecto en sus venas. La sonoridad de esta canción vuela con tal perfección, que montarse en esta propuesta es romper cualquier deseo por amilanar el peligro de la canción de Charlie Houston, quien parece agarrarnos y ponernos contra la pared para que escuchemos esta canción con la atención perfecta de una artista que sabe por donde entrar con su público. Sabe bien y es puro drama para los amantes del misterio. Nos fascinó.

Release Me, Bayleigh Cheek (Estados Unidos)

Release Me es lo último de la estadounidense Bayleigh Cheek, quien trae una canción que pareció estar escondida por mucho tiempo entre los escombros. La capacidad que tiene para causar esa fuerza de que tiene algo por contar se siente muy bien en el enigma de su voz, que entra en los momentos perfectos para provocar la duda perfecta en nuestra cabeza. La canción que tenemos como resultado es el trabajo perfecto entre lo que deseamos para nuestra cabeza y el valor adecuado de lo que queremos sentir como medida de mezcla entre guitarra, percusión y sintetizadores. La canción avanza con tanta seguridad que nos levanta el autoestima automáticamente.

Forever Gold Bricks, The Backstays (Canadá)

The Blackstays llegan desde Canadá para desprender en su imagen una canción para gozar entre amigos y adorar esa destrucción de la noche en nuestros oídos. La sensación sucia, entre sintetizadores y con algo de onda futurista en su ejecución abre la posibilidad de entender esta canción como un paso perfecto para gozar cualquier sentido de desazón y que eso no nos duela nunca. Forever Gold Bricks se desarrolla con mucho trabajo alrededor de lo que trabaja. Sabe perfectamente a pasión por hacer música y lo que es hecho así: SE SIENTE. Desde Canadá para todo el mundo.

SOMEBODY, Daniyel (Estados Unidos)

Esta mitad de lista tiene a SOMEBODY como la figuración perfecta entre hip-hop y R&B, mezclando esa sensualidad a alta velocidad que esta combinación puede provocar en nuestros cuerpos. El beat evoluciona de tal manera que la pesadez se desarrolla con mucha calma, dejando a cada uno de quien la escucha con el principio perfecto por sentir pura buena vibra mientras más se mete en esta canción. A bailarla con pura libertad, que para eso existe y a lo regalado no se le ve los dientes. Gocen mucho a Daniyel.

If I Had a Fortune, Mathias Oskarsson (Suecia)

Una guitarra fue lo necesario para que Mathias Oskarsson nos deje muy en claro que lo importante de la música es hacerlo con todo el amor del mundo. If I Had a Fortune nos deja un buen sabor de boca, como si entráramos a los sueños de este artista sueco, que sabe como emular muy bien la felicidad por la fortuna y la suerte, como si dejáramos todos nuestros miedo a un lado y nos dejáramos llevar por el cantante europeo, quien cree y le sale bien este lema de “menos es más. Nos encanta su seguridad porque se nota que ama dejarla para nosotros. El amor se siente y más en gente como Mathias.

Andorinhas, Ana Moura (Portugal)

Aunque no lo crean, es de las primeras veces que nos llega música desde Portugal. Andorinhas es la elegida para representar al país ibérico en esta lista, con la onda perfecta que sólo puede causar el misterio y las ganas de bailar del idioma portugués, que abre perfectamente el panorama para que Ana Moura nos encante con esa búsqueda de respuestas que sólo puede causa su música, como si viajar con la voz de la portuguesa fuera entrar en un mundo que todavía no entendemos y sólo puede ser respondido con el placer intenso de gozar el viaje del enigma.

Fall with You, Brian Songberg (Estados Unidos)

Brian Songberg llega desde Estados Unidos para dejarnos una canción muy emocionante, porque el músico norteamericano abre la puerta para que, literalmente, saltemos de la felicidad a cada segundo que pasa esta canción. La pasión pop rock con que el cantante se desarrolla en Fall with You es decisiva para optimar un valor clarísimo de lo que necesita la música soft para romper los esquemas y emocionarte sin bajar la buena vibra del desarrollo de la propuesta. Nos encanta que escuchar esta canción es similar a volar con el músico. Es fascinante porque la experiencia que está aquí se vive hasta el límite.

Fan the Flame, Margo Ross (Estados Unidos)

Ok, que quede claro que esta canción nos encanta por algo en especial: LA VOZ DE MARGO. Qué manera de emocionarnos la de la estadounidense, quien se mete de lleno en esta canción con el valor adecuado de una voz que se rompe y reúne valor cada cuanto, como si fuera una lágrima que vuelve a nuestro cuerpo porque se arrepintió de su tristeza. Es una canción fascinante, porque es tristeza y valentía en poco tiempo. Fan the Flame es el tipo de canciones que adoramos escuchar hasta el cansancio, donde no sabemos si seguir llorando o reír. Qué calidad de canción la que tenemos. Es pura pasión sonora para cualquier tristeza.

Toast, VVARD (Países Bajos)

Y terminamos esta lista de hoy con VVARD en Toast. Desde Países Bajos llega una canción para adornar la decadencia electrónica de la noche. Esta canción es pura fiesta, porque razona perfectamente lo que cualquier canción con altos vuelos necesita para emocionarte dentro de una atmósfera pesada, que necesita que nuestro cuerpo aliviane. Es una canción que fascina en instantes, porque es el placer correcto para saltar y entristecerse en sólo tres minutos. Nos encanta porque es pura pasión emotiva, sin pausa sin culpa por emocionarse hasta el límite. Esta noche no dormimos, esta noche bailamos con Toast (obviamente también vamos a llorar).