10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #144

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

We Have Eyes, The Other Each Other (Estados Unidos)

Esta es una canción para disfrutar todo su desarrollo. El proyecto estadounidense de The Other Each Other nos deja en claro donde está el poder de todo este griterío intenso de notas: LA GUITARRA. Es una propuesta para volverse loco y no regresar a ver hacia atrás. La composición nos anima a destruir todo lo que tengamos delante nuestro y es una razón perfecta para dejarse llevar por toda la potencia que esta banda logra en We Have Eyes. ¿Querías poder rockero? Tómalo con esto y vuélvete loco.

Happiest Day, Admiral Peppery (Filipinas)

Desde Filipinas nos llega una canción para entrar en el trance más natural posible entre tu paz y los sintetizadores de Admiral Peppery, quienes nos dejan una canción sencilla, directa y bien trabajada. La doble voz le da esta sensación de un baile pegadito, con la lentitud perfecta para sentir todas las caricias que nuestro cuerpo crear con ritmo pacíficos como en Happiest Day, que nos deja un buen sabor de boca por el placer sonoro con el que nos encontramos y dispone a ejecutar hasta el final. Es buena vibra para animar esa cadera que sólo quiere gozar de una buena canción.

In Search of It All, The Velvet Bug (Costa Rica)

Desde Costa Rica nos llega una canción para viajar por el universo sin el temor a perderlo todo en el camino. La propuesta tica está comandada por los capitanes de The Velvet Bug, quienes nos abren un espacio impresionante en la sensación que le ponen a su ejecución sonora, que se comporta como un proceso sonoro particular, que tiene el valor interesante por usar la distorsión de la guitarras para provocar esta onda intensa para que sintamos este placer de nadar por un destino en búsqueda de todo. In Search of It All nos encanta, es como viajar con sólo cerrar los ojos.

D’You Mind?, Boxteles (Gran Bretaña)

Boxteles nos dejan en claro que el poder rockero de Gran Bretaña nunca morirá y que explotar ni bien inicia la canción está en sus planes para siempre. D’You Mind? es una propuesta fascinante, que se apega bastante bien a la ejecución sonora que asimila los drops rockeros como una excusa para alocar a quien los escucha. Es una canción para saltar y perder el control por lo ebrio de música que puedas llegar a estar con una propuesta tan potente y bien trabajada como esta de Boxteles. Puro placer rockero que encanta, ¡carajo!

Prove Them Wrong, Slopes (Noruega)

Slopes llega desde Noruega con una canción que evoca el misterio desde el primer segundo, como si fuera una búsqueda que se va revelando con el transcurso de la propia propuesta. Su sabor relajado y con cuidado le da a esta canción un factor interesante por apropiarse de las emociones de búsqueda que el enigma de Prove Them Wrong nos deja dentro. En el segundo 54 descubriremos una razón poderosa para amar a este noruego hasta el final de la canción, porque nos deja una canción que evoca el dolor perfecto para gozar la destrucción de todo. Gran canción de rock: IMPRESIONA.

Candy Crush, Barney Cortez (Estados Unidos)

Candy Crush pega desde el segundo uno. Es una canción interesante, que apela bastante bien al desarrollo perfecto entre la destrucción ascendente, porque crece con el valor perfecto entre lo que deseamos interpelar como una canción que es muy segura de lo que tiene. Es puro placer musical para los amantes del pop rock, porque tiene la sensibilidad correcta de una canción que suena a dulce y destrucción. Barney Cortez nos emociona y simplifica el valor concreto de esta propuesta hasta el final. Sabe bien y desprende mucho sabor dulce. Es una bomba de emociones que fascina.

La Meg Hvile Over Sjøen, Myrvandrer (Noruega)

Myrvander llega desde Noruega con el valor importante de la calma inicial, como una caricia que se va convirtiendo, de a poco, en una expresión importante de pasión. Aquel inicio de guitarra y desparpajo le da a esta propuesta un interés particular, como si estuviésemos entrando en un sueño que, de un momento a otro, puede convertirse en pesadilla. La propuesta viaja con el valor perfecto para despejar cualquier mala vibra de donde estés. Es una canción intensa y que trabaja con la calma. Úsenla si quieren un trip fuerte.

30 Day Challenge, Mood Ctrl (Canadá)

30 Day Challenge es lo último de Mood Ctrl, quien nos deja una propuesta que vuela con el poder importante de lo que puede ser el punk rock. La suciedad de esta canción nos da el ánimo perfecto para luchar por lo que tenemos. Es una propuesta que fascina y destina el valor necesario para destripar cualquier dolor intenso de música y desazón. Facilita un impresionante proceso de música, que le da el valor potente a esta canción para destruirlo todo y no dejarse llevar por nada más que las emociones que Mood Ctrl causa en su propia canción. Nos encanta porque es pura energía para sudar a todo dar. Gran propuesta para correr y no parar.

Modern Dream, EREZ (Estados Unidos)

La estadounidense EREZ se queda en nuestra cabeza de una manera intensa, porque mezcla este misterio pesado con la fuerza de los bajos y el viaje perfecto entre ondas que se distorsionan en el espacio. Modern Dream cuenta un sueño pero en realidad lo que sentimos es como entrar en la psicodelia perfecta de una pesadilla que nos agarra. La canción de la norteamericana es una excusa fascinante para dejarse llevar por el placer de las vibraciones y no volver con ninguna duda de un sueño lúcido. Gran canción para viajar por nuestro interior.

See It My Way, Calico’s Gambir (Canadá)

Calico’s Gambir se dispone a dejar toda su esencia en See It My Way, una canción que le da todo el valor posible a la voz principal, que se adorna con el placer correcto de la percusión en sonido de lluvia y una guitarra que grita con la calma correcta de lo que puede ser una canción muy pasional para los interesados en ella. La banda canadiense nos deja en claro lo que necesita para que gocemos perfectamente. Nos toca por dentro y no deja nada que desatar. Sabe bien y decide lo que quiere. Reconoce como viajar con absoluta profundidad por donde quiere llevarnos y, al final, es un viaje intenso entre desnudarnos con toda nuestra energía y romperlo todo con la pesada profundidad de esta canción y su potencia instrumental. Vale la pena demasiado.