10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #125

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Spiked Lemonade, Keanu Reefs ft. Julia Chase (Estados Unidos)

El placer con que las guitarras dan la bienvenida a esta canción es la razón absoluta para comprender el valor de esta propuesta desde el primer segundo en adelante. Lo que encontramos es un proceso bien trabajado, que apela mucho a gozar el ritmo sincopado de la instrumentación y esta conversación escondida entre las voces principales, que dejan un resultado hermoso, para gozar en cualquier instante de la vida esta perfecta propuesta de pop rock. Spiked Lemonade para ustedes. Que gran gozadera de buenas guitarras es esta canción: enamora.

Rising Oceans, FNTN (Estados Unidos)

FNTN llega con su primera canción a esta lista, la cual parece llevarnos a un final del mundo hipotético, donde la fiesta es la causa por la cual debemos despedirnos del presente. La canción de la banda estadounidense trasciende en una oferta rockera bastante indie, que le da un toque de adolescencia y frescura muy fuerte a la propuesta, que va hasta el final con el valor concreto de todo lo que necesita. Rising Oceans es una canción maravillosa para pintar el fin de nuestros días mientras vemos hacia atrás y aceptamos que vivimos una vida espectacular.

Daisy, FNTN (Estados Unidos)

La segunda canción de FNTN nos toma desde el 2020 con otra cara y modelo de lo que su música pretende en cuanto a instrumentación, pero con la tonalidad aumentada en el valor perspicaz de los sintetizadores y su conexión con la idea rock en la cual nos encontramos. Daisy es una excusa bastante ligera para gozar el atardecer en cualquier ciudad con quien deseas y sabes, desde el primer momento, que ese día jamás lo olvidarás. Es una composición que encanta y no lamenta nada. Es puro indie pop para juntar el rock clásico como herencia perfecta en el presente.

Surfin’, La Sanyea Dengue (Suecia)

Ese inicio de tonos saturados hacia un sonido bastante sensorial nos convenció por decantarnos en la propuestas de estos suecos, que nos trajeron una oferta para volver loco en un sólo instante. La canción se llama Surfin’ y es una metáfora con la música para sumergirte en una ola extensa que no conoce nada del peligro. La Sanyea Dengue nos deja una canción para destrozar el lugar con nuestros saltos y el mosh. Es pura sangre para gozarlo con la fuerza singular de una propuesta que no lamenta nada y destruye la capacidad de soportarla. Puro punk para romperlo, ¡absolutamente todo!

Unknown Royalty, Blue Sails (Estados Unidos)

En correspondencia con la canción anterior de esta lista, Blue Sails nos presenta un camino más tranquilo y decisivo. Unknown Royalty propone un viaje fascinante, entre lo que despega su emoción por llegar a nosotros con la calma del indie rock, que sabe meterse en nuestro cuerpo con esa voz angelical del cantante, que toca fibras delicadas, muy densas por donde la escuches. El solo de guitarra le da una cualidad impresionante a la canción, sorprendiendo a quien la escuche y desafíe. Es paz encapsulada en canción: una joya para calmar la desesperación.

40 Days, M. BYRD (Alemania)

40 Days es una canción que exige que la entiendas con la calma y expresión absoluta, como si fuera un mensaje directo a tu memoria y soledad. M. BYRD llega desde Alemania y nos deja una propuestas que fascina por donde la veas, porque se deja de todo para que la sintamos con todo el desempeño corporal del videoclip en nuestra cabeza. Es pura sensualidad enigmática que destroza todo el dolor en la búsqueda de respuestas con el arte. Nos encanta porque es una duda que crece con mucha fuerza y el arte se respira en todo momento que la ves y escuchas. Los alemanes si que saben lo que hacen. Que encanto encontrarlos.

Butterfly Garden, Mariah Counts (Estados Unidos)

Fascina como el trabajo de este proyecto estadounidense es capaz de llevarte a un mundo de ficción con tanto facilismo. Esta base sonora que parece sacada de una historia irreal se mezcla a la vuelta de realidad con que se presenta Mariah Counts a nosotros. Butterfly Garden nos presenta un vuelo con la libertad absoluta para abandonar este mundo y pertenecer al que nos propone la estadounidense. Es un viaje fascinante, que tiene mucho que ofrecer en cada instante. En el 1:20 te das cuenta que la idea es que seas libre hasta el límite, sin que nada detenga tu viaje dentro de esta propuesta. Eso es valioso, porque expresa hasta el límite la fuerza sonora de esta canción.

Cinder-Eyed Cats, Widespread Haze y Eric Rohmann (Estados Unidos)

Widespread Haze nos convence con la velocidad correcta de un blues íntimo y cortés con nuestras ganas por ir hasta el vacío. Cinder-Eyed Cats pertenece al grupo de canciones que lo dan todo por golpear el vacío del aburrimiento y convertir el lugar en un espacio para gozar todo lo que hay por dentro y a la gente que reúne. Es una composición agradable para pasar el tiempo, enamorarse de los ojos de cualquier persona y dejar que la noche sea libre y pase lo que tenga que pasar en el viaje de estos sonidos junto a ella.

Goodbye, Heartbreak Bongo (Estados Unidos)

GoodBye llega desde el país que más música nos ha enseñado: Estados Unidos. Lo que ahora encontramos es un atentado de hip-hop hacia nuestros gustos, porque entra con la velocidad y estilo adecuados para resignificar el drama con el coqueteo, lo cual se entiende en el valor sonoro de Heartbreak Bongo, quien nos deja una canción rápida y directa, que no se guarda nada por ir con todo hacia nuestros oídos, los cuales quedan listos para cualquier otra canción con beats rápido y con esa densidad que el drama de letras que se despiden pueden dar en su ejecución.

Bloodhound, Philby (Francia)

Terminamos esta lista con música francesa, de esas que te llevan a la profundidad de los sucesos y logran que repienses todo lo que ha pasado en tu día y cómo esto se consiguió entre tanto desastre alrededor. Bloohound es una propuesta fascinante, porque tiene la lentitud exacta para que nos sintamos culpables del dolor en nuestro alrededor, pero también lleva un trabajo hermoso de ejecución, el cual piensa muy bien el trabajo que deja. Philby nos sorprende con la calma y drama perfectos. No podemos pedir más que este viaje en nuestra memoria para ir a las profundidades de nuestras emociones. Es un golpe denso el que tenemos. Duele y gusta.