10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #114

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Remember Me, SILKIN (Estados Unidos)

Empezamos esta lista con Silkin, quien llega desde Estados Unidos con Remember Me, una canción que debe ser comprendida como una canción que se apega a la sensibilidad del recuerdo mientras más pensamos en la sensibilidad del R&B. La propuesta de la estadounidense nos mete en un estado de pesar y pensamiento profundo, como una reflexión eterna que no para de recordar y meternos en un viaje emocional muy denso para quienes aún llevan recuerdos en su cabeza.

Doing Alright, Small Boy (Noruega)

Esta canción es el rock alternativo que necesitas para viajar por una ciudad mientras los recuerdos se toman toda tu cabeza. Small Boy es de Noruega y nos propone un viaje interesante, entre guitarras que suenan con la distorsión adecuada, juntando el ritmo psicodélico de una propuesta que suena a esperanza detrás de toda su composición. Esta oferta sonora es sensacional porque es como ir hacia el universo y meterse en una dimensión donde eres más que libre. Doing Alright para ustedes, una joya sonora si hablamos de que es y no es lo indie.

Intro To Psychology, Sunroot y Darkwater and Stars (Estados Unidos)

Sunroot y Darkwater and Stars se juntan en esta canción para dejar un resultado sonoro fascinante, donde la suavidad describe la emoción con que esta propuesta desarrolla su proceso musical. Esa calma de las voces y los instrumentos se conectan de tal manera que parece que escuchamos un abrazo extenso. Encanta por donde veas y escuches cada segundo de su reproducción. Nos encanta porque es lo que deseamos y tenemos cuando la soledad nos apaña. Es puro folk para intentar entender que hay dentro de nuestra cabeza y sentimientos.

Boy Oh Boy, Major of Roses (Suecia)

Major of Roses llega desde Suecia para contemplar, mediante su canción, un recuerdo bastante original, con una interpretación extraña pero cuidadosa en cuanto a su música. Boy Oh Boy es una propuesta que simula un camino bastante delicado entre la inocencia y la búsqueda de energía por siempre ir hacia más y más arriba. La propuesta de la banda sueca encanta porque su personalidad es única. Tiene el balance perfecto entre belleza y extrañeza, lo cual se describe bastante bien en esa lentitud grave entre voz y ritmo. Es un recuerdo viviente.

It’s Electrical, Melpo Mene (Suecia)

Suecia sigue haciendo de las suyas en esta lista y ahora nos llega Melpo Mene, una banda conocida dentro de nuestras listas, que esta vez nos deja It’s Electrical, una canción que viaja con la sencillez perfecta de un sonido que se mete en temas delicados pero con ese cuidado que expresa su reproducción sonora. La lucha contra el suicidio e ir a terapia son dos factores que la banda toca en esta canción, lo cual se nota en ese tacto y empatía que tiene la propuesta para entrar en la sensibilidad de las personas que viven esto. Encanta porque suena a compañía, algo que la soledad siempre olvida y canciones como estas nos recuerdan.

Last Walk, eve (Dinamarca)

eve es de Dinamarca y nos trae el drama completo en su última canción Last Walk, una propuesta que simboliza bien cual es nuestro rastro en este mundo y para qué estamos vivos. Es una propuesta bastante profunda, que se vale mucho de la voz maravillosa de la danesa, quien nos deja una composición aguda para repensar donde estamos metidos dentro de este mundo y cómo no debemos perder el control si no conocemos la respuesta. Es una excusa maravillosa para gozar todo lo que es la esperanza por responder nuestra presencia ante el absoluto.

No Interest, Pastel Boy (Gran Bretaña)

Pastel Boy es la primera banda británica de esta lista, quien nos deja una canción para gozar con bastante tranquilidad cualquier fiesta indie. La alternativa que nos deja esta canción es gozar dentro de un trip bastante suave o acaparar la sensualidad con esta excusa R&B de sus sonidos. Por donde la escuches encanta. Es una razón particular para demostrar que todo interesa y nada nos queda debiendo cuando el indie sabe por donde ir. Puro baile y sensualidad. ¿Qué más podemos pedir con los británicos?

More Love, Natasha Ghosh y Cybeat (Países Bajos y Japón)

More Love es lo último de Natasha Ghosh, quien se junta a Cybeat para proponer un beat bastante emocional en lo que encontramos dentro de esta canción. Es un viaje intenso hacia la intimidad de la holandesa, quien demuestra que una voz puede acarrear emociones muy densas al cuerpo de cualquier persona que lo necesita. Dispone de una linealidad rítmica lo suficientemente inmersiva para que la canción logre hablarnos con total frescura de lo que debe. Encanta porque es como una amiga que te cuenta que necesita más amor de quien no lo da.

Known To Move, elbé (Irlanda)

Elbé necesitó sólo una guitarra y su voz para demostrar que el folk lo puede todo desde el inicio de una canción. La seducción a nuestro oído que comete este artista irlandés en Known To Move es maravillosa, porque es como un abrazo de gracia de alguien que quiere verte mejor. El piano entra en una etapa correcta dentro de la propuesta, dejándonos un viaje emotivo en cada sección que encontramos, dándole un tono hermoso a la canción, que necesita de poco para ser demasiado. Gracias por tan hermosa canción, la guardamos muy dentro nuestro.

Stereo, Delphi (Suecia)

Suecia hoy nos ha traído artistas increíbles. Delphi es una de ellas, con Stereo, que se junta a una combinación de géneros impresionante, entre beat que apelan al afrobeat, tranquilidad sonora que se une al R&B o la superficialidad veloz del pop. La canción de la sueca es una excusa maravillosa para adentrarnos en una desafiante situación, que se mezcla entre pasión y enigma. Si ustedes quieren una canción que les mueva la cabeza de lado a lado mientras intentan entenderla, esta es la canción que buscan.

Long Way Down, Femi (Estados Unidos)

La sensibilidad con que Femi se mete en nuestras cabezas es fascinante, porque es como una caricia que no termina de alentarnos a pensar en nuestra intimidad. La ejecución es lenta pero segura, como si entráramos al viaje interno de este músico con la calma correcta. Escuchar esta canción es animarse a sentir la guitarra como un mensaje de paz y moverse por el mundo con la maravillosa voz de este cantante estadounidense, que nos deja una canción corta pero directa hacia lo que quiere que sintamos de inicio a fin.