10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #66

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Dysphoria, Raleÿell (Canadá)

Empezamos las listas de hoy con una propuesta canadiense, faltaba más. Lo que nos llega se llama Dysphoria, una propuesta que evoluciona entre el indie y una intención eléctrica en la base sonora que presenta. Lo que encontramos es una ejecución bastante sincera y trabajada, capaz de llegar a nuestra cabeza con la memoria veloz de una canción que quiere destruirse mientras se ejecuta. Tiene una idea bien trabajada, que es adelantar cada paso en paz y misterio, elucubrando un proceso sonoro que te avispa y anima a explotar cuando estés listo y te agarre con mucho cuidado.

Contrato, MARCEL (Brasil)

Puro reggaetón para que te dejes llevar y no pares nada en tu conquista atrevida. Lo que encontramos es una composición muy bien trabajada, que tiene la onda adecuada de un reggaetón activado y lleno para liberar todo tu cuerpo con el de otra persona. Es puro desafío sensual entre personas que tienen todo para disfrutar de sus cuerpos hasta abajo. MARCEL llega desde Brasil con Contrato, canción que expresa la onda latina al máximo, sin apagar nada en cada segundo ejecutado.

Bahía, Barzo y Pahua (Costa Rica y México)

Para escuchar Bahía les recomendamos entrar en todo un trip. La canción de la unión entre proyectos de Costa Rica y México es única para pegarte un ácido y viajar a otra dimensión con los sonidos trabajados en esta composición, que atrae un sonido electrónico y medio shamánico, como si estuviésemos en un ritual del futuro, que nos lleva a una dimensión desconocida, donde la sensualidad es una característica elegante para liberar nuestro cuerpo. Si quieres electrónica que te afloje los huesos, esta es tu oportunidad para golpearlo todo y perder la cabeza en el intento.

John Anthony West, Sani Bronco (Estados Unidos)

Sani Bronco llega con una canción que expresa muy bien como el arte puede combinar perfectamente con un sonido clásico del indie rock adolescente. La particularidad de esta canción es su ejecución visual, que le da movimiento a un plano estático, lo cual es fascinante porque las variación de estilo es el factor fundamental para que esta composición atraiga mucho deseo por saltar y perder el control con esta propuesta, que te pide desenvolverte así no quieras. Es inevitable sentirla tan cercana y sudorosa. Es adolescencia pura en nuestra cabeza y cuerpo. John Anthony West para ustedes.

Fire, Maddison (Gran Bretaña)

Maddison llega desde Gran Bretaña con Fire, una canción que expresa un camino fascinante para los amantes de narrativas bien trabajadas. El rock es la excusa para transformar esta canción en una propuesta inevitable, que nos atrapa con la fuerza real de una composición que va siempre hacia arriba. Lo que encontramos es una canción que trabaja de lleno hacia la búsqueda de un sonido destructivo, el cual escuchamos y nos entretiene en cada segundo, logrando un resultado explosivo, que lucha contra el miedo y los enemigos, simulando que la inocencia siempre tiene algo de terror, asunto que se exterioriza en los instrumentos. Es fantástico.

A Long Day, MF Tomlinson (Australia)

Un rasgueo de guitarra es suficiente para expresar la tranquilidad de esta canción, que se aferra con total libertad a la sensibilidad de quien lo escucha. Tiene un halo impresionante de esperanza, como si después de escucharla tuviésemos ganas de hacer algo por nuestras vidas. La composición se aferra a un sonido bien trabajado, el cual no enciende esta llama de la felicidad y las ganas de viajar entre sueños. A Long Day es una canción impresionante para esbozar una sonrisa, todo esto gracias al australiano MF Tomlinson.

Boys!, Saint Barae (Australia)

Nuevamente llega desde Australia otro proyecto, esta vez de Saint Barae, que llega con Boys!, una canción que se identifica con el electropop para explotar toda su energía sonora. Lo que encontramos en esta composición es un proceso fantástico de energía, porque tiene el placer interno para dejarse llevar por la onda electrónica de la canción, que tiene una buena base musical, casi que nos recuerda a Juice y su libertad electrónica para llegar hasta la cima con toda la energía en su interior. Así suena Saint Barae, como una excusa para perder el control con elegancia.

Waves Beneath the Sun, Cosmic Cult (Estados Unidos)

Cosmic Cult se toma con muchísimo orden y disposición esta energía corriente de sonidos de antaño. La propuesta Waves Beneath The Sun es un viaje hacia sonidos vintage, casi con la onda de vinilo, los cuales se aferran de una manera espectacular con el sonido que necesitamos para volar dentro de nuestra imaginación. La experiencia electrónica de esta propuesta es fascinante, porque te puede calmar tanto como volverte loca. Es una excusa real para irse de lleno al vacío y no temer nada en él.

Love to cry, Ola Village (Noruega)

Love to cry llega desde Noruega de la mano de Ola Village, una banda rockera que expresa todo un viaje sonoro, enfocado muy bien en la mezcla del R&B con el folk, lo que causa un resultado fascinante, entre la melancolía y la responsabilidad con neustras emociones. La canción te expresa lo lindo que es llorar y sentir ese momento en tu vida. Aquello es el hilo de esta propuesta, que eleva muy bien el proceso sonoro al cual se dispone viajar. Vuela alto, camina con cuidado y se siente con fuerza. Eso es todo.

Wolf Is The City, Traumeta (Suecia)

Terminamos esta primer lista con Traumeta, desde Suecia. La canción que nos trae es Wolf Is The City, una propuesta que vuela con muchísimo orden dentro de los primeros segundos, consiguiendo un resultados bastante sombrío, el cual tiene como timón la voz del cantante, que te lleva desde la cima hasta lo más profundo de esta propuesta, logrando una composición muy deep, capaz de expresar esta sensación de garage rock que sólo escuchar esta canción en un mood así puede lograr que viajes hacia el destino que los sonidos de esta propuesta incita que llegues. ¿Quieres furia sonora? Esta es tu propuesta.