10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #63

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Tarantino, Rosie The Rage (Estados Unidos)

Tarantino llega desde Estados Unidos para abrir nuestras listas de domingo. La intención con que la banda Rosie The Rage se contrapone ante la mala vibra es esencial para pintar con muchísimo talento todo el viaje sonoro al que nos disponemos a disfrutar mientras escuchamos esta canción, que tiene cierto detalle ochentero en su sonido dreamy, el cual funciona muy bien como un viaje seguro para todos los destellos emotivos y felices que el indie rock puede dar con su frescura y sabor único de adolescencia sonora en esta canción.

Lucky, Johnny Ashby (Gran Bretaña)

Lucky es una canción lenta pero muy segura de su personalidad, que se divide en esta base sonora misteriosa, la cual pinta muy bien a la voz pesada del cantante, que le da un color impresionante al proceso sonoro, como si fuera una canción que se mete en nuestra cabeza sin el trabajo de otras canciones. Esta intención oscura le da el placer correcta para expresar todo un sentir de nostalgia y estar en las profundidades de nuestros sentimientos más densos, acompañados de la soledad de esta canción, que lo rompe todo.

The Wire, Dry Clean Only (Estados Unidos)

The Wire tiene esta fuerza hard rock desde el inicio, como si fuera un respuesta hacia romper todo lo que tengamos en nuestra frente. La composición de la banda estadounidense Dry Clean Only es todo lo que necesitas para romper tu cabeza ante la pared y destruir lo que más necesitas romper, porque tu energía lo pide. La propuesta de la banda norteamericana sabe manejar los tiempos, entre la furia rockera y la tranquilidad previa a cada explosión. Es una gran exposición para perder el control sin miedo. Es lo que necesitas para despistarse bien de toda la adrenalina del mundo.

Space, Nuela Charles (Canadá)

Catchy, ligera y todo lo que el pop debe hacer para meterse en nuestra cabeza. Nuela Charles nos trae Space, una canción que simula muy bien sonidos que nos hacen volar fuera de nuestra dimensión. Esta composición tiene un proceso muy bien trabajado, porque nos deja escuchar a claridad todo el poder de la voz de Nuela, que contiene todo el talento de esta propuesta, que puede ser una caricia muy sentida en nuestros gustos poperos, adhiriendo el retro soul con el placer elegante de una propuesta que entra directo a nuestra cabeza y no sale de ella hasta que la conquista.

Love, Be On My Side, Cristóvam (Gran Bretaña)

Cristóvam trae su última canción desde Gran Bretaña, se llama Love, Be On My Side, y describe muy bien este proceso sonoro entre lentitud y expresión por llegar a la profundidad de nuestros deseos por estar con alguien. Es una composición hermosa, que se apega al folk para aplicar un sonido muy tranquilo y ligero, que trabaja con mucha paz para llegar a un sonido romántico y que busca unir el amor ajeno con el nuestro, lo que nos deja concluir que nos podemos enamorar profundamente con la gran emoción que cada sonido de esta propuesta dispersa en su ejecución.

Wonderful Days, Marco Dalla Villa (Italia)

Llega a nuestros oídos música de Italia, gracias a Marco Dalla Villa, con Wonderful Days, quien nos trae una excusa fantástica para armar tu trip hacia cualquier lugar con la emoción por descubrir que habrá en el fin de los caminos. La composición es un proceso real y bien trabajado, que apela muchísimos procesos sonoros, capaz de describir un ritmo que te atrapa en todo el concepto de la palabra y no te quiere soltar por toda la emoción de ir hasta el final en una ruta emocional que nos espera por descubrir gracias a la energía electro pop de esta canción.

Phantom, Chris Bloom (Estados Unidos)

Si quieres saber a que sabe el bedroom pop, esta es la canción que necesitas para ponerte al día sobre el género. Lo que escuchamos es una excusa fantástica para apreciar los sonidos en modo bajo y sensorial que la voz apagada y con algo de autotune le puede dar a este género, que expresa muy bien esta intimidad entre nuestra cabeza y lo que queremos sentir ese instante de soledad. Phantom para ustedes, del proyecto del estadounidense Chris Bloom. Disfrútenla un domingo por la tarde, cuando todo está en paz.

Borodino 1812, Ole Anders Walseth (Noruega)

Rock para despedir al aburrimiento y armarte de valor para correr una maratón. Esta composición de Ole Anders Walseth es la canción perfecta para pintar la previa de una explosión energética única. La canción se llama Borodino 1812 y llega desde Noruega, con este sabor europeo que expresa una música bastante industrializada, que rompe muchísimo con la fuerza de los instrumentos, que se pegan con toda la furia en nosotros y siempre buscan el placer por corromper la ligereza de nuestra vida, ubicando mucha energía y disposición energética gracias a la propuesta sensacional de estos noruegos.

Heavyweight Sound, Nina Girassóis, Paulera y O.B.F. (Brasil y Francia)

Libera esas caderas y toca tus piernas con tus manos, que esta canción es magia para todas esas personas que no estiran su cuerpo para sentir el placer de estar vivos y con el movimiento perfecto para liberar serotonina. Heavyweight Sound es lo último de Nina Girassóis, Paulera y O.B.F, una canción que sirve para liberar la tensión de tu cuerpo y meterte en un universo sonoro bastante relajado, que se basa muy bien en el reggae para llevarte a un lugar fresco e inundado de la vibra perfecta de grandes sonidos para tu cuerpo estático. Una combinación brasileña y francesa perfecta.

IT’S OK, Daniyel (Estados Unidos)

Terminamos esta lista con la canción del estadounidense Daniyel, llamada It’s Ok, que evoca una respuesta universal ante los buenos momentos: esto está bien. La canción libera una composición sorprendente, porque se mezcla con un R&B y Hip-Hop que le dan el ritmo catchy a la composición, que libera felicidad y buena vibra por el ukulele de la base sonora, que nos deja llevar nuestra imaginación frente al mar, y nos pega ese viento de frescura y esperanza porque todo estará bien sin importar nada. Es alegría musical, algo que se agradece entre tanto caos mundial.