10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #53

Recomendaciones Musicales

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

A Lot, Okay Mann (Canadá)

Empezamos nuestras listas con la furia contenida por mucho tiempo de la banda canadiense Okay Mann, con A Lot, una propuesta que ataca con una energía muy ascendente, en búsqueda de idealizar la idea más artística y emocional de la depresión, “una oda a ella”, dicen los músicos, quienes compusieron una propuesta que se anima entre rock y un sonido bastante pesado, para mezclarlo con la rigidez de una tristeza constante a la voz del cantante, quien parece meternos en su nostalgia apagada pero muy inmersiva, capaz de ser empática con nuestro desdén, un detalle único para quienes buscan canciones tristes pero con un halo de esperanza dentro del desastre.

My Dick is on the Other Side, Johanna Keith & The Paradigm Crushers (Estados Unidos)

Tranquilidad y mucha seguridad vocal, así se podría describir la propuesta de Johanna Keith y The Paradigm Crushers, proyectos que anteponen una canción con bastante cuidado, donde la voz presupone una previa sonora muy clara para luego entrar en un clímax temprano y expresar una petición atrevida y desafiante. My Dick is on the Other Side es una canción que te hace pensar entre el título de la canción y los mensajes lentos pero concretos de “show me“, lo que ya deja muy en claro de que va la canción y el reto eterno de la propuesta ante sus oyentes, que quedarán encantados ante la seguridad absoluta de esta canción.

Broken By You, Jessica Pearson and the East Wind (Canadá)

Broken By You es una de esas propuestas que te elevan la calma a un nivel de meditación en dúo. La composición de Jessica Pearson and the East Wind es como un encuentro físico y energético entre dos personas que están muy conectadas por un sentimiento mutuo, aunque el rompimiento siempre está a la vuelta de la esquina. Es una composición casi poética, que nos anima a ver el videoclip e intentar bailar con toda la elegancia posible que nos da sentir con fuerza el cuerpo de otro y como nos destruye por la inmensa conexión.

Göta Lejon Marching Band, Park & Natur (Suecia)

Esta canción sueca es como ir al teatro o al cine, meterse en una historia psicodélica desde el inicio y luego traspasar la idea sensorial a un rock bastante bien ejecutado, que tiene el placer de golpear todo sin la necesidad de explotar de primeras. Es una composición que destruye muy bien los paradigmas, porque tiene esta ligereza para avanzar entre lo sensible y teatral sin mucho trabajo, con un ritmo bastante fresco y mezclado entre indie y un poco de rock. Es música comestible para irse de este mundo a una dimensión sonoras y entrar en un trip complejo. De Park & Natur para ustedes, señores y señoras.

patron saint, goodcomposer/DEADCOMPOSER y Salvatore Principato (Estados Unidos)

patron saint llega de la mano de goodcomposer/DEADCOMPOSER y Salvatore Principato, una alineación musical que le da a esta propuesta un sentido bastante freak, entre la experimentación extraña de lo visual y la dirección comprometida de un sonido experimental muy libre, como la bandera correcta del post-punk, que se deja ver en esta canción como un símbolo extraño para entremos en un mal viaje bastante bien representado, bajo la coreografía original de quien baila de fondo. Es una canción para volverse locos o replantearse nuestra cordura, no hay mejor explicación al terminar de escucharla.

Potions, Summer Thieves (Nueva Zelanda)

Potions es lo último de Summer Thieves, que llegan desde Nueva Zelanda hacia nosotros y no se desanima ante nada. La propuesta de la banda oceánica tiene esta libertad sensual de un buen indie pop, que nos sacude las caderas y los hombros de una manera lenta y con mucho estilo. La composición es muy aguda y te lleva con muchísimo cuidado a sentirla. Encontramos un motivo encantado para expresar nuestra sensualidad con los rastros sonoros de esta propuesta, que es lo suficientemente fresca para desnudarnos sin ponernos un dedo encima.

(This Will Be) Over, VIC Ciric (Estados Unidos)

VIC Ciric llega desde Estados Unidos con una propuesta con sonidos bastante clásicos, el motivo es la voz, que tiene este detalle de sonido superpuesto y en forma de eco, suficiente para llevarnos a lo años noventas y animarnos a escuchar esta canción con una chompa de cuero puesta. Tiene una idea sonora bastante bien desarrollada, porque no se desespera, sino que sigue la misma idea de inicio a fin, dándole un toque de viaje tripero en medio de la memoria del músico. Es recuerdos en una voz y un cuerpo sonoro bien trabajado. (This Will Be) Over para ustedes.

I Don’t Believe In Love, Shay Wize (Israel)

Exactamente como su lyric lo presenta, esta canción suena al trance de la caída de nuestro cuerpo ante el mundo. La tranquilidad y el silencio al que se afronta la propuesta es encantador para entender ese proceso de ir hacia el final con muchísima calma y meditación de por medio. Shay Wize trae esta canción desde Israel, que se describe en un rock bastante lento y tímido, que quiere someterse a la explicación íntima de separarse de algo rápidamente. I Don’t Believe In Love es una tristeza comprometida dentro de la resistencia por aceptar que ya estuvo, ya pasó y es hora de caer para sentir la realidad de nuevo. Es una gran canción para la soledad posterior a una gran decepción.

Another Song About Drinking (I’ll Cheers To That), James Harriman (Gran Bretaña)

James Harriman nos trae desde Gran Bretaña, una canción que se anima muchísimo a golpear el sonido correcto de una propuesta que reconoce su identidad de canción de amigos y de cantina. La composición del británico se llama Another Song About Drinking (I ‘ll Cheers To That) y compone un proceso bastante redirigido hacia lo que desea, que es enmarcar esta felicidad de estar ebrios y darle todo el valor sonoro a la diversión que hay detrás de la inconsciencia que este líquido de cerveza le da a nuestra felicidad en conjunto.

She, Mirabai Ceiba (Estados Unidos)

Terminamos esta lista con She, de Mirabai Ceiba, una cantante que hace de esas canciones que te llevan a la soledad extraña de un lugar que imaginamos o reconocemos que es nuestro espacio de paz. She es una canción lo suficientemente suave y frágil como para expresar nuestro interior. La capacidad de interpretación de la estadounidense se torna muy grave cuando su voz toca nuestros oídos, que es cuando lo rompe todo y nos hace viajar a la soledad que ella vive. Es como el sonido de la lluvia en medio de la nada, así podríamos explicar la sensación que nos da toda la canción. Es una belleza para transmitir que somos uno aparte del mundo.