10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #36

Recomendaciones Musicales

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Dale Celebración, Quavel (Estados Unidos)

¿Querías reggaetón para tu cuerpo? Además de eso, toma esta canción, que incluye una idea de levantarte tras el fracaso de algo que no funcionó. La propuesta de Quavel es impresionante para emprender un proceso sonoro bastante directo, lo que anima a la banda a descifrar un concepto clave para conseguir el baile necesario dentro de toda esta tristeza de la soltería, que con esta canción de Quavel desaparece. Dale Celebración es levantarse después de todo el desastre y apostar con fuerza al dolor instantáneo de no saber que hacer tras experimentar la felicidad y caer de bruces en el fracaso. Es alegría para empezar desde cero.

Who’ll Light the Flames, J. Foxx (Suecia)

Desde Suecia llega J. Foxx, con Who’ll Light the Flames, una canción que implementa un proceso sonoro muy dedicado hacia cualquier persona, lo que ocasiona esta canción es un proceso sonoro bastante desarrollado, que impresiona por su tranquilidad para atacar con clímax sorpresivos. Esta canción es como acercarse al espacio y experimentar un desastre adelante de nuestros ojos. Lo que conseguimos es impresionante, pues analiza con mucho cuidado lo que debemos entender como rock y psicodelia, su conexión y el gran resultado que pueden dejar en nosotros.

Praise The Dead, Lashes (Canadá)

Viajemos al futuro y no volvamos. Esa es la excusa sonora que Lashes nos trae en Praise The Dead, una canción que aplica muy bien a este viaje sonoro entre sintetizadores y ondas que parecen quedarse muy cerca de nosotros para atacar con furia intensa cada cuanto que las voces con bajo contraste, atacan desde las profundidades. El post-punk describe a toda esta canción, que es como viajar a un universo destruido y sacar estas voces desde las ruinas de cualquier ciudad sin esperanza. Es una gran canción para descreer en el futuro y sus desastres, tiene la elegancia adecuada para entenderlo.

Yellow & Blue, Roger Perelló (Gran Bretaña)

Yello & Blue llega gracia a Roger Perelló, una canción del británico, que imprime una fuerza sonora bastante desarrollada, que impresiona por la voz que tiene y cómo esta evoluciona su sonido hasta arriba, sin la espera de nadie en el camino. Roger tiene la seguridad de un trovador, bajo una base bien compuesta y desarrollado, que sólo necesita una guitarra para mover las fibras de cualquier persona que lo necesite. Es de esas canciones que te agarran en bajada pero te devuelven al techo para que sigas soñando sin miedo.

I WOULD DROWN A DOG, SAINT NICK (Estados Unidos)

Admitimos que es muy difícil describir a esta canción. Su desarrollo es demasiado freak como para meterla en un género, aunque desde el inicio toma un papel por lo alternativo. Aún así, su personalidad está muy separada de un sonido tradicional. Lo que encontramos es una excusa perfecta para bailar con locuras ajenas. SAINT NICK llega desde Estados Unidos para dejarnos una excusa suficiente para destrozar todo lo incubado por lo tradicional. I Would Drown a Dog es una canción muy bien trabajada, con la sinergia suficiente entre la agrupación y nosotros, lo que logra implementar un proceso sonoro capaz de movernos el piso y no volverlo a poner, porque ahora sentimos que podemos volar.

Technicolor, Kaitlyn Meyers (Estados Unidos)

La propuesta de Kaitlyn Meyers es suficiente para creer en las grandes voces de esta generación. Technicolo nos da una canción tan sensible y adecuada para momentos grises, que nos enamoramos de su voz y el performance tan dulce que nos regala. Lo que encontramos en esta propuesta es un escape sencillo entre la rutina gris que Meyers explica en su videoclip, y como estos sonidos nos llevan a un mundo que describe nuevos sonidos y demasiadas interacciones son distintas formas de ver el mundo. Es lo que necesitas para salir de cualquier depresión, te servirá.

She Moves In Phases, Belle Tower (Canadá)

She Moves In Phases llega a nosotros con una de las voces más hermosas que hemos escuchado en meses. Belle Tower llega desde Canadá con una propuesta tan íntima, que aferrarnos a ella es necesario, para ir en esta canción acompañados. La canadiense usa su voz como el timón de esta propuesta, que fascina por su impresionante desarrollo en medio de todo. El folk la toma como a hija, porque es la influencia correcta de una propuesta que sabe a donde llegar, porque tiene el elixir perfecto de música meditativa en medio de cualquier caos. Es lo que necesitábamos para calmar nuestro pequeño corazón.

Its Not Goodbe (To Those We Left Behind), Campfire Social (Gran Bretaña)

La clase nunca desaparece y eso es lo que nos deja muy en claro Campfire Social, desde Gran Bretaña. La banda trae Its Not Goodbye (To Those We Left Behind), una canción que se desarrolla entre la fuerza de los solos de guitarra y la sensibilidad de un músico -o varios- que improntan su voz para explicar toda esta sensación de sueños para conseguir algo después de tanto esfuerzo. Es una canción que expresa un sueño por conseguir algo, que eleva esta idea de la lucha por hacer realidad lo imposible y que nos cueste el viaje hacia ello. Es esperanza en forma de conexión con los nuestros.

Missing U, Wave Wave y EMIAH (Alemania y Gran Bretaña)

Missing U llega tras una colaboración de la alemana Wave Wave y el proyecto británico de EMIAH. La canción es un fiel reflejo de la fiesta en medio de un sentimiento de extrañeza hacia todo lo que nos falta por tener con nosotros. Es una propuesta que te incita a bailar porque su sonidos son exactos para provocar esto. Imaginamos a esta canción como la previa dentro de un gran festival. La conexión europea de estos dos proyectos consiguen un viaje intenso para explotar de emoción por volver a ver a alguien que siempre estuvo lejos de tus brazos. Es humanidad pura hecha energía. Lo que necesitamos para bailar con una sonrisa en la cara.

All Through The Night I Run, Joe Boyd (Gran Bretaña)

Terminamos esta lista con una canción de Joe Boyd, quien nos trae una propuesta enfocada hacia la unión del electropop y el funk, una combinación fatídica para quienes les encanta bailar. Joe impresiona por su seguridad en All Through The Night I Run, una propuesta que se anima a explicar la emoción con que una noche fantástica se alumbra gracias a toda la emoción de la gente que lo descubre. Boyd logra una propuesta que lleva muy bien la energía adolescente a un nivel de realidad y entereza muy dedicado, capaz de involucrarnos en su noche y su felicidad, que inician un viaje energético fascinante desde el primer segundo hasta el final.