10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #29

Recomendaciones Musicales

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Warning Sign, Dance Cancer (Estados Unidos)

Fuerza, rock y energía es lo que presenta la música de Dance Cancer quienes, desde Estados Unidos, traen a Warning Sun, una propuesta que libra una batalla a capa y espada con el rock y todo lo que nos puede entregar. Si bien se apega a otros géneros, como el grunge y el punk, la conexión que hay entre todos los géneros que propone, son una excusa favorable para entender esta canción como un viaje bien hecho entre diferentes estilos. Sabe causar buenos momentos de furia y tranquilidad, equilibrando su composición en una canción muy agradable y bien llevada.

Black Hole, Slam Band and Sam (Estados Unidos)

Ok, si tú quieres bailar con todo el swing del mundo, Black Hole es la canción que necesitas. Escuchar esta propuesta es causarte una sonrisa en el rostro. Su capacidad de amistad y de mucho equilibrio tienen toda la sensación de una propuesta fantástica, que se mezcla muy bien entre instrumentos de viento y cuerda, aplacando el desarrollo sonoro en una ejecución que anima a cualquier espacio sombrío y aburrido. Es la gloria sonora que necesitas para levantar tu energía y alzarla hasta el límite en todo el día que te queda.

Airlines, HNDSM Boiz y Eugene Phantasm (Estados Unidos)

Airlines es la excusa por la cual irías a un rave a, literalmente, “volar”. La propuestas de los estadounidenses HNDSM Boiz y Eugene Phantasm tiene toda la cualidad de una canción para estar en medio de un trip psicodelico. Su sensación es capaz de llevarte hasta el horizonte de sucesos donde nada importa, excepto disfrutar como las ondas sonoras entran a tu cuerpo. Esos estadounidenses crearon una propuesta muy valiente y segura, capaz de alivianar nuestra presión y llevar todas las sensaciones que tenemos hacia al cielo y no bajarnos de ahí. Esto es funk-house que nos encanta de inicio a fin.

Feather Song, Josephine Johnson (Estados Unidos)

Feather Song es como viajar en la ruta en medio de la soledad y seguridad propia, como si fuera el viaje de nuestra vida. Lo más importante que haremos. La capacidad de crear un ambiente de recuerdos y separación de nuestra rutina es importante para reconocer a esta canción desde el inicio. Josephine Johnson tiene todo el talento para hacer del country un género que viaja hacia algo más rock y se interprete con toda la furia posible que estos géneros piden. Como les dijimos, este viaje nos lleva hacia una especie de destino importante, que nunca sabremos cuál es hasta que lo tengamos en nuestro rostro, cara a cara.

The Answer, Boy Brooks (Estados Unidos)

Boy Brooks trae esta canción que lleva tiempo de existencia. The Answer es una canción bastante sencilla, hablando en término de interpretación y cómo podemos recibirla. Lo que encontramos con Boy es un viaje bastante simpático entre un modelo clásico de pop y detalles sintéticos bien escondidos en su base. Es de esas canciones que funcionan para adornar un día donde no quieres salir de tu habitación. De esos días donde sólo necesitas meterte en tus pensamientos y no saber nada más de nadie en el mundo, como las respuestas y su valor de ser crudas e irrespondibles.

Irreverse, Lina Saroza (Estados Unidos)

Lina Saroza trae desde Estados Unidos a Irreverse, una canción que se impulsa bastante bien en nuestra necesidad por canciones que sorprendan en cada instante y nunca dejen debiendo nada. Pues esta canción logra esto, porque se aferra a un sonido sombrío que se pega muy bien con nosotros, de una manera que explota cada cuanto quiere. Tiene la capacidad de crear diferentes fases sonoras, que cada una emociona de manera diferente porque son muy complejas y poco parecidas a las anteriores. Es una canción que apela muy bien a ser más que una canción, es una obra narrativa con diferentes fases de historia, que ataca de forma diferente cada cuanto, con mucha diferencia y sorpresa en cada una de ella.

Humans Should Worry, Duane Hibbard (Estados Unidos)

Humans Should Worry empieza con la fuerza de un consejo, como si supiéramos la furia con que la canción nos quiere recomendar que debemos cambiar. Duane Hibbard compone una canción fenomenal, que nos mete en una historia perpetua, en la que parece que nos adentramos con sonidos lúgubres y bastante distópicos. La voz de Duane es exquisita para explicar toda esta fuerza sonora en la que el valor se mete muy de lleno a nuestra capacidad emocional, consiguiendo una canción que no sólo la escuchamos, sino que la sentimos porque entra con fuerza y seguridad a cada fibra nuestra.

Friend I Never Had, Justin Chircop (Australia)

Justin Chircop trae, desde Australia, una canción que emerge entre la tristeza de todo eso que nunca pasó pero tuvimos el valor de vivirlo. Es como una excusa musical para expresar todo ese viaje entre la música de ruptura dentro de una relación que nos pegó muy fuerte. Se llama Friend I Never Had y tiene toda la sensación de una propuesta ligera, que parece abrazarnos con toda la honestidad del mundo, sin ningún arrebato pero con muchas señales de empatía para el dolor fecundado. Es lo que necesitas para cuando estás destrozado y necesitas armarte de nuevo.

Myself, My Car, Burn My Shadow (Nueva Zelanda)

No hay nada más perfecto que la conexión entre sintetizadores y rock, una relación que Myself, My Car supo como elaborar. Burn My Shadow llega desde Nueva Zelanda con un sonido bastante fresco, que se apaña en mezclar una voz bastante narrativa, como si nos metiéramos en un teatro para escucharla, a la par que coincidimos con elementos con tonalidades claroscuras y muy rojizas, como si la pasión nos cobijara. Es una propuesta que sabe como llegar hasta el final sin perder la atención de nadie, porque no es sólo una canción, es una experiencia sensorial que necesitamos en nuestra vida para entender otras cabezas.

Pulse, Mint Julep (Estados Unidos)

Terminamos la lista de hoy con Pulse, una canción que expresa muy bien su título con la canción que propone. Desde un inicio el beat, en forma de pulsación, le da a la canción una enorme característica de seguimiento, en la que nos vemos inmersos, como si estuviésemos dentro de un viaje. Mint Julep llega desde Estados Unidos con la fuerza sonora de alguien que vuela bastante algo con su propia música, porque tiene estos detalles de bedroom pop que pueden simular que dejas el plano físico para ir hacia lo espiritual. Es un trance perpetuo para explicar toda esta sensación de unirte con lago más intangible de tu cuerpo. Es una canción perfecta para terminar algo, como esta lista, que parece que va al cielo con Mint.