10 RECOMENDACIONES DIARIAS DEL UNDER MUNDIAL PARA EL OÍDO EXIGENTE #21

Recomendaciones Musicales

Estas son 10 razones musicales, en forma de recomendaciones diarias, desde el planeta a tus oídos.

Alone Tonight, Perry Bancs & Gem Chantelle (Estados Unidos)

Empezamos estas recomendaciones con una propuesta que llega desde el norte de nuestro continente. Alone Tonight llega con la fuerza tenaz del pop sombrío, con un toque bastante cercano a la oscuridad del trap, aferrándose a un sonido bastante denso y que atrae cualquier fan que necesita de algo para expresar toda su fuerza y energía frente al dolor de una noche solitaria. Perry Bancs y Gem Chantelle crean esta canción que, juntos, parece descubrir una conversación total entre dos personas perdidas que, mediante la música, se pueden encontrar.

Runneth, Sad King Billy (Australia)

Runneth llega desde la lejana Australia. La forma en que nos seduce es bastante extraña, porque inicia con un sonido indescifrable, con mucha complejidad para adaptarlo a cualquier género que se nos ocurra. Lo que escuchamos es un viaje desde el segundo uno, porque va entre el folk, atraviesa el rock y se calma entre la psicodelia y la tranquilidad de un proyecto que luego se prenderá para derribar toda calma. La adrenalina se siente con toda la fuerza posible, sin nada que disimular, porque es tan natural como su experimentación sonora.

Everything Grows, Old Mil Mooney (Estados Unidos)

¿Podemos quedar de acuerdo en que esta canción suena a pasado? Sí. Lo que escuchamos es de esas canciones que llegan con una influencia bastante lejana en el tiempo pero tienen toda la honestidad de una canción que lleva mucha adaptabilidad a los sonidos actuales. Everything Grows es una canción fantástica, que tiene toda una personalidad en su reproducción. Son como estas canciones que elevan cualquier vuelo a donde desean, porque tienen el arma del drama y el talento juntos en la voz del cantante, que lo deja todo y nos convence automáticamente.

You and Me, Probably Not Ok (Estados Unidos)

You and Me es lo último de la banda estadounidense Probably Not Ok, que nos recuerda mucho esta onda electrónica que crea una previa sonora tan potente que explota con mucha gloria. Nos recuerda un poco a las épocas doradas del dubstep, pero con cierta identidad más actual y aguda, como si intentara meterse dentro de influencias house en su ejecución. Es de esas canciones que funcionan como una excusa real para perder el control y no olvidarse de nada. Tiene la fuerza para alarmar cualquier hormona sonora y se va con todo hacia la nada. Su personalidad la salva y nuestra adrenalina le responde.

Cordoba, Timmy G (Estados Unidos)

Timmy G trae el flamenco que necesitábamos para amilanar nuestras caderas y darle el toque preciso de energía española a este cuerpo que pide ritmo ligeros como el de la canción del estadounidense. Cordoba es la canción que trae toda esta energía, haciendo alusión a esta región del país iberoamericano. La energía y talento que expresa la propuesta es única, como un grito instrumental que se perpetúa en el rasgueo de guitarra que pareciera una caricia desafiante y loca, como si fueran besos acumulados en el cuerpo deseado por mucho tiempo.

Pobre Ferrari, García Picasso (España)

Y después del flamenco llega una propuesta que puede definir lo nuevo que se está haciendo en España. Pobre Ferrari es lo último del español García Picasso, que dispara todo su nihilismo en su canción. “Yo no he nacio en Málaga, y me da igual, Soy Picasso”, describe en la biografía que nos llega. Esta idea se transporta a la libertad dentro de su canción, que tiene un viaje poco definible. Su exposición es muy experimental, porque va entre sintetizadores, pop y beats bastante inesperados. Es una canción para prender el ambiente previo a una explosión sonora más tradicional, pero nada, funciona bien para ambientar a quien no crea en nuevas creaciones musicales en pleno 2021.

Days Like These (The Return of Unforgiven), Unforgiven (Estados Unidos)

Escuchar a Unforgiven es como volver a las épocas conde el rock llenó estadios en que sólo se recordaban las tocadas con la memoria o cámaras muy viejas. La influencia del rock clásico en esta propuesta es fantástica. Su capacidad para crear un universo sonoro con fuerza impresionante, es la motivación para llenar todo el tiempo de reproducción de una ejecución clara, como la voz pesada del cantante o las guitarras durísimas en cada segundo. Es una excusa fantástica para saltar sin perder el control pero sí sudando a mil por hora.

Golden Cadillac, Hardwire Speers (Canadá)

Que alguien nos diga ya que el blues nunca morirá, porque canciones como Golde Cadillac le dan la razón a esta afirmación. Hardwire Speers trae desde Canadá esta canción en una forma muy elegante, como si fuera una caricia sonora a todos ellos que no creen en las guitarras y su capacidad para protagonizar cada instante de música en sus vidas. Lo que logra la propuesta es fantástico, porque se lleva mucho en sus dedos y como estos se toman el protagonismo y la libertad de crear verdaderas obras de arte cuando hablamos de cuerdas. Es una canción exquisita, no hay más que decir.

Bax: Viola Sonata III: Molto lento, Paul Cortese y Oscar Martín (Estados Unidos y España)

Nos encanta esta canción, lo admitimos. ¿Saben por qué? Porque no sólo es música. Es un viaje comprometido entre una narrativa y el poder la música sin voces. Crear todo un mundo sonoro con lenguaje musical es complejo, pero Paul Cortese (en viola) y Óscar Martín (en piano) crean una obra muy bella, como si viajara dentro de nuestra memoria y recuperara esos momentos agridulces de nuestra vida. La tranquilidad con que se transportan los instrumentos en esta propuesta es fascinante, sin mucho que dejar en deuda, porque lo dejan muy en claro el exquisito talento que tienen en sus venas.

Tree, MAZEPPA (Israel)

Desde Israel nos llega MAZEPPA, con su canción Tree, y es la propuesta con la que hoy terminamos estas listas de viernes. Lo que encontramos en esta canción es una excusa fantástica para creer en la psicodelia como arma principal de canciones que le apelan a sonidos sensoriales y sombríos, que quieren llevarte a una dimensión extraña y sólo de ellos. Estos artistas consiguen una propuesta sin igual, con la evolución sonora adecuada en su composición, porque crean una previa perfecta para ambientar todo el drama en la ejecución. Además, explotan con total destrucción musical en el epílogo, como si todo se fuera al diablo después de tanta belleza. Es una joya musical y por eso cierra nuestras listas, porque viaja en una línea de tiempo bastante pesada, con la originalidad en sus venas y la energía en sus dedos.