DESCUBRIMIENTOS MUSICALES DEL UNDER MUNDIAL #19

Recomendaciones Musicales

Nuevos descubrimientos musicales para que disfrutes tu fin de semana con música que nunca pensaste encontrar.

I Don’t Want To Say Goodbye, Scott Patton (Estados Unidos)

Scott Patton nos presenta una nueva cara tras ser el líder en las guitarras de Chasing Colors. Ahora el estadounidense nos entrega un formato más honesto y misterioso, como si toda la canción tratara de un crimen por resolver, va paso a paso, con cuidado en toda su ejecución, marcando un viaje bastante inmersivo, capaz de meternos en su mundo, lo logra también con el uso de las guitarras, con esa distorsión doblegada a solos intensos y llenos de la furia pasiva suficiente para que lo sintamos.

Sirena, Freq Motif (Canadá)

Sirena es la última canción del canadiense Freq Motif, quien trae una canción para bailar hasta el suelo con una furia urbana en todas nuestras venas. La propuesta del norteamericano es bastante pegadiza, porque lleva un coro simple y que se nos mete por su simplicidad, como un canto directo a estar enojado pero al mismo tiempo con la suficiente energía para arrojarla al campo musical.

Famous, Liv Marget (Estados Unidos)

Famous es la última canción de Liv Marget. La estadounidense nos trae una canción bastante cinemática, con una intención de película en lo que nos ofrece, llevando a nuestros oídos una ejecución con bastante drama y oscuridad, con una canción que mezcla detalles mainstream mediante su beat y elementos under como con el lo-fi, consiguiendo una mezcla honesta de que es lo que quiere y cómo lo quiere. Es, honestamente, una película más que una canción.

Q2fn, Chase Tremaine (Estados Unidos)

Q2fn es lo nuevo de Chase Tremaine. El músico estadounidense nos trae esta canción como una propuesta que quiere experimentar pero termina echando toda su energía en golpes pop-rock, que elevan el interés del oyente por esta canción gracias a la voz del músico, que se acopla con un orden muy envidiable en toda la canción, llegando a esta evolución desde el pop hacia el rock, con una emoción adolescente que se siente muy digerible e interesante para quienes sólo quieren escuchar algo para pasar un buen rato.

Lone Survivor, Corey Crumpacker (Estados Unidos)

Lone Survivor tiene un detalle extraño con su portada, y es que ni bien verla, nos ha funcionado para tener una seguridad clara en lo que el proyecto solista de Corey Crumpacker nos quiere ofrecer. Aquello es felicidad, lo cual el músico desarrolla con bastante dinamismo, impulsando su espíritu musical a una propuesta que libera toda su energía en el proyecto, en base al rock clásico que sus guitarras crean en nuestros oídos.

Glass Eye, Jerry’s Timeshare (Estados Unidos)

Rara, directa y segura; así podemos describir a Glass Eye, de los estadounidenses Jerry’s Timeshare. La canción que nos trae esta agrupación estadounidense tiene un sentimiento de experimentación basado en la personalidad de los músicos, llevando un performance muy psicodelico a nosotros, con detalles que resultan verdaderos golpes a nuestra cabeza, en busca de que logremos entender lo que estamos escuchando. Esto es para volar nuestra cabeza, no se diga más.

To You, My Friend, Hunter Sheridan (Canadá)

To You, My Friend es la última canción de Hunter Sheridan. El canadiense nos trae una propuesta con el corazón en la mano. Desde Norteamerica, Hunter ha querido que su canción evolucione con bastante cuidado, dentro de una oferta sonora que se desvive por la voz del cantante dentro de una composición con guitarras que parecen llorar a cada instante, dándole ese color de tristeza y emotividad a cada segundo de ejecución en lo que logra crear.

Only Fool, Jeni Schapire (Estados Unidos)

Jeni Schapire llega desde Estados Unidos con Only Fool, una canción magnífica si hablamos de detalles de piano para darle forma y vida a una canción. La propuesta de la estadounidense se divide en un sonido que nos mete en un espacio de inmersión impresionante, capaz de lograr que vayamos a un canto de ángeles con todo ese halo de divinidad y misterio detrás de su viaje compositivo. Es, sin duda, una canción que funciona para meditar y encontrar las respuestas a preguntas imposibles de entender.

Pagliacci’s Reprise, Ancient Astronauts ft. Joyce Olong (Alemania)

Ancient Astronauts llega desde Alemania con Pagliacci’s Reprise, una canción que lleva toda su onda dancehall a la pista de baile, buscando un beat mágico para que nuestros pies se muevan con la disposición más libre posible. Los europeos mezclan una intención de baile con la de una oscuridad clara y declarada, logrando que crezca este viaje sensual en cada uno de los oyentes y bailarines que vaya creando esta canción.

All I Never Wanted, Hunter Falls (Bélgica)

Lenta, emocional y bastante evolutiva. All I Never Wanted es la última canción de Hunter Falls, una agrupación que llega desde Europa para mezclar este toque indie-pop con el R&B. Esta mezcla nos deja en claro que la propuesta tiene una sensualidad y calma declarada en toda su ejecución, logrando todo un viaje musical en cada segundo de reproducción, permitiendo que nos cause un baile lento con nuestra pareja o por sí solos, siempre en la búsqueda de un paso prohibido.

Drowning, Kamma (Dinamarca)

Kamma llega desde Dinamarca, con Drowning, una canción en colaboración con Sune Rose Wagner, que intenta, desde el inicio, darle un toque espacial a toda la canción, creando todo un ambiente de experiencias sintéticas, capaz de participar en la canción con todo un orden que olvida completamente que sea una propuesta clásica y sin ningún sabor especial. La propuesta se desarrolla con un placer extraño, como este que busca una respuesta a lo que siente y con la canción intenta hacerlo de una vez por todas.

Satellites, The Satellite Station (Estados Unidos)

La voz del cantante de The Satellite Station nos convenció en los primeros de reproducción de su última canción Satellites, y es que tiene esa fuerza que necesitamos al momento de que una canción nos toque las fibras más profundas de nuestro cuerpo. Desde Estados Unidos llega esta propuesta dentro de un ambiente melancólico, capaz de decidir nuestras emociones en cada segundo de escucha, lográndolo con pocos recursos compositivos, basados en la voz del cantante y un rasgueo sensible de la guitarra. Características perfectas para la intimidad.

Irate, Anorak Patch (Gran Bretaña)

Al fin rock, ¡al fin! Irate es la última canción de Anorak Patch que, desde Gran Bretaña, pretende impulsar esta idea del grunge en su proyecto. Esta banda es de colegio, lo cual le pone en una situación de curiosidad increíble, pues la fuerza con que ejecuta todo en su composición es muy extraña, capaz de rompernos el cerebro como una banda de gente adulta. Esta propuesta sabe evolucionar, dividiendo en dos fases lo que busca, entre la fuerza y luego la paz, para intentar entender lo que hay dentro de su intensiones musicales.

The Routine, Drive (Gran Bretaña)

Drive trae su última canción, The Routine, a nuestros oídos. La banda británica quiere que su propuesta tenga este característica elemental de nostalgia en su composición, pero que atraiga un sentimiento de esperanza en su evolución. Esto lo logra con teclados parlantes, que describen a la canción con bastante detalle y originalidad, creando toda una canción en la que sentir cosas pesadas es el objetivo de la misma. Si quieres pop alternativo que quiere atreverse al rock sin miedo, esta es tu canción.

Free, James Ollier (Gran Bretaña)

Free es lo último de James Ollier. El cantante británico trae una excusa para viajar dentro o fuera de nosotros. La canción tiene una dirección clara, que es la de ambientar un viaje hacia lo desconocido con la calma de una propuesta sensible, como si estuviésemos recogiendo nuestros pasos luego de nuestra vida. Esta canción te da la impresión de abandonar todas las ataduras, de decirle adiós a la prohibición de las fronteras e ir cualquier rincón del mundo, una impresión que desde el inicio ha sido buscada.

Moonlight, Buena Onda Reggae Club (Brasil)

Moonlight es la última propuesta para nuestra vida de la gran Buena Onda Reggae Club, desde Brasil. Los hermanos sudamericanos nos traen una canción para llevar nuestra alegría de cero a cien en sólo cuatro minutos. La propuesta de los brasileros se compone de un viaje reggae y ska, con instrumentos de viento como elementos para desarrollar todo un viaje musical hacia nosotros, como un pasaje al paraíso. Su desarrollo enamora, es como decir adiós y ‘te amo’ en una sola canción. ¿Quién puede hacer eso sin cantar? Sólo ellos.

Ripoff, Alex Stanilla (Estados Unidos)

Ripoff es la última canción del estadounidense Alex Santilla. El norteamericano nos trae una propuesta llena de rock alternativo, con unas ganas bastante intensas, dirigidas al sufrimiento en la voz de Alex, quien adhiere en toda la canción detalles sintéticos y espaciales, en búsqueda de un sonido futurista, mezclando esta idea musical con la lítica, que se basa en la inseguridad por no ser original. Es una gran canción para quienes buscan una razón dentro del under que les diga: “esto es y tiene futuro”.

Music Is a Universal Language so I Can Speak to Anybody on Earth Through My Music and the Reason I Strive to Be a Multi-Genre Artist Is so That I Can Reach All of the Earth to Let People Know That It Is Okay to Be Yourself and It’s Okay to Be Different, Proper Einstein (Estados Unidos)

Ok, no vamos a repetir el título de esta canción, porque el hecho es que es enorme, pero esta es la última canción de la banda estadounidense Proper Einstein que, además de su excéntrico titular, tiene una ejecución bastante interesante, con la necesidad acomodada a un coro que resulta pegajoso a cada instante de reproducción, consiguiendo que la atención del título vaya tomando mayor sentido dentro de la composición. Es lo que queríamos y acá lo tenemos.

Make You Sad, Michaela Slinger (Canadá)

Make You Sad es la razón por la que, desde ahora, vas a querer escuchar a Michaela Slinger. La canadiense nos trae una canción para intentar explicar esta saudade de nuestras vidas. Aunque la canción insiste en la tristeza, su ejecución nos va explicando una armonía más feliz y esperanzadora, como si tuviera todo un viaje por delante para explicarnos que hay algo al final del túnel que nos hará cambiar para bien, dentro de todo. Sabe hacerlo, sabe viajar, sabe comunicar.

Cool Now, Willy Nilly (Canadá)

Cool Now es lo último de Willy Nilly, desde Canadá. El norteamericano nos trae una canción que suena a esas propuestas que lloran y se desgarran en su ejecución. La propuesta trata sobre la desilusión y como esto consigue que lo demás deje de importar y puedas vivir tu vida con libertad personal. Es una gran canción, hecha para explicar todo eso que no logramos que otro entienda sobre nuestras emociones, y con esta canción lo conseguimos, entre gritos y desidia.

All The Hats, Too Many Leaders (Estados Unidos)

Cero rencor y mucha alegría, como si esta fuera una canción para caminar por una ciudad que ya no es la de antes. All The Hats llega a nosotros con el suficiente estilo para que podamos decir que está hecha para bailar en la calle, sin la vergüenza de que alguien más nos vea. Tiene un estilo particular, como una canción que no se detiene por nada en cada segundo, logrando una capacidad interesante de buena onda en su ejecución, como dándonos esperanza de seguir caminando por las ciudades sin destino y pocos objetivos. Es su debut en la música, así que sí, lo logró, lo hizo muy bien.

Budapest (Addig, Amíg a Fák Le Nem Esnek), Echo Hawk (Estados Unidos)

Echo Hawk nos trae desde Estados Unidos una excusa para intentar entender la mezcla entre lo sintético y el post punk. La banda norteamericana nos trae una canción para viajar al futuro sin movernos del asiento, con la energía a tope, llevando el punk a un espacio de experimentación muy claro y llamativo, en el que imaginar un momento cyberpunk se convierte en algo necesario. Sin duda es una experiencia interesante.

Soy Alguien Más, Belén Vivero (Ecuador)

Qué voz tienes, Belén. De nuestro amado país llega Belén Vivero, con Soy Alguien Más, la última canción de la compatriota. La propuesta de Vivero se divide entre una influencia pop que nos recuerda a esta mezcla francesa-latina, por el acordeón en la ejecución, logrando una canción llena de buena vibra y una reproducción que te anima a escucharla decenas de veces. Es una excelente excusa para expresar nuestra originalidad en un mundo -o una relación- donde nos hemos despersonalizado por completo. Sin duda queremos más noticias pronto.

Blood, Golden Plates y Gimson (Estados Unidos y Gran Bretaña)

Dureza, rock y un ambiente oscuro. Estos son los detalles que describen a Blood, la última creación de Golden Plates y Gimson. Esta canción va en un desarrollo constante, llevando la pesadez en la voz de ambos proyectos, incluyendo a ella esta sensación de densidad gracias a la fuerza de la guitarra y batería, creando un halo de saturación impresionante en la canción, capaz de darle un toque hard-rock a la ejecución.

Take It Back, Maro (Líbano)

Maro llega desde Líbano con Take It Back, una canción que se acopla al electro pop, con un sonido que recuerda a Frank Ocean y Mac Miller. El artista propone una canción fresca y sin mucha pretensión, se levanta con la astucia de una creación bedroom, hecha para esos días donde levantarse de la cama y escapar de nuestra habitación es imposible. Maro logra crear el himno del descanso obligado para la depresión.

All Of This Is True, Melp Mene (Suecia)

Folk para quienes no cree que la simpleza evoca nuestros sentimientos más complejos. Eso es lo último de la banda sueca Melpo Mene, con All Of This Is True, quienes crean una canción que podría ser la excusa para el final de cualquier película indie o de un juego con una tremenda historia, que necesita un epílogo emotivo. Sabe volar entre narrativas y no se olvida de su sencillez compositiva, que logra todo lo trazado hasta su final.

What’s My Name, Scott Klein (Canadá)

Lenta, cruda y oscura. Esas son las características que Scott Klein nos entrega en What’s My Name, una canción que refleja un viaje concreto entre la locura y la memoria, como si tratara de una pregunta dentro de una gran confusión. Esta impresión se crea en base del tremendo desorden y atención que la propuesta pone en nosotros sobre la canción y su reproducción, como si evolucionara de la nada hacia un viaje de respuestas lentas y sin algo concreto. Es música para la locura, nada más.

The Fear, Brandon Howard Roy (Canadá)

The Fear es la excusa que tú necesitas para mover esas piernas al son de una gran propuesta adolescente. Brandon Howard Roy tiene el espíritu para animar nuestras piernas y llevarnos a un nivel de energía altísimo, con una canción rock que te toca en todas tus ganas por destrozar el lugar y no olvidar la emoción con que el pop de la canción te seduce para no parar. Escúchenla si necesitan bailar sin parar.

Dreaming by the Morning Light, Sun Kiss (Estados Unidos)

Caetano Veloso, ese es el nombre que esta canción nos hace pensar automáticamente. Sun Kiss crea en Dreaming by the Morning Light una canción que se toma elementos de la bossa nova para llevar toda esa emoción en su reproducción dentro de su viaje entre el piano y ese instrumento de la base que simula el sonido de una maraca. Es de esas canciones que te tocan directamente los nervios y te animan a abrazar a quien más amas en este mundo.

Daisy, Liam Compson (Gran Bretaña)

Daisy sigue con la onda emotiva y nostálgica dentro de esta lista. La propuesta de Liam Compson es simple y no se describe como un proyecto complejo en cuanto a instrumentos. La canción que nos ofrece lleva todo para que el folk que nos quiere traer a nuestra cabeza se mezcle con mucha originalidad y orden a la voz del cantante, creando un campo de intimidad a cada segundo de escucha, alineando nuestras emociones con lo que esta canción tiene para ofrecernos.

Ain’t Going Out Like That, Andrew Waite (Canadá)

Fuerza, locura y adolescencia. Esta canción es como ese soundtrack de final de temporada en la promoción colegial. Andrew Waite trae una canción llena de energía, con una intención de sonar a orquesta, juntando el rock con la fuerza de las trompetas. Acabando todo el viaje como un paisaje nostálgico, que nos anima a saltar a todo dar para no olvidar lo que hemos vivido. Ain’t Going Out Like That es algo que escucharías un día antes de decir adiós a una etapa importante de tu vida, sin duda.

Fade Out, Tunic (Canadá)

¡Vuélvanse locos! Fade Out es una de las últimas canciones de la banda canadiense Tunic. Lo que escuchas es un grito desesperado de la banda norteamericana por sacar todo lo que nuestros nervios guardan. Lo post punk junto al hard rock hacen de esta canción todo un viaje entre la furia y locura de no desaparecer de modo físico, con la energía a un nivel tan alto que destrozar tu cuerpo contra otro en un concierto será necesario.

LucKy, Atria (Estados Unidos)

Estilo y calma alternativa. Lucky es una canción que tiene toda la onda para mezclarse con un sinsentido cualquiera. La propuesta lleva este sonido irónico dentro de su reproducción, elevándola a una canción intocable para los haters. Atria llega desde Estados Unidos para ofrecernos esto, que podría funcionar como un viaje entre ácidos para todas las personas en el mundo. Esta ejecución supone un viaje agudo entre mundo alternativos, que nos animan a echar la timidez a lado y bailar con toda la seguridad de nuestros cuerpos.

Steady as She Goes, Tim Hart (Australia)

Tim Harte trae desde Australia a Steady as She Goes, una canción que se ha dispuesto a explicar este viaje nostálgico que tienes con una persona que aprecias. La canción lleva una sonoridad impregnada en nuestra memoria, capa de explicar todo ese cariño por los buenos momentos, con una frescura captada en la ejecución de la canción, calibrando su interés en la distorsión de guitarras, que le dan una onda sonora parecida a las olas, dejando en claro que quiere darnos frescura marítima y entre amigos.

Creo Lo Sientes, Sammy Rae & The Friends ft. C-BASS (Estados Unidos)

No entendemos muy bien esta canción, ¿saben? Es una mezcla tan rara que es difícil explicarles a ustedes. Pero lo intentaremos en tres palabras: alegría, funk y sensualidad. Esta propuesta es de esos estrenos que no están para entenderlos, sino que existen para sentirlos. Son una excusa para soltar todo nuestro cuerpo al aire, sin miedo al paso posterior. Sammy Rae & The Friends lo lograron, hicieron un himno para los adolescentes que no saben donde dejar sus hormonas. Es energía pura para quienes quieren arrojar todo a la pista de baile, Creo Lo Sientes, junto a C-BASS, es la excusa perfecta.

Can’t Run Forever, Vacation Manor (Estados Unidos)

Can’t Run Forever tiene un toque indie-alternativo, capaz de llevar por delante un viaje feliz para ejecutarse con toda la energía de su composición. Vacation Manor trae a nuestros oídos una excusa para bailar sin pausas, elevando todo lo que tenemos por dentro, como un viaje desconocido y que sólo el llegar a nuestro destino, tras un escape necesario, nos dará las respuestas que necesitamos. Es lo que queremos si es hora de emocionarse por nuevos lugares por conocer.

Tuesdays, Ania (Estados Unidos)

Ania viene de Estados Unidos con su última canción: Tuesdays; a la que le da la razón esta onda lúgubre y pesada. La propuesta de la norteamericana tiene detalles rockeros en cada fibra que la compone, desde lo destartalado de sus guitarras hasta la voz con que enfrenta el viaje musical que nos resumen en su canción. Es un intento necesario para descubrir la esencia de la cantante, que se mueve entre el garaje rock para entregarnos una excusa para perder el control a paso lento.

I Was Never Here, Cait (Estados Unidos)

Esto es pop para elevar nuestra sensualidad y misterio al siguiente nivel. I Was Never Here es lo nuevo de Cait, quien ejecuta perfectamente esta canción, creando todo un aire de gran personalidad en la propuesta, gracias a la voz con la que ejecuta la cantante estadounidense. Este detalle dentro de la canción es impresionante, tiene el mismo nivel que cantantes como Ariana Grande o Taylor Swift, es una promesa directa hacia grandes playlists de pop no sólo en Estados Unidos, sino en el mundo.

Sabayon Abandonnée, BBQ Haque (Australia)

Son siete minutos, SIETE excusas para perder la cabeza con descontrol. Esta canción de los australianos BBQ Haque es todo un viaje psicodelico, que se lleva todos los premios de una canción que crea ambientes fuera del espacio. Su distorsión, desorden y crecimiento musical, en búsqueda de llegar a una cima compleja, le dan todos los aplausos para explicar el éxito que una canción ‘tripera’ necesita para ser fantástica. Si usted quiere ingerir ácidos y tener un viaje extremo, acá está lo que necesitas.

Dante, Van Klimen (Argentina)

Desde Argentina llega Van Klimen, con Dante, una canción que narra el viaje de un personaje en el mundo moderno, creando un símil entre los círculos del infierno y el subterráneo de Buenos Aires. La propuesta no va directo a los golpes estáticos de una canción energética, tiene un viaje tranquilo y misterioso, como si fuera el soundtrack de una narrativa compleja, metiéndonos en la oscuridad del subterráneo y la noche en que Dante viaja a su destino. Se siente una peligrosidad constante, inmersiva y bastante real para quienes llevan a un personaje a un lugar como el que describe Van.

Lucy, KALI (Estados Unidos)

Terminamos esta lista con la última canción de la estadounidense KALI, con Lucy. Una canción que lleva toda esta onda de Clairo en sus venas y explica el encuentro con alguien que nos vuelve locos. La propuesta de la estadounidense lleva una alegría impresionante por encontrarse al amor de tu vida o al sostén de nuestra vida. Es puro amor entre dos seres contrarios, entre lo ácido y dulce, como un beso pasmado y que dura mucho. Queremos escuchar más de esta propuesta, es lo que buscamos cuando hablamos de amor hecho canción.