DESCUBRIMIENTOS MUSICALES DEL UNDER MUNDIAL #16

Recomendaciones Musicales

Nuevos descubrimientos musicales para que disfrutes tu inicio de semana con música que nunca pensaste encontrar.

Raw, BREGN (Dinamarca)

Desde Dinamarca llega Raw, una canción que sorprende con inventarse un ambiente claro de soledad en medio de la nada del desierto o las montañas. BREGN propone una búsqueda personal con el folk y las partes alejadas de una ciudad con el del campo, y como estas soledades se parecen bastante, sin dejar nada apartado, con la sensibilidad de tener absoluta intimidad en nuestros días con la música del danés.

Disdian (Remix), The Daily Spreadsheets (Brasil)

Rock para volar en un trip espacial, eso es Disdian, una canción del conjunto brasileño The Daily Spreadsheets, un proyecto que nos recuerda bastante a David Bowie y su intención con las guitarras para sonar a una unión agrupada de notas distorsionadas, a tal punto de rockear junto a la voz del cantante, que crean una gran propuesta rock dentro de toda su evolución, como ese rocksito que necesitamos para levantar cabeza y romper todo.

BETTER THAN US, BEAU SEJØUR (Gran Bretaña)

BEETER THAN US es un como diálogo desafiante, entre dos voces que se golpean conjuntamente hasta separarse y mostrarnos la mejor parte de cada uno. La canción de la agrupación británica tiene esta sensación de ir explotando cada cuanto con la organización de una canción atractiva, con tranquilidad como previa y luego un ataque explosivo tras los puentes musicales, llevando la energía de menos a más en un segundo.

Cavalcades, Love Crumbs (Estados Unidos)

Cavalcades es como llevarte al campo sin haber sacado un pie de nuestra ciudad. La canción del proyecto estadounidense Love Crumbs nos pone en una situación real de transportarnos de norte a sur en menos de un segundo, cuando reproducimos la canción instantáneamente. Es una propuesta que se vale bastante bien con sus coros de sostén para la voz principal, dándole un halo espectacular de música angelical en lo desarrollado.

As Per Usual, TOVE (Suecia)

TOVE nos trae desde Suecia a As Per Usual, una canción que parece viajar en una nave espacial en un campo recto, donde no existe vida. Es como un elemento vital para pertenecer a cualquier forma de vida en su viaje. La propuesta sueca se vale bastante de crear sonoridades perfectas para explicar todo ese trip en la soledad de un viajero, con suaves rasgueos de guitarra que simulan los segundos en los que aprendemos lo que toda esta soledad viajera nos enseña.

songbird, Nathaniel Paul (Estados Unidos)

Nathaniel Paul es un viejo conocido de nuestro espacio. El músico estadounidense nos trae una canción con un aire bastante dramático, capaz de ser el soundtrack de un viaje de amigos que se desviven de unión y amor, como una despedida tras un largo tiempo juntos. La propuesta sirve como un sueño de eso que dejamos atrás cuando nos despedimos de personas que realmente amamos, como un canto de ave que nos recuerda a algo específico pero no volveremos a escuchar igual, porque sólo pasa una vez en la vida.

FAMOUS, THE OG JONNY G (Estados Unidos)

Fuerza y punk, eso fue lo que necesitó THE OG JONNY G para crear en FAMOUS un impresionante proceso de música destructiva con quienes los encuentran. Esta banda estadounidense tiene esa fuerza simbólica entre el dolor y las ganas de rockear con toda la energía de una agrupación punk que quiere echar todo en el asador para derrotar de una vez por todas el dolor de sus notas musicales. La banda lo logra con mucho estilo, sin dejarnos pensar que esta agrupación antes hacía hip-hop. Increíble.

Reverie, Becoming Young (Estados Unidos)

Reverie es la última canción del estadounidense Becoming Young, una propuesta que se debate entre el folk y canción de autor, que sabe como evolucionar en sí misma, desde una posibilidad sentimental de su propia canción, pegada al misterio de su previa lenta, que luego toma velocidad, para convertirse en una canción que sirve de propulsión para vivir un nuevo día. No tiene esta idea cliché de la motivación, pero sabe como arrancar de la nada para convertirse en algo fuerte.

River Run Down, Tommy Alexander (Estados Unidos)

River Run Down es una canción que sabe tocar un corazón partido. Tommy Alexander es el responsable de componer esta canción, que evoluciona desde la nada hacia la tranquilidad, tomando un espíritu bastante folk, que luego será valorado entre todo, con la fortaleza de una canción con toques country detrás, metiéndose en nuestra cabeza como una canción intensa y con la influencia americana en toda su sangre, llevándonos a sus tierras en un toque de guitarra y la regulación de la voz del músico, que impregna su espíritu emocional en nuestros recibimiento sentimental.

Turbulent Skies, Russell Thomas (Gran Bretaña)

Turbulent Skies es como una descripción de esa relación que pasa pero no pasa a la vez. Como una distancia que no se puede resolver entre dos personas. Russell Thomas trae desde Gran Bretaña esta canción, que puede explicar toda esa turbulencia de problemas entre dos personas, con el drama a tope, sin olvidarse de nada en el camino, con la energía puesta en todo el dolor que supone no poder resolver el odio y la incomodidad con gente a quien amas con todo el corazón.

Favorite Place, Saint Djuni (Países Bajos)

Desde Países Bajos nos llega Favorite Place, de Saint Djuni, con una propuesta que le apuesta mucho a los beats electrónicos, a la drum machine, con esta onda de sonar a bienvenida a un mundo mágico, con esa onda épica por sentirse parte de un cuento de hadas. Si esta canción podría ser el himno contemporáneo de un reino de la edad de piedra, así de contradictorio, pero es que da esa sensación mágica con su mezcla adecuada.

1000 Cuts (Remix por Vence Ray), Nadia Vaeh (Estados Unidos)

1000 Cuts es la última canción de Nadia Vaeh, la cantante estadounidense nos trae esta canción en un intento intenso por mostrarnos toda su onda pop en nuestros oídos, con la fuerza puesta en su voz con la conjugación correcta en los instrumentos, creando un halo concreto de música para películas de suspenso y sensualidad, con una fuerza pop de película.

albatrossAlbatross, thomTide (Estados Unidos)

albatrossAlbatross es de thomTide, un músico estadounidense que nos recuerda bastante a Tame Impala con su canción. La propuesta evoluciona como un viaje psicodelico dentro de todo lo que ejecuta en la canción. El cantante americano crea una canción rápida pero única para toda la propuesta de apertura para toda su onda de viaje ancestral dentro de la ejecución. Es una canción para viajar muy drogados.

Sinner, Oberon Rose (Estados Unidos)

Sinner trae toda una onda campirana en su base musical, pero con una fuerza rockera muy adolescente, capaz de meterse en nuestra cabeza como música en remolino, convirtiéndose, poco a poco, en una excusa para expresar toda esa locura acumulada en el remolino de sensaciones que esta canción causa en nosotros, con detalles tan originales que volver a escuchar esta canción para perder el control es inevitable.

Red Black Lines, Edvard Borneo (Noruega)

Red Black Lines es la última canción de Edvard Borneo, el noruego compone una canción que al inicio podría sonar a una propuesta dramática, con mucha pesadez en su historia, pero luego toma un camino más divertido, con una onda de esperanza dentro de todo, con una ejecución musical capaz de entrometerse en la furia de nuestras decisiones emocionales, capaz de llevarnos una sonrisa a la cara con facilidad.

Waves of the Sea, Jasmine (Brasil)

Tenemos a Jasmine desde nuestro hermano país de Brasil. La cantante trae Waves of the Sea, una canción que intenta explicar toda esa calma de vivir frente al mar, en la costa atlántica. La propuesta es calmada y combina dos idiomas para expresar todo el panorama de sensaciones posibles, con un inglés en la mayoría de la propuesta pero llevando el portugués en mucha de las partes, para darle un toque de ‘saudade’ a la canción, con esta nostalgia intensa de folk.

Head Set Emotions, Halcyon Club (Estados Unidos)

Head Set Emotions es, fácilmente, una canción de universitarios que quieren festejar lo que significa estar vivos. La banda estadounidense Halcyon Club se permite crear un universo intenso en su propuesta, con una constancia desarrollada en la ejecución de sus guitarras que nos ponen en una situación cómoda de rock en todo lo que queremos conseguir con esta canción, que se puede resumir en: rock, sudor y alegría adolescente.

Focus Up, The Neighbourhood Watch (Canadá)

Esta canción tiene la onda de Nirvana detrás de su primer grito de voz. Aún así, Focus Up se deslinda de ese aspecto grunge para luego atacar con toda la fuerza en su composición, llevándose en el camino a una impresionante combinación entre fuerza y calma que nos confunde mucho, pero deja en claro que podemos sentir muchas cosas con sólo escuchar pocos minutos de una canción. Es un engaño musical que nos pone los pelos de punto y tal como nos pone tristes, alegra ese corazón abandonando de nuestros pechos.

Boy On The Moon, GROUNDSTROEM (Suecia)

Boy On The Moon es la excusa por la que nuestra adolescencia puede tomar sentido. La banda sueca crea una canción con la sonoridad adecuada para atacar todo ese ánimo por bailar con la persona que amas en lugares extraños, como la luna o el universo sin fin. GROUNDSTROEM hace una canción adecuada para quienes necesitan una excusa que mueva sus piernas en todo este universo de calma y cero sensualidad. Es eso que te sirve para bailar con la persona que amas. ¡Baila ya!

California High, Grizfolk (Estados Unidos)

Grizfolk llega desde Estados Unidos con una influencia bastante clara de Arctic Monkeys, llevando su onda alternativa hasta un intenso proceso de rock psicodelico, tomando como arma principal de convencimiento a la voz del cantante, que tiene una furia calmada tan seductora, como si esta canción fuera parte de una radio alternativa en GTA V. La propuesta seduce y nos convence por descubrir más proyectos escondidos en el drama y esperanza de la adolescencia.

Deep Into Your Soul, End of Code (Estados Unidos)

Deep Into Your Soul es como meterse en el reino de nuestras sensaciones, con un beat tan misterioso que es imposible decirlo al baile que esta canción provoca en nosotros. La propuesta sabe como ser movediza en nuestro cuerpo, con esa sensación constante de ir hacia más y más profundo de nosotros según avanza la canción. Es, sin duda, una canción para tener muchos hongos alucinógenos en nuestro organismo, con la búsqueda marcada en que después de escuchar esta canción nos conoceremos más que nunca.

Touché, The Barettas (Canadá)

Touché llega como la alegría en forma de rock, como una propuesta que no se deja nada desde el inicio de su reproducción, es como esa idea compuesta y compleja que un grupo de amigas se dispuso a poner en materia. The Barettas nos ofrecen un intenso cambio de velocidades a cada segundo que arranca esta canción. La propuesta sabe tocar los nervios de nuestras piernas para que les demos velocidad con saltos, impulsados por la voz de esta banda canadiense.

Under The Big Wheel, The Moon Kids (Gran Bretaña)

Viajemos al pasado en una nave espacial y regresemos con notas de guitarra en nuestra cabeza. La propuesta británica tiene toda esta onda de una banda de rock bien plantada en el presente, con el uso de sintetizadores en una combinación correcta con todos los instrumentos de esta alineación. Es como escuchar a una banda de los ochentas en los ojos de los dosmiles. The Moon Kids lo hacen bien con Under The Big Wheel, su última canción; una excusa para bailar entre amigos a toda la velocidad imaginada.

Better Life, Joshua Radin (Estados Unidos)

Esta canción del estadounidense Joshua Radin nos cuenta una problemática pesada de nuestro mundo: la migración. El músico americano conjuga en Better Life todo este desdén que la gente de la frontera tiene que luchar día a día para una mejor vida. La propuesta expresa en su reproducción un drama constante, con un halo de esperanza en la voz del músico, dándole un poco de esperanza a todo ese desastre que un migrante debe vivir para escapar de su país y darle una mejor vida a gente que ama intensamente.

Sugar (The Choice Is Yours), Wildest (Gran Bretaña)

Wildest trae a Sugar (The Choice Is Yours), una canción que nos trae una experiencia energética y muy funk en su propuesta, como para mover tu cuerpo de lado a lado sin que nada te importe. La banda nos recuerda mucho a Juice, esta banda que puede ponerte feliz y dramático en una sola canción; algo que esta banda británica consigue de la misma manera, con una personalidad increíble y notable cuando nos quiere seducir para meternos en un campo de alegría y paz, en base al baile constante causado por sus canciones.

When A Brain Cries, Uknown Moan (Bulgaria)

When A Brain Cries se desprende de nuestras entrañas y se vuelve completamente independiente, con la fuerza del grunge en toda su esencia, capaz de tocar temas pesados en su música, sin miedo a nada en su frente. La banda de Bulgaria trae sangre en forma de canción, como una herida que pelea por curarse. La banda Uknown Moan intenta que toda su canción tenga este sentido intenso por permanecer en nuestra memoria como un insecto inmortal, capaz de volvernos locos con su música.

Petty, Estella Dawn (Estados Unidos)

Esta canción es sensibilidad y todo eso que necesitas para llevar tu cuerpo a la tranquilidad de cualquier otra persona, como un mensaje directo para que estemos en paz con quienes nos rodean. La canción lleva una sonoridad de compañía muy agradable, apegada a un pop que golpea fuerte para quienes buscan una mezcla intensa entre instrumentos de mucho poder emocional para conseguir devolver nuestros recuerdos al presente.

Fantastic, Duwendé (Estados Unidos)

Si usted está cansado de recibir el mismo golpe musical con su propuesta, métase en el mundo de Duwendé y su onda rítmica del R&B dinámico. La banda estadounidense nos trae en Fantastic una canción bastante dinámica, con la secuencia bastante soluble en cualquier tipo de gusto, sin esa estática que resulta aburrida, lleva la energía a un gran momento de intensidad, donde disfrutar la canción imparte un universo de baile muy pegajoso.

Winter Journal, His His (Canadá)

Esta canción es como volver a la navidad y regar toda la esperanza de esas fechas en el nuevo año. Winter Journal tiene un poder intrigante en su simpleza, con una guitarra que no nos mueve el cuerpo con la furia de su instrumentación, sino que se levanta con bastante destrucción para lograr que podamos imprimir en nuestros sentimientos un texto bastante emocional, con la voz del cantante canadiense como narrador, en una onda en la que sentir esta canción es hablar con uno mismo en nuestros momentos de mayor soledad.

Danger Zone 2, Steve & The Milkshakes (Gran Bretaña)

Esta canción funciona para bajar toda la ansiedad de nuestro cuerpo. Es como una excusa para decirle adiós a nuestra desesperación. La banda consigue que la canción tenga una composición sencilla pero se elevé con elementos muy fuertes en la poca instrumentación que manejan. Danger Zone 2 es un canto hacia esos lugares peligrosos que la buena compañía puede evitar. Y esta canción es eso mismo, un canto hacia las personas que transitan juntas para no perderse en el camino, o al menos, así lo sentimos.

Lightning, The Mandevilles (Canadá)

Si tienes ganas de rockear y perder el control por un momento, Lightning es tu razón para volverte loco con todo el mundo. The Mandevilles trae desde Canadá esta canción que en cada segunda prueba mayor furia, sin dejar nada a cambio o sin resolver. Es de esas canciones que suenan sucias y bien ejecutadas al mismo tiempo, como un error que es la solución de muchas personas que buscan esta respuesta. Es rock para expresar nuestra furia hacia un mundo incomprendido.

Weeknight (Sever, Pt. 3), Bleary (Estados Unidos)

Hay que bailar y gozar a paso lento con Blearly, en su última canción Weeknight. El estadounidense consigue que esta canción sea un paso constante de decisión dentro de cada segundo que reproduce, tiene esta seguridad en cada etapa de la canción que nos deja la impresión de una banda que sabe aprovechar esa seguridad para ponernos en un ambiente de repaso hacia toda la furia que intentamos esconder en su sensualidad misteriosa, que está adentro de sus instrumentos.

I’ll Be Here, John Mapes (Estados Unidos)

Una guitarra es suficiente para que la voz de John Mapes se desenvuelva con bastante sentimiento en toda la canción que nos trae. El estadounidense compuse en I’ll Be Here una verdadera canción de soledad y encuentro con uno mismo, en una composición que le hace bastante justicia a su voz como un elemento de narración capaz de llevarse todo por delante. El artista americano no necesitó más para tocarnos el corazón, aún así, una implementación de más instrumentos no le vendría nada mal.

Hello Love, Telamor (Estados Unidos)

Telamor llega a nuestros oídos con su última canción: Hello Love, la banda estadounidense crea todo un universo dentro su canción, con la intención de que nos metamos en los zapatos de la otra persona, que busca un amor luego de un tiempo difícil, donde lo último en lo que podíamos pensar es en amar a otra persona. El grupo estadounidense compone una canción divertida, con estos elementos infantiles que nos hacen creer que el amor es la respuesta para todo. Nos anima a enamorarnos con pocos segundos de reproducción.

Slow Rewind, Sparkwoods, Sk Nine y Monostrat (Canadá)

Esta canción es el drama hecho single. Sparkwoods nos trae desde Canadá a Slow Rewind una canción en colaboración con SK Nine y Monostrat, impulsando un poder brutal desde los bajos de su composición, llevando el poder del hip-hop a oídos que piden un dolor intenso en las letras que buscan. La propuesta americana sabe como llegar a ser una canción efectiva, sin ningún dolor de sobra en todo su canto. Escúchenla si su mood de hoy es quedarse en la casa de alguien que amas mientras afuera hay una tormenta.

A Little Shine, Jack West (Estados Unidos)

Jack West trae A Little Shine, una canción que el estadounidense ha decidido convertirla en un concepto narrativo que evoluciona en cuanto a energía de ejecución. La canción lleva un impronta que cambia según avanza su reproducción, desde la paz de sus primero segundos hasta el puente musical, donde explota y nos convence de seguir escuchándola, sin ninguna pérdida de tiempo, apostando todas sus monedas por el indie rock en el final de su canción.

Black Bridge, Mama Longhorn (Finlandia)

Si usted quiere perder el control con absoulta calma, Black Bridge es su camino para hacerlo. La banda finlandesa descubrió como embellecer las perdidas de memoria en su música, con este toque de baile y paz, sin faltarle el respeto a la otra, con la misma intensidad en cada una de sus direcciones, con una gran ejecución en ambas ramas. Ya lo dijimos, si quieres perder el control con poco trabajo, acá está tu excusa.

The Bay, Clad Undergrad (Estados Unidos)

The Bay es una canción que evoluciona con muchas sorpresas en su ejecución, con el rock de una banda británica y la identidad propia de una americana. Es la mezcla de influencias perfecta para expresar todo ese dolor en instrumentos que nos mueven la cabeza para tratar de entender lo que escuchamos. Es esa causa que necesitábamos para soltar toda nuestra energía en varios minutos de golpes rockeros en nuestro cerebro.

I Am Not a Troll, The Key of Green (Estados Unidos)

I Am Not a Troll es de esas canciones que alumbran la noche de una borrachera, como si describiera la desesperación de almas que sólo quieren disfrutar de la unión para molestar a alguien más con la vergüenza perdida entre tantas cervezas. The Key of Green son los indicados para que esta canción suene a compañerismo y humor en una sola reproducción de su canción.

Daddy, Denizen (Estados Unidos)

Daddy es una excusa adecuada para romperlo todo en medio del desierto. La banda estadounidense de Denizen sabe como ponerse los zapatos de una banda rock en toda su cabalidad. La propuesta americana toma bastante del country para desarrollarlo hasta la fuerza digerible del rock. Es de esas canciones que te meten en un universo de enojo con otra persona para destruir tus necesidades de calma en un campo tan basto y tranquilo como el campo.

Union, Russian Cowboy (Estados Unidos)

Union nos recuerda bastante a las bandas de rock de Europa del Este, porque tiene este elemento un poco punk y anticuado en sus venas, que nos llevan a un espacio de peligro y aprendizaje brutal, como si tuviésemos que sobrevivir para entender lo que estamos escuchando. Esta es la primera canción, de dos, de la banda Russian Cowboy, que hoy compartimos. Su dureza punk rock nos obliga a hacerlo, porque si necesitamos una razón para romper nuestras cabezas, es esta, sin duda alguna.

Fugazi, Russian Cowboy (Estados Unidos)

Si habías quedado con ganas de más punk, acá está Fugazi, de Russian Cowboy, con una propuesta que le apuesta más a la armonía de las guitarras, como si las notas se salieron de la guitarra cada cuanto expresan su dolor para tocarnos por dentro. Los estadounidenses ponen todas sus voces para conseguir una canción con la potencia necesaria de un grupo de amigos que están enojados y quieren expresar de toda las maneras posibles que se puedan. Es lo que necesitamos para desnudarnos con furia.

Colours, The Cabaret Quicksand (Canadá)

Colours toma la batuta de ser un resumen intenso de todo lo que pasó en Estados Unidos este último año. La propuesta lleva toda la furia dentro de su voz, como un canto hacia el cambio y como la solidaridad vencerá por sobre todo. La propuesta canadiense llamada a destruir toda la furia y llevarnos la paz como única arma de cambio. Sentimos esta canción con mucha empatía desde aquí, porque tener un gobierno que no piense en su gente es normal en todo el mundo.

Spitting Lines from Debbie Harry, Benedict Sinister (Gran Bretaña)

Rock clásico para esas personas que todavía no creen en la furia de un rock and roll potente. Spitting Lines from Debbie Harry es una canción que narra toda la furia con la que la voz intenta sumergirnos en esta historia, con una voz que no es la mejor del mundo pero se enfrenta a una armonía contradictoria en su compañía. La canción logra adaptarse con bastante tino entre música y voz, llegando a ser una propuesta interesante por su rareza de ejecución.

Loser Attitude, Gravity Circus (Países Bajos)

Loser Attitude podría ser una canción de FIFA 21. Es de esas canciones de compañía que nos animan a seguir compitiendo, aunque el título de la canción exprese un grito a los perdedores. La propuesta de Países Bajos es una intensa ejecución, que no le debe nada a su manera de reproducirse a cada instante. Sabe como sonar a adolescencia detrás de toda esa energía que sabe expresarse a final de su reproducción. Es una canción que te sube la energía a tope, sin nada que deber en su camino.

Don’t Let Me Go, The Regular (Estados Unidos)

Esto es una historia de amor, de esas que las marca el destino y uno no tiene control. Trata sobre un encuentro que no basta de separaciones para volverse más fuerte. Don’t Let Me Go es una canción intensa, para expresar ese encuentro entre dos almas que parece que nunca se encontrarían. La propuesta expresa toda esta emoción en pocos minutos, como una narración de un cuento que nos mete mucha emoción en todo lo que intenta causarnos. Logrando en nosotros un intenso sentimiento de apegarse a quien amas y nunca dejarla ir.

Birthday Song, Peaceful James (Dinamarca)

Desde Dinamarca llega Birthday Song, con la banda Peaceful James. La propuesta europea se desarrolla con muchísima alegría, dándole honores a su título. Podría ser la propuesta alternativa para celebrar la vida de otra persona. Tiene esta energía positiva de un grupo de amigos que se reúne para cantarnos todo este amor sin ninguna baja emocional en su canto, llenándonos de placer por cumplir años con la gente que amamos y más feliz nos hace, eso es esta canción: buena vibra al 100%.

Coming Back For Me, Jenny Kern (Estados Unidos)

Jenny Kern nos trae Coming Back For Me, una canción que apela a ser una propuesta sensible, con la fuerza disminuida en el inicio de su reproducción para que funcione como una previa digerible, para avanzar durante toda la canción como una evolución coherente con los sentimientos que intenta expresar con nosotros. La propuesta de la estadounidense es una excusa adecuada para dejar nuestros sentimientos a la deriva con total tranquilidad. Escuchar su propuesta es identificarse con el cambio de vida.

Waiting in Berlin, Blue Traffic Lights (Dinamarca)

Waiting a Berlin es la propuesta del danés Blue Traffic Lights, una canción que nace con total tranquilidad, en un aspecto pop muy tranquilo, para luego tomar toda la identidad de una banda rock, con la intensidad en todas sus letras, con el espíritu de una banda con la energía para meternos en una fantasía perfecta entre perder el control y los sonidos más sanos de nuestra adolescencia.

Color in My Dreams, Qwiet Type (Estados Unidos)

Color in my Dreams es de esas propuestas que no se guardan nada en toda la ejecución. Inicia con la fuerza intensa de una banda que no va a bajar los brazos en ningún momento. Qwiet Type crea una composición divertida, en la que podemos pensar en un concierto donde el sudor es una excusa adecuada para contagiar a los demás, con la felicidad y arrebato energético que esta canción puede crear en pocos minutos de reproducción. Dan ganas de volverla a escuchar.

capitol, juno roome (Estados Unidos)

Llega desde Estados Unidos Juno Roome, con capitol, una canción que funciona como excusa para un viaje psicodélico en una tarde lluviosa. La onda alternativa de esta banda es impresionante, se deja llevar en toda la canción como una ola en el mar. La característica indie de este proyecto se deja llevar con mucha libertad en toda su reproducción, como si quisiéramos vivir en ella para siempre, porque la paz nos emociona con mucha sencillez.

Fatal Attraction, Danny kosmo (Estados Unidos)

Danny Kosmo podría ser ese saxofonista que aparece en cualquier película romántica. La propuesta del estadounidense, en Fatal Attraction, es una oportunidad para bailar con toda la sensualidad posible, sin ninguna atadura en nuestras cabezas. Es eso que nos anima a mover toda la cadera en forma de atracción hacia alguien que parece gustarnos, es algo que nos lleva de principio a fin en el viaje de la sensualidad ajena con la nuestra.

Things Changed, The Sunshine State (Estados Unidos)

Things Changed llega como la última canción de The Sunshine State, una propuesta que se desarrolla en elementos muy claros de ondas tranquilas y que nos pueden llevar a un baile lento y armónico, como si esta canción fuera una oportunidad para meditar en medio de una fiesta donde todos están muy drogados y felices. La estadounidense sabe como definir todo lo que es el indie en sus venas musicales, no le hace falta nada para que nos anime en un festival para llegar al cielo con sus notas musicales.

Sad Girl, Valley Boy (Estados Unidos)

Sad Girl, de Valley Boy, es la última canción de la estadounidense. La propuesta se enfoca en una ejecución bastante basada en la voz de la cantante, la cual transcurre en un halo musical donde los sintetizadores y sonidos computarizados definen a la canción. Tiene un toque indie tan desarrollado que sabe bien como meterse en nuestros gustos más apetecibles. Es música para disfrutar mientras acumulas tu soledad sin culpas o te besas con bastante sensualidad con alguien que te ama igual.

$1,000,000, BAD CHILD (Canadá)

$1.000.000 es la canción del canadiense BAD CHILD. El norteamericano impulsa en su canción una propuesta bastante apegada a la onda electrónica, con un beat pegajoso, que va descontrolándose en todo su desarrollo, como una canción que nunca para de llevar más energía a donde necesita. La propuesta sabe bien y se anima a tocarnos los pies para involucrarnos con fuerza en todo el mundo musical que quiere que entremos. Es esa canción que nos llevaría a una fiesta under en cualquier club de música alternativa.

Sweet William, FM Towns (Gran Bretaña)

Sweet William es obra de FM Twons, el músico británico hizo una de las canciones que más nos ha gustado en este último mes. Esta propuesta tiene una mezcla bien trabajada entre lo clásico y los elementos computarizados. Sabe tan bien que podemos bailar con total alegría todo el drama con el que la armonía de la canción se prepara en cada segundo para entrar a nosotros. Tiene ritmo y pasión, que es lo necesario para que estemos augusto con una canción pop rock en 2021.

Money, Nik De (Estados Unidos)

Money, de Nik De, llega desde Estados Unidos, con una onda alegre desde su primer segundo, con un riff de guitarra que apela a abrir un puente entre el inicio y el desarrollo, capacitando a la canción de una energía nostálgica que describirá luego a toda la propuesta. Lleva elementos importantes durante toda su reproducción que nos meterá en un universo de emociones en el que salir será difícil. Es una excelente canción para ponerle color a un momento único de nuestras vidas. Como ese soundtrack que buscas para tener buenas memorias, en base a lo mejor del pop.

TAKE A RIDE, TENNIN (Francia)

Desde Francia llega TENNIN, con Take A Ride, una canción con el terror en sus venas, con la reproducción dispuesta a ser una propuesta poderosa, con una voz que apela a la pesadez mientras un bajo está en la base como acompañamiento. La canción evoluciona de una forma que suena a una invitación hacia lugares peligrosos o infernales, como si fuera un intento por decirnos que es hora de tomarse un descanso y viajar a lugares que no piensas jamás ir porque tienes miedo.

People Think, Dream People (Portugal)

Dream People trae desde Portugal a People Think, una canción que desarrolla su composición en una relajante armonía alternativa, cercana a la onda vintage de las guitarras playeras. La propuesta tiene un estilo de surf rock en su base que no lleva inmediatamente a un ambiente de vibraciones oceánicas, logrando que tomemos esta frescura de la canción rápidamente, sin mucho trabajo pero con bastante ánimo para terminar de escucharla.

Is It Cool?, Sorry It’s Over (Estados Unidos)

Is It Cool? es una propuesta que nos devuelve a la realidad; suena a un recuento de todos los hechos que vivimos tras un ataque de adrenalina o de haber sentido mucho por alguien. La canción llega desde Estados Unidos, gracias a la banda Sorry It’s Over, la cual describe en su propuesta un aspecto relajante de música, en la que el rock no se olvida de tocar la voz baja y pesada del cantante, con una onda algo garaje pero bastante clara en su ejecución.

Fighting With My Feelings, DR CHOCOLATE PUDDING (Estados Unidos)

Fighting with My Feelings es una canción para explicar toda la angustia por no entender lo que hay dentro de nuestra cabeza. La propuesta propone una oportunidad para volvernos locos y meditar sobre todo lo que encontramos en nuestra búsqueda interna; la música con la que pone a prueba esto se resume muy bien en lo que logramos escuchar, así es que esta canción definir bastante bien, mediante música, lo que necesita decirnos sobre el remolino de nuestros sentimientos.

Función, Antonio Bustillo (Honduras)

Suave, sencilla y honesta, Función, del hondureño Antonio Bustillo, toma un camino muy seguro desde el inicio, como si esta canción fuera el niño tímido del salón que tiene el talento innato. La propuesta transcurre con muchísima sensibilidad, llegando a explicar lo que nosotros entendemos como vida mientras respiramos, donde todo parece inexplicable y no hay razones para seguir. Aún así esta canción vuela más allá de la depresión y busca darle una respuesta a todo el sinsentido de todas las vidas en el mundo.

Over And Over, Jake Schafer (Estados Unidos)

Bailemos y no miremos atrás, eso parece ser lo que Over and Over intentó decirnos en su propuesta. El cantante estadounidense Jake Schafer crea en esta canción una excusa electrónica para tocar nuestros latidos del corazón. Esta propuesta es como volar, poco a poco, en un intenso viaje hacia lugares desconocidos, es una definición clarísima de volver a empezar sin miedo al peligro, con toda la valentía y seguridad, dejando de lado las prohibiciones y dándole con todo a las cosas por descubrir.

Disappearing, Dream Reporter (Gran Bretaña)

Disappearing nos encanta por una razón: empieza con todos sus juguetes. La propuesta británica de la banda Dream Reporter no se guarda nada desde el primer segundo, es como esa explosión emocional antes de escapar de un lugar que te tiene ahogado por tantos problemas, representa toda esa adrenalina de nuestra juventud cuando necesitamos crecer e irnos de casa o de una relación tóxica, de desaparecer para volvernos a encontrar. Esa furia se siente y no podemos negarla, es oro en forma de canción.

Mesmerize, Sense Of May (Latvia)

Mesmerize va directamente a nuestras fibras más densas del cuerpo humano. Su intensión de ser una canción acústica, con pocos elementos de composición, logran que se convierta en una canción muy dinámica, capaz de meterse en el espíritu de quien la escuche. Esta propuesta se desarrolla de tal forma que uno puede asociar su forma de ser a una especie de viaje para crecer de forma personal, desde la poca seguridad del inicio a toda la explosión emocional en mitad de canción. Es un resumen de nuestra memoria y como ella nos ayuda a crecer sin mirar atrás tan seguido.

Intergalactic Interlude, KID TRAVIS (Estados Unidos)

Kid Travis nos trae Interlude Intergalactic, bajo el ofrecimiento que nos meteremos en un universo R&B, con esa pureza oscura que este músico estadounidense nos tiene acostumbrados. El músico norteamericano crea esta canción con un aire intenso por llevarnos a lugares poco comunes, con historias pesadas y que suenan a peligro como a pasión. Kid Travis no necesita más que difusión para que empiece a ser una súper estrella del género, y esto no es pura palabra, en serio que podría lograrlo.

Into You, Limes & Cherries (Estados Unidos)

Into You llega como la última propuesta de la estadounidense Limes & Cherries, quien debate su propuesta en una sensualidad declarada en el inicio de su canción, con esta onda R&B bien pegada en su cara. La propuesta norteamericana sabe como evolucionar poco a poco, sin miras atrás, con una seguridad envidiable en su vocalista, siendo esta capaz de movernos toda la sensualidad en poco segundos, sin culpa a perder nuestra vergüenza en cada paso que echamos con la otra persona. Pasión y romance, ¿qué más queremos?

M87, Roman Candles (Estados Unidos)

M87, de Roman Candles, llega como una canción un poco oscura, como si su independencia surgiera de una especie de maldad, que se describe en el color claroscuro de su propuesta, la que se llena de una composición rock bastante fuerte, con un guiño claro al garaje rock, llevándose también varias influencias de bandas de rock como Arctic Monkeys, destacando su música en su propio estilo, sin la necesidad de experimentar tanto, llegando a su clímax con los instrumentos de viento en la propuesta, llevando un largo rato convenciéndonos de que valen la pena y nos pueden acompañar en largos viajes de carretera hacia destinos que siempre desconoceremos.