DESCUBRIMIENTOS MUSICALES DEL UNDER MUNDIAL #9

Recomendaciones Musicales

Nuevos descubrimientos musicales para que disfrutes tu mitad de semana con música que nunca pensaste encontrar.

Drifter Song, Drunksouls (Francia)

Desde Francia nos llega Drifter Song, de la banda Drunksouls, con una propuesta tan ligera como caer del cielo en paracaídas. Su oferta funk-reggae nos transporta automáticamente a la playa y la frescura del viento, tiene ese misterio europeo en la voz de los cantantes que se mezcla muy bien con la sonoridad de caribe. Ambos detalles crean una mezcla entre urbanidad y un universo salvaje. Es música para bailar a lo loco, sin nada en nuestro torso que nos cubra, con pura desnudez.

Soy Caribe, Caribe Groove (Estados Unidos)

Más que Caribe, esta canción explica todo lo que es Latinoamerica. Soy Caribe es una canción con un ritmo tan pegajoso que nos invita a conocer nuestras raíces musicales, con este latin rock lleno de bailes pegadizos, con una energía explosiva a cada instante, logrando que quien esté lejos de su país se sienta en él con esta canción. Caribe Groove son los responsables de que esta canción se meta en nuestras venas y se dispare desde el primer segundo a nuestras hormonas bailables.

Beautiful Day, Frankie TIllo (Estados Unidos)

Beautiful Day es la última canción de Frankie TIllo, que necesita un riff de guitarra y algunas notas para convencernos con su post punk inicial, que quizá suena un poco a jazz cuando incluye percusión. La banda tiene un sonido particular de garaje rock que la puede transportar a un misterio bastante oscuro en su ejecución. Es una canción para expresar la oscuridad dentro de un hermoso día. Es toda una contradicción, pero es lo que nos convence en tratar de explicar de qué carajos nos está hablando. Nosotros decimos que de la oscuridad en los días más hermosos, ¿ustedes?

Gaya, Phil Proietti (Italia)

Gaya es la última canción del italiano Phil Proietti, una canción de discoteca bajo el sello Posh Boy Music, con un neo-soul que se debate en la sensualidad de su composición, permitiendo un sueño musical dentro de toda la canción, como si estuviéramos en una discoteca hasta la madrugada. Tiene momentos dramáticos y lentos, los que se mezclan y crean equilibrio con aquellos instante de frenética energía dentro de todo lo que están proponiendo.

In the end, Maddisun (Canadá)

In The End es la última canción de la canadiense Maddisun, quien le apuesta de lleno al reggae, con una fuerza poco natural que sienta sus bases en la voz de la americana. Es una canción engañosa, porque al momento menos pensado te ataca y recibe toda la energía posible en su ejecución. Nos encanta esa unión del primer género con otros como rock y soul, proponiendo un proyecto más variado de lo normal, con mucha intensidad y sensualidad en las notas lentas propuestas.

No Why, Filip Karol (España)

Filip Karol llega desde España con los ojos bien puestos en su siguiente álbum, lo hace con No Why. Esta canción, bajo el sello Movie Studio 63, trasciende con la naturaleza de una canción folk, llegando al pop bajo un beat de batería que le pone ritmo a la canción, transformando el proceso musical en una verdadera joya con la voz gruesa del cantante, la que se eleva con bastante desarrollo musical, siempre llegando a la notas debidas y poniendo todo en el asador, metiendo todas sus emociones en la canción, a tal nivel que podemos entender lo que estamos escuchando.

Ghost of Saturday Night, Boy Blue ft. Jaret Reddick (Estados Unidos)

Una guitarra al inicio y ¡wala! La banda estadounidense Boy Blue nos trar Ghost of Saturday Night, una propuesta que nos cuenta sobre los demonios de una gran fiesta pasada, pero sin el mal rato de una jaqueca, sino con la energía de sobrevivir a pesar del dolor de haberse divertido. La banda americana crea una canción muy divertida, con una fuerza musical envidiable, con la formación de una banda adolescente y sin ningún error fulminante. Es todo lo que muchos jóvenes hubiesen querido hacer en su adolescencia: una gran banda de rock que hable sobre sus fiestas.

City in the Summer, Nigel Planer (Gran Bretaña)

City in the Summer es la última canción del británico Nigel Planer. Esta propuesta inicia como una canción que escucharías en una cena romántica, con una trascendencia sonora que toma valor en el piano y la elegancia de la voz del cantante, que apela por sonar a intimidad con quienes lo escuchan, como si fuera esta canción que usas en una previa con el amor de tu vida, para hacer el amor después de una gran noche de amor y pasión por la ciudad del calor.

Harry / New Song, Loveseat Pete (Estados Unidos)

Harry/New Song es de esas canciones que temes desde el inicio, ¿entienden? Como que nunca sabes que pueden ofrecer con esa previa tan enigmática. Pues Loveseat Pete lo sabe manejar y, de hecho, nos sorprende en lo que resta de canción. Es una propuesta con el rock en sus venas, con sonoridades garaje que las sentimos tan nuestras, tan adolescentes, tan honestas. La banda sorprende con los pequeños solos de guitarra dentro de la composición, que sirven como base para que la canción que tome todo el valor y seduzca desde el segundo uno. Es de esas canciones que te meten en el pasado con furia para que en el futuro puedas destrozar todo.

Home, Dario Distasi (Italia)

Home es la última canción del italiano Dario Distasi, una propuesta que podríamos decir que se divide en una propuesta de autor y una búsqueda incesante por demostrar que el rock está en su persona desde hace tanto y no se va a ir. Es una propuesta que va de menos a más, no para nunca y se convierte en una oportunidad digerible para consumir música de trance. Es esa excusa para escuchar en tu auto o bicicleta mientras cruzas toda una ciudad para llegar a la paz de tu casa. Es emoción por encontrarte con quien amas o el lugar que amas.

Fenwick’s Art of Dying, Bobby T. Lewis (Estados Unidos)

Bobby T. Lewis trae desde Estados Unidos Fenwick’s Art of Dying, una canción que nos recuerda enormemente a Daniel Johnston. El motivo es como la voz en esta propuesta toma un valor de eco y de primer instrumento, de forma que los demás instrumentos se disponen como una base sencilla de propuesta, que adornan con bastante delicadeza lo que resta de canción. Es algo para pensar bastante en soledad, como la música de Daniel, sólo que en el caso de Bobby la grabación es 10/10

This Love, Kolourr (Canadá)

This Love llega desde Canadá con Kolourr, una canción brevísima pero bastante recursiva, con mucha energía desde el primer minuto. El canadiense crea esta canción desde su habitación, con una evolución musical que siempre va en una misma línea de energía explosiva, capaz de llegar a lo más lejos de sus primeras aspiraciones sonoras dentro de la canción. No decepciona nunca, siempre deja la vara alta, incluso en el ritmo sincopado del final.

La La Love Me, Lola Lennox (Gran Bretaña)

La La Love Me, de la británica Lola Lennox, es una canción que podría sonar, fácilmente, en grandes estadios. Tiene toda esta onda de mover al público en masas, de transmitir la energía con poquísimas composiciones. La artista europea crea una canción bastante catchy, con un timón lírico que divide a su canción en un coro pegadizo y otro en el que nos habla directamente. Es una previa constante y una explosión esporádica, dos detalles que le hacen una canción de pop para escuchar cuando estás muy triste.

Push Me To The Edge, Ólah Bliss y Kid Bookie (Gran Bretaña)

Push Me To The Edge es la última canción de ÓLAH BLISS y Kid Bokkie, dos artistas británicos que disponen crear una propuesta llena de una dirección impresionante hacia el hip-hop y su unión con la electrónica. La banda logra meternos en una ciudad bastante oscura, como si todo fuera un baile en los lugares más under de una ciudad que parece dormida. Es una buena unión, con bastante química musical, capaz de llegar a nosotros con mucha pasión en su propuesta y la composición de ambos músicos.

Stymie, Perfect Blue Sky (Gran Bretaña)

Imposible no pensar en Nirvana. Stymie, de la banda británica Perfect Blue Sky, es una canción llena de un desarrollo teatral con mucha intensidad, como si fuera un viaje directo a nuestras venas, decidido a que creemos un universo de miedo y ensueño, casi parecido a los de Twin Peaks, locuaz y narrativo. La banda logra crear todo un soundtrack que camina entre el miedo y misterio, llegando de pronto a todas nuestras entrañas con un miedo total, pero de aquellos que quieres escuchar hasta el límite.

Secondhand Smoke, Boy Blue (Estados Unidos)

Secondhand Smoke es otra canción de Boy Blue, que podemos decir sin miedo que se ha convertido en nuestra banda favorita. La banda estadounidense cumple una característica única a la hora de meterse en nuestra cabeza: su rock se siente honesto. Es una banda que sabe muy bien como compaginar toda su energía dentro del escenario. Boy Blue se mete en nuestra memoria como esa banda adolescente que sabe muy bien como convencernos para ser una banda como mucha personalidad, que sirve para que podamos identificarnos con ella.

Situational, Stretched (Estados Unidos)

Situational nos mete de lleno en la canción, sin una previa. VA DIRECTAMENTE. Stretched son los responsables de esta canción, dirigida a una creación post-punk y de rock alternativo, capaz de desarrollarse con muchísima intensidad alrededor de esta banda, impresionando sus relatos como una banda decidida y con la energía de un proyecto joven, capaz de elevar toda su composición a una propuesta que nos genere empatía. Es corta pero intensa, para romper las cabezas en una noche de fiesta en un bar de punk.

Lucky People, The Richmond District (Estados Unidos)

Uy, ese ritmo de guitarras nos convence a cualquiera. La banda estadounidense inicia con una especie de ritmo americano capaz de llegar a todos de manera ecléctica, sin necesidades de explosiones sonoras tan graves. Se llama Lucy People y es la última creación de The Richmond District, una propuesta que viaja entre la oscuridad de una canción lineal y varios beats en la percusión que le dan ese toque de armonía bailable que el pop necesita y luego se combina con el rock para destruirse.

Don Avignion, Hagiga (Israel)

Pura elegancia y jazz para tener una cita romántica y alocada con tu pareja. Hagiga trae desde Israel a Don Avignion, una canción de cinco minutos que sirve de jam entre varios artistas para llegar a un resultado de paz y pasión con instrumentos de viento y percusión volando por todo lado. La propuesta se divierte consigo mismo y llena el campo para desafiarse a sí misma en cada etapa musical, que supera a cada una en masa y estilo.

Amygdala, SweetCell (Australia)

Una canción que parece escucharse desde un tubo espacial. Así se describe Amygdala, la propuesta australiana de SweetCell, que se impulsa de una base de guitarra folk con un detalle en toda la propuesta que le apuesta al término psicodélico, llevando siempre el formato acústico como primera herramienta para llegar más lejos de lo posible con pocos instrumentos. Una canción para la lluvia, guárdense eso.

Joy, AC Berkheimer (Países Bajos)

Así deberían iniciar todas las canciones de rock o punk contemporáneo, con ese sonido a fábrica futurista, donde los robots parecen destruir el planeta con sus armas de ese presente. Joy es una canción destructiva, con una voz impresionante, que puede narrar fácilmente el fin del mundo. La banda AC Berkheimer sabe muy bien como crear una lluvia de sensaciones con bastante fuerza instrumental, dura y madura, con el infierno en sus notas. Escuchen esta canción, por favor.

Hailey, WRENN (Estados Unidos)

Pop para quienes necesitan echar sus lágrimas afuera, eso es Hailey de la estadounidense WRENN. Esta es una canción con bastante dolor en la propuesta. Como ese dolor tras terminar con alguien, suena con la melancolía de un gran abandono. La artista estadounidense sabe muy bien como llegar a la fibras sensibles, donde el dolor corresponden a mucho de esta canción, permitiéndonos descubrir una especie de intimidad muy sensible en la ejecución de la canción.

Can You Wake Me Up, Moretime (Alemania)

Para Moretime no es necesario poner sobre la cama poco instrumentos para hacernos sentir. La banda alemana crea una canción con detalles muy sencillos pero dolorosos, como si fuera una canción que describe de lleno ese destructivo placer por levantarnos un día más con ganas de vivir. Can You Make Up es una excusa para ser la primera canción que escuches después de abrir los ojos cada mañana.

Eddie The Rat, Rik L rIK (Estados Unidos)

Oscura y pasmosa. Rik L Rik trae desde Estados Unidos, mediante Posh Boy Music, a Eddie The Rat, una canción que lleva a quien lo escuche a los sonidos del pasado, incluyendo en su composición una guitarra destartalada que describe el dolor en toda la canción, junto a una voz impresionante para este tipo de canciones que tocan lo orquestar y sacro al mismo tiempo.

Knew You, Trent Tonet (Estados Unidos)

Knew You inicia con este rasgueo de guitarra particular de las caricias, como si fuera una canción que nos trata con mucho cariño y cuidado. Trent Toney nos trae esta canción del estadounidense, con una fuerza motivacional llena de elementos sonoros que despiertan todo. No es necesaria una percusión que explota, con la voz del cantante y el halo de reflexión en toda la canción que la guitarra y piano se logra un ambiente de cambio bastante íntimo y personal.

Meant For, Amaru Cloud ft. G Herbo (Estados Unidos)

Hip-Hop para quienes buscan adueñarse de la calle. Meant For, de Aamaru Cloud y G Herbo, es una canción llena de estilo de calle, como si nos describieran con bastante conocimiento de que trata lo que describen. Los estadounidenses logran, mediante el beat, una propuesta directa y sin vueltas, quiere sonar a poder donde suene y lo logra. Las barras logran llegar a nuestros oídos con la seguridad correcta, intensos y sin pausas.

Hasta los huesos, George Calendar (México)

Desde nuestro hermano país mexicano llega George Calendar, con Hasta los Huesos, una canción que desde el inicio nos mete en un mundo musical bastante sintético, con esta onda de sensualidad bien marcada en su propuesta, con sintetizadores experimentales, capaces de atravesar sonidos graves y agudos en pocos segundos, incluyendo a ello una voz pesada dentro de la canción, única de este tipo de propuestas, que no es siempre la mejor voz pero se adecua bien a lo que desea proponer.

Never Quit On Your Dreams, Big Bailey, Rosa Jéan y Cato THE King (Estados Unidos)

Never Quit On Your Dreams se mete en nuestra cabeza como una canción poderosa enre el hip-hop y un suave tono blues, en forma que busca que todo lo que soñemos lo logremos en nuestra vida real. Es una propuesta que nos devuelve la fe, como una conversación con alguien que te quiere dar un consejo. Se mueve y se siente libre. Es una canción para pensar en nuevos comienzos que nos ayuden a cumplir nuestro sueños siempre.

It’s Alive!, TOLEDO (Estados Unidos)

De nuevo recibimos a la banda estadounidense TOLEDO. Esta vez la banda llega con It’s Alive!, una canción que lleva un inicio bastante tranquilo como propuesta lo-fi, capaz de meterse en nuestras sábanas mientras soñamos. Se vale de una base de guitarra sin mucho trabajo pero con bastante originalidad para servir de composición junto a las notas de piano y detalles de golpes suaves a lo que parecen ser campanas. La canción es emotiva y relajante. Eso que buscamos para pasar solos sin sentirnos tristes.

Right By My Side, the bellow & the whale (Estados Unidos)

Right By My Side es una de las dos propuestas que the bellow & the whale nos traen hoy. La banda estadounidense nos recuerda un poco a Whitney Houston, por esa voz impresionante que maneja todo alrededor de la canción. La propuesta se vale mucho de los coros y la voz principal, capaz de llenarse de emociones para tocarnos el corazón sin guantes, con la intensidad de una voz para creer en la profundidad de nuestros más densos sentimientos.

My Grave, the bellow & the whale (Estados Unidos)

La segunda canción que nos trae the bellow & the whale, desde Estados Unidos, es My Grave. La banda es capaz en esta canción de identificarse con canciones de folk americano, con ese radar en las guitarras que funcionan como base para tocarnos los pies a cabeza, sentando la idea de los instrumentos de cuerda como soundtrack para estar solos en una fiesta que parece haber terminado. Es la soledad entre tantos amigos, es como la felicidad de estar acompañado sin la necesidad de abrazos a cada rato.

Acoustmas (Oh My Dear), MoAnanda (Estados Unidos)

Desde Estados Unidos MoAnanda nos trae Acoustmas (Oh My Dear), una canción particular, que mezcla el tono navideño con la onda acústica, llevando las emociones a un lugar particular, en el que sentimos ese minimalismo de las canciones como un abrazo de alguien que queremos. Quizá la mezcla de estos detalles logran que la canción explique muy bien lo que son las fiestas de navidad este 2020, con ese regalo pandémico que expresa el valor por abrazarnos con cuidado, como esta canción acústica que es sensible, directa y como una caricia entre personas que se aman.

Not Dead Yet, Devora (Estados Unidos)

Devora llega con Not Dead Yet, una canción particular, directa hacia la sensualidad y peligro de una persona que lucha contra sus demonios. La canción tiene un elemento que nos rompe todas las expectativas y sorprende de sobremanera: la voz. Que calidad de elemento, como para ponerle 10/10 a esta canción, la cual impulsa un poder ascendente, con un pop que se transforma en rock de un momento a otro, con toda la seguridad de una canción sin candados, tan libre como sus solos.

Super Bad Mantra, JAWNY (Estados Unidos)

Esta canción tiene una combinación extraña entre gritos rock y un hip-hop lleno de un placer intenso, con el peligro en cada raíz musical que proponen. Es bastante ligera y directa, rítmica y con todo por delante. Es de esas canciones con las que te ríes pero también te sientes en el paraíso por lo relajante que son. Es una excusa para gozarte de la vida con tu amigo o amiga del alma.

Time Machine, Tarang Joseph (India)

Desde la India llega Tarang Joseph, como la canción Time Machine, una propuesta que nos hace repensar varias cosas, entre ellas el poder del tiempo y como no podemos reconocer tan claramente el paso de sus días. Es una propuesta que nos pone bastante nostálgicos, aplacando su valor a escuchar el pasado como algo que no puede volver mediante instrumentos que describen a la perfección un placer directo de sentirse parte del tiempo y todo eso que nos mantiene vivos para estar conscientes de él.

Beyond the Woods, Be Kind (Australia)

Beyond the Woods podría ser una canción desordenada si nos fijamos en su beat de percusión, que parece no tener un orden claro, pero creemos que se asemeja con bastante paciencia al ritmo base, en el que la voz simula una ingenuidad de niños que descubren en la voz su mejor elemento musical. Es como esa canción infantil que busca descubrir que puede llegar a tomar de nosotros para impulsar todo el valor musical que tiene esta canción.

Never (Acústico), Steve Michels (Estados Unidos)

Never en su formato acústico es una canción para agarrarse de la mano con quien nunca quieres olvidar. El proyecto del estadounidense Steve Michels se debe mucho a este tipo de canciones, que le ponen en una posición en la que sus mejores propuestas son las sencillas. El americano sabe muy bien lo que hace con estas vibras pop, donde queda encasillado en un silencio para nada incómodo en muchas partes de la canción, descifrando a muchas de ellas como un impresionante paso entre la paz y emoción de escuchar una guitarra sensible con una voz que siempre pide más, con furia.

Not Me, T. Lopea (Australia)

Not Me se apega al rock para meterse en nuestros playlist, es una canción con mucha seguridad en sus guitarras, que describen bastante el valor por destruirse con la voz, que sirve de aliciente para momentos calmados, donde necesitas esperar con nuestras cabezas para luego destruir todo a nuestro camino. La banda logra conseguir algo necesario en bandas de rock: ritmo y ganas. Dos elementos que los australianos logran sin pretensión alguna,

The Night, Little Green (Australia)

The Night, de los australianos Little Green, le piden bastante al folk y un poco al lo-fi. La banda sabe muy bien como agregarse al símbolo mediático del pop melódico y sentimental, de ese que se llena la nostalgia en cada nota para participar de lleno entre su ejecución. El hecho de Little Green es que agregan instrumentos de viento que le dan un toque elegante de música erótica o solitaria, necesaria para poner nuestras emociones a su disposición.

Night Stuff, Nick de la Hoyde (Australia)

Night Stuff, de Nick de la Hoyde, llega con un inicio totalmente seductor, con teclados que no le niegan nada al valor único de los sintetizadores, creciendo en la propia canción con elementos de rock que se basan en la batería y demás synths que nos transportan a un universo espacial, como si estuviésemos en un viaje que nos pide mucha atención para quienes lo necesitan. Es hora de irse al espacio, de sentir lo que no entendemos, eso nos impulsa a sentir esta canción.

What You Aren’t Telling Me, BLIGH (Australia)

Como banda adolescente de pop rock, así sentimos a BLIGH, una banda australiana que impulsa desde el rock clásico en sus guitarras hasta elementos sonoros que le piden de lleno bastante atención a los sintetizadores de base. Es una canción que se muestra con emociones encontradas a cada segundo, que la voz nos lleva a interpretarnos con ellos, en un movimiento directo de gritos y ruegos que luego terminarán significando una búsqueda por escapar de todos los problemas, eso es What You Aren’t Telling Me.

Streets, Suad (Finlandia)

Suad llega desde Finlandia con Streets, una canción que rememora terribles momentos de una vida pero incita a que tengamos esperanza de que vamos a salir de esos momentos. Es una canción que tiene una previa de piano en la base, la que nos prepara de a poco para llevarnos de lejos a tocar el cielo de un nuevo comenzar. La finlandesa atrae en esta canción una serie de emociones encontradas, que podríamos describir en un intenso viaje entre problemas y el encuentro con soluciones al final del túnel.

Paris Vibes, Iri Antler (Alemania)

Paris Vibes, de la alemana Iri Antler, es una canción que trasciende entre el folk y las fiestas navideñas, aunque no declara que fue hecha para eso, la banda europea se confía de indie para hacer una canción que nos devuelva la paz entre tanto caos, basados en la imperiosa tarea de conseguir un ritmo emotivo y directo.

Adeste Fideles, Andrea Sertori (Italia)

Andrea Sertori nos explica en una canción instrumental la navidad y todos sus momentos tristes a partir de una propuesta que va entre lo orquestal y tecnológico, llena de fuerza musical que interpreta un himno de esta época de unión. Es una gran combinación sonora entre lo sintético y tradicional, sabe como hacer una gran canción.

I won’t change my mind, Remington super 60 (Noruega)

Música para devolvernos todo el amor que perdimos en pasadas relaciones. Así podríamos describir a I Won’t Change My Mind, una canción en forma dream pop que puede explicar con rapidez toda esa esperanza que nos queda después de un gran rompimiento. Es de esas canciones que te entregan un nuevo comienzo sin depender de nadie más que de una propia persona: tú mismo.

Grapefruit Diet, Elliston (Canadá)

Grapefruit Diet del canadiense Elliston es una canción que sabe mezclar ambos detalles de expresión, entre el ritmo urbano y el indie, con dos voces que se complementan bajo un indie pop bastante alternativo, bien cuadrado para participar con mucha paciencia en cada nota, las cuales se desarrollan con bastante seguridad para llegar a sonar a melodía intensa.

Wild Times, Nugae (Alemania)

Wild Times, de Nugae, trae una canción llena de oscuridad en la propuesta. La banda alemana se lleva muy bien de lo que propone, sin paz por intervenir en experimentaciones punk, las que se elevan a nuevos niveles de introspección musical, elevando el dato de una banda que viaja de arriba a abajo en diferentes etapas de sonoridades, con mucha personalidad en su propuesta.

When You Were Young, A Crystal Clear Moment (Suecia)

Con sintetizadores como base propia, así se desarrolla When You Were Young, de la banda sueca A Crystal Clear Moment, una banda que apela con bastante seguridad a sonidos ochenteros para crear sus composiciones, un detalle a tomar en cuenta en sus canciones es la impresionante seguridad en los sintetizadores para crear toda una estructura musical que afronta el poder de una canción electrónica y disco, con el ritmo ascendente hacia nuevas involucraciones como sonido contemporáneo.

Life, Sweet Life, Youth Gone Mad (Estados Unidos)

Life, Sweet Life llega bajo el sello de Posh Boy Music para llevarnos al pasado y que no lo olvidemos en el futuro. Youth Gone Mad, desde Estados Unidos, es la canción a tomar partido en esta propuesta, bajo un sello de rock punk que se vale mucho de una alianza femenina para echar todo el poder en las voces y las guitarras destructivas para empezar un nuevo comienzo rockero a partir de ellas.

Imprint, Wilder Gray (Suecia)

Desde Suecia nos llega una banda con bastante cuidado en los primeros segundos de ejecución. Wilder Gray llega con Imprint, una canción poderosa para quienes se despegan de todo ese valor musical de la experimentación y aún ven un poder directo en las organizaciones tradicionales de la música. Wilder hace de una canción la excusa perfecta para quedarnos un domingo en nuestra habitación preparando todo el ambiente para tener un momento a solas con nosotros mismos y reflexionar.

Counting Down The Suns, EX EN PROVENCE (Gran Bretaña)

Counting Down The Suns, de los británicos EX EN PROVENCE, se convierte en una canción que evoluciona entre lo adolescente a lo maduro, con un indie pop que le apuesta a una voz calmada ante toda la fuerza de los instrumentos, dándole ese detalle de desinterés adolescente pero con una responsabilidad muy marcada en la ejecución de los instrumentos.

By My Side, Craig Irving (Gran Bretaña)

Una canción para viajar en una ruta solitaria. Así podríamos describir a By My Side, del británico Craig Irving, como una canción que te acompaña en soledad para después apostar nuestras monedas por encontrarnos con alguien más en nuestro camino. El artista británico compone una fuerza musical directa, sin mucha magia en el camino, al contrario, su naturalidad le da un valor directo de canción, la cual acude a ser fascinante para quienes buscan una propuesta muy emotiva.

LAST TIME FOREVER, The Islas (Gran Bretaña)

Como un grito al vacío en medio del apocalipsis. Así podemos describir a LAST TIME FOREVER, la canción de los británicos THE ISLAS, una banda que trasciende con especial cuidado sobre su propuesta, llenándose de mucho potencial eléctrico en las guitarras y la voz, que simula una soledad soportable, como de alguien que viaja de a poco entre lo imposible y el caos. Es de esas canciones que escuchas para volver al campo de lo natural en nuestra música.

This Party Sucks, Brixton Alley (Australia)

Rock para romper cabezas. Eso es Brixton Alley en la última canción que estrenaron: This Party Sucks. La banda australiana se compromete a tener una influencia clara de Arctic Monkeys, pero se desprende de esa herencia mientras avanza la canción, porque tiene un ritmo seguro de llevar lo alternativo a lugares más intensos y directos para golpearnos nuestros cuerpos entre todos y admirar el rock de estos australianos.

New Classic, Night Without Cars (Estados Unidos)

New Classic es como una película coming age, se siente la adolescencia y la rebeldía en toda su canción, es como una excusa para repensar estos nuevos tiempos y ponerse de acuerdo con todo lo que sucede en los 20’s. Night Without Cars llega desde Estados Unidos con bastante furia, llevándose un detalle de ondas en su canción muy envidiable, con toda la energía de una agrupación que sabe que lo genial de la música está en los detalles psicodélicos de voz y solos de guitarra.

Boyshit, Madison Beer (Estados Unidos)

Cuando necesitas pasión en tu vida, escucha BOYSHIT, una canción con bastante poder en su canción, capaz de meternos en una historia de traición, llevándonos a un campo sonoro en que desarrollamos nuestra seguridad propia con los ritmos pesados de Madison Beer en esta canción. La estadounidense sabe bien que hacer para convencernos y cumplir con una propuesta intensa e interesante.

Last Light, Fiona Brice (Gran Bretaña)

Last Light, de Fiona Brice, nos llega como un baldazo de agua fría. La cantante británica trae una propuesta bastante personal en su canción, llena de partidos musicales que la elevan con su voz en un camino muy desarrollado en cuanto a instrumentación. Es de esas canciones que las escucharías en el borde la soledad o en el clímax del amor a alguien, porque representa las últimas luces de alguien cuando todo parece perdido.

Hoje, Vinicius Souza (Brasil)

Desde el inicio la banda traduce una influencia folk, casi bossa nova, capaz de llevar a su desarrollo una canción con muchísima elegancia a su paso. Es de esas propuestas que parece llegar con muchos ritmos tradicionales pero después se combinan muy bien con los detalles electrónicos. Hoje es una excusa para querer viajar a Brasil y nunca volver. Es que verán, Brasil tiene una cultura musical tan exquisita que parece que Vinicius Souza lo entendió completamente y por eso lo deja aquí con nosotros con esta canción.

Chemical Change, Longfriend Timefriend (Estados Unidos)

Con suavidad y tacto. La última canción de Longfriend Timefriend es una canción para escuchar en el ocaso de cualquier momento de nuestras vidas. Es un llamado a los regresos de nuestra luz dentro de toda la oscuridad, de los cambios y los finales. Chemical Change sabe muy bien como trabajarse a sí misma, se divide en un gran proceso musical, lleno de momentos lentos y sublimes, partidarios del folk punk en todo su desarrollo musical. Una canción hermosa y bien trabajada, sin duda.