Todo lo que necesitas está en estas recomendaciones musicales de jueves

Recomendaciones Musicales

Un día nuevo significa música nueva. Te traemos una entrega renovada de música que hemos descubierto esta semana. Disfruta la variedad y quédate atento a próximas recomendaciones.

Warp Speed Suzie, Tommy Newport (Estados Unidos)

Tommy Newport crea en esta canción un dulce bastante digerible, de esos que te invitan a sentirte en consonancia con el beat. El caso de Warp Speed Suzie es atractivo por su latente evolución a sonar cada vez más como una canción pop que su única motivación se concluye en que puede ser algo disco. Es un pop para sentirse fresco y amante de sí mismo, es música para agradecer que viene el viernes de fiesta.

Seed a Joy, Marc Scibilia y Brian Fallon (Estados Unidos)

Con un folk declarado y como una propuesta de autor, Seed of Joy pertenece al grupo de canciones que uno escucha cuando está es una época de transición en su vida. Marca momentos y se siente. Las únicas herramientas para componer han sido las voces de las colaboraciones y una esporádica aparición del piano y siempre una guitarra que acompaña como base de esta charla con la agrupación. Sin duda es una canción que avanza con seguridad hasta en el minuto dos tomar un camino más atrevido y movido, con la fuerza de un indie rock.

Send me a feeling, AO GRYVE (Estados Unidos)

AO GRYVE nos lleva a universos que hemos encontrado en artistas como Sufjan Stevens o las canciones más íntimas de Queen. Abre en su canción una puerta hacia la discreción y la emoción, es íntima y abierta. Tiene una fuerza que no le debe nada a nadie y eso podemos apreciar en la voz impresionante del cantante, como un intenso poder para llevar la canción de menos a más, con todos los elementos que consigue, como son el piano en su primera mano de ataque. Sin duda una canción para sorprenderse.

clockwise, thomTide (Estados Unidos)

clockwise es una representación bastante instantánea del indie emo, con una canción que va tomando una fuerza bastante depresiva en su explosión como propuesta y luego termina abruptamente, como un interludio que expresa la consejería de los profesores, sus valores y su presencia a través de nuestras vidas. Una canción para adornar un álbum conceptual, sin duda.

Some Kinda Mood, Mort City (Estados Unidos)

Ahora nos ponemos más indie-clásicos. Aunque la voz no es del todo increíble, cabe recalcar la estructura musical a la que se aferra Mort City, con una propuesta que toca el garaje rock con pinzas y el pop con esperanza. Quiere, casi lo logra pero lo intenta. La banda estadounidense crea una canción veloz y sin muchas pretensiones, es como esa canción que abriría un concierto o estaría en la mitad del mismo, como buscando la transición hacia un nuevo ambiente dentro del evento.

Alone, Nghtfall (Canadá)

Dulce, vibrante y acogedor. Así suena Alone, como grandes canciones del pop contemporáneo. Suena a adolescencia y todas esas quejas que estar solos nos provoca crear arte. La banda canadiense logra crear una canción con sumo interés, bien basada en su intensa sonoridad de baterías acompañantes y un riff de guitarra inicial que luego tomará el suficiente protagonismo en la cinta musical para provocar que la canción se convierta en un verdadero motivo para expresar nuestra soledad en forma de superación musical.

Back to Rest, Elias & The Wizzkids (Suecia)

Esta canción es “un abrazo”, así cuentan los suecos Elias & The Wizzkids. Y la verdad es que sí, no mienten. La banda europea crea a partir de instrumentos de cuerdas y acordes de piano una canción que parece sacada de un momento bastante íntimo de la banda. Sí, suena a abrazo por esa voz de diálogo que el cantante impulsa en la propuesta, por esa linda sensación de estar cerca de los artistas sin la necesidad de tenerlos en vivo. Nos sentimos en la canción porque la banda lograr que pertenezcamos con su música.

The only lead, Diamond Shake (Estados Unidos)

Diamond Shake de The Only Lead es una propuesta variada entre el chamber pop y algo más melancólico que el folk. El artista americano consigue que su canción vaya en el mismo tono de su videoclip, que tiene este aire aventurero y de soledad que la novela de El Principito logró en su momento. Podríamos decir que la canción fomenta una increíble participación melancólica a través de todo su desarrollo, con un resultado que sale bien y nos mete de lleno en este viaje del protagonista.

Manifesto, Sprints (Irlanda)

Desde Dublin, Irlanda llega Sprints, una propuesta femenina de garaje rock que la rompe completamente en Manifesto, una canción que te va envolviendo según crece en su desarrollo. Empieza con la previa de ser una canción permisible pero según se topa con los instrumentos y la furia de la voz principal la canción toma un giro impresionante, incentivando la destrucción de cabezas entre quienes escuchan. Es una propuesta perfecta, con la fuerza simbólica de todo eso que el rock necesita, con solos infernales y una voz segura de todo.

Family is Wealth, Bombafiya (Estados Unidos)

Bombafiya nos entrega una propuesta muy relajada, proponiendo el reggae como instrumento de búsqueda de paz. Family is Wealth proviene de una gran familia de géneros que sólo pueden darnos esa paz que propone. Mezcla la voz de un hombre y una mujer en los coros para incentivar ese diálogo entre todos para que el mensaje positivo llegue a todos. “La familia es riqueza”, canta en casi toda la canción, porque en la familia está la fuerza y ese mensaje no muere por nada en el mundo, logra entrar, logra llegar, logra sentirse en paz.

Summer’s Gone, Aaron Taos ft. Alice Gray (Estados Unidos)

Aaron Taos se junta a Alice Gray para conseguir en Summer’s Gone una canción bastante pegajosa, como un chicle. Esta canción es eso: un chicle. Se te pega en todo momento y cuenta una gran ilusión de que se nos vaya el tiempo y nosotros estamos en las últimas con los momentos que adoramos. En este caso se va el verano y se vienen nuevas etapas. Con un beat pegajoso y unas voces hechas para el mejor pop los artistas consiguen crear una canción increíble, todo el pop que busca cualquiera.

Arco Story, Orphan Train (Estados Unidos)

Escucha la canción haciendo click aquí.

Arco Story se adentra con un beat bastante pegajoso, con una voz bastante grave y una forma clásica que nos hace pensar en los lugares más under de Estados Unidos. Oprhan Train logra en esta canción un buen intento por que el indie se vuelva más clásico y se varíe entre riffs para sonar a algo lleno de experimentaciones que llegan muy bien a nuestras caderas y causan que bailemos al son de esta gran canción, con danza, lujuria y pasión, porque eso es.

Wide Open, Charlie Grant (Gran Bretaña)

Con la delicadeza de una canción acústica, así se desarrolla esta composición de Charlie Grant. El británico crea en Wide Open una puerta interesante al mezclar lo acústico con una trama bastante folk, incluyendo en varias partes una percusión necesaria que a cualquiera le puede llegar al corazón. El músico crea y destruye, se va reinventando en su propia canción, impulsa su poder musical con la suficiente fuerza para que se sienta su expresión musical en cada etapa de la canción. Recomendable para quienes tienen un día bastante emotivo.

Patience, Benjamino (Australia)

Esta canción del australiano Benjamino es extraña, inicia con una sonoridad bastante bedroom pop pero según se van incluyendo el saxofón y la batería toma una identidad bastante rockera. Ese detalle de inclusión logra que la propuesta forme una buena identidad musical a través de su desarrollo musical. Tiene variedad y eso es lo que importa, va en un orden envidiable que puede concluir en que Patience crea un motivo para ser pacientes.

Vanilla Ice Cream, Bonnie Lola (Estados Unidos)

Iniciamos con un riff bastante rockero, que nos lleva a un mundo bastante sensual o infernal. La canción simula un increíble halo de salvajismo en su ejecución que, junto a la portada, ya nos cuenta una historia particular, entre el rock sensual y la impaciente levedad del ser. Es sexo y pasión, una canción que se inventa una historia para representar el golpe de los cuerpos en lentitud e intimidad. Eso se siente, se logra una coreografía musical con los riffs que podemos imaginar como estos cuerpos se juntan y se desnudan frente al otro.

Alien Boy 96, Sal Dulu (Irlanda)

Desde Irlanda llega Alien Boy 96, una de las últimas canciones de Sal Dulu, una agrupación que le apuesta con mucha confianza al valor de lo electrónico en su composición, como una especie de reunión de samples y elementos tecnológicos que provocan que la canción se distorsione a tal nivel que nos causa un golpe en la cabeza. La canción sigue una trama lineal en toda su ejecución, sin embargo, este se va desprendiendo cada vez más de su base original, derivando en nuevos sonidos cada vez más rotos y menos esperados. Una canción sencilla pero bien expresada.

Gold Could Be Afraid Of Us All, LA Solution Center (Canadá)

Este es el resultado de una banda indie, definitivamente. Su voz que no llega a ser increíble se impregna en el estilo de la banda de una forma bastante rota, la cual se deja descubrir según avanza la canción y en el segundo 57 es cuando encontramos el verdadero poder de la banda, con esa fuerza rock que va explotando de a poco con la voz en forma de coro y finaliza con un rap particular. Esta canción es una mezcla de todo y definirla cada vez es más complejo. Es una experimentación constante y bien lograda.

7’11, Reyna (Estados Unidos)

Muy a la onda Clairo, REYNA consigue que su homesong tenga una increíble evolución musical con pocos detalles, a lo menos de proponer una intensa llamada por la inclusión de drum machines y un spanglish tan llamativo que nos anima a escuchar más la parte en español de esta cantante. Es un indie bastante fuerte, que nos seduce con bastante pasión, lo queremos escuchar mucho más porque se pega con todo, se expresa con total libertad y baile, que son los elementos que el indie debe conseguir.

Reaso, Pretty Fair (Italia)

Pretty Far nos trae desde Italia a Reason, una canción demás misteriosa. La cantante crea en la canción un tramo musical bastante especial, mezclando lo clásico de los acordes de piano con una inserción contemporánea de la percusión que nos mete en la historia dentro de un lugar específico. Fuerte y de radio. La cantante italiana consigue seducirnos con esta canción y su misterio de transición por varios lugares en que la canción nos mueve. Es pasión.

In the night, Andrew Jahn (Canadá)

In The Night es la última propuesta musical de Andrew Jahn, desde Canadá. El cantante americano crea desde el inicio un ambiente musical con altísima sonoridad comercial, junto a un beat que lo acompaña como base para luego ir metiendo más detalles musicales, como sintetizadores y trompetas, lo que consigue que la canción sea fuerte y se lleve a todos de paso en forma de baile y propuestas interesantes, con calma y electricidad, como es la canción que Andrew crea, porque le pone drama y emoción, dos elementos importantes para conseguir una ejecución atractiva.

Warrior, Aaron Childs (Estados Unidos)

Warrior propone indie bajo la espada del buen R&B, casi llegando al soul. El artista estadounidense Aaron Childs consigue que su canción trascienda en un espacio de sensualidad único, con colores bastante claroscuros en su música, impulsando la fuerza constante de su voz y el bajo, el cual se llena de personalidad en toda la canción al ser quien maneja el motor musical de la canción. Hay todo eso que uno busca en una canción de discoteca con clase, porque ‘elegancia’ es el segundo nombre de esta canción.

Last Call, Mike Liegel (Estados Unidos)

Mike Liegel ya es un viejo conocido en nuestras reseñas. Ahora llega con Last Call, una nueva canción de su último disco, el cual mantiene este concepto musical de no bajar las revoluciones, de correr con el riesgo de sonar a pura energía, lleno de una potencia envidiable, que se va con todo desde su voz hasta la presencia eléctrica de la guitarra. El cantante estadounidense logra que toda su música tenga momento de destrucción y pasión, que llegue al punto en el que necesitamos su música para que nuestra energía destroce todo.

Back to the start, Kali (Estados Unidos)

KALI es la definición del soft-indie, la cantante estadounidense sabe muy bien como crear una propuesta indie con toda su intensidad. Se toma mucho de influencias alternativas a tal punto que se va descubriendo a sí misma. El bajo en la canción es un elemento determinante, incluyendo a ello se viene una perfecta adecuación de las baterías para después del puente musical, atravesando todos los viajes de una buena canción para expresar ese escape de la artista para volver a empezar.

Second Wave, Patrick Ames (Estados Unidos)

Patrick Ames propone en Second Wave una interesante propuesta blues, sin muchos recursos más allá de su voz en varios tonos y la guitarra junto a la percusión. El estadounidense crea una canción sencilla pero con esta característica peculiar de ser una combinación de sonidos en una onda de conversación contra quienes lo escuchen, significando su trabajo en una madurez bastante clara y expresada.

For my father, Becoming Young (Estados Unidos)

For My Father funcionó para que uno de los padres de los integrantes de Becoming Young dejen su esposa tóxica, un logro que se puede sentir cuando reproduces esta canción, porque genera un ambiente de reflexión instantáneo y particular, como ese momento en que necesitamos hablar con nosotros mismos y decirnos las verdades. Esta canción es esto, una puerta para crear un campo de respuestas en base a sonoridades de cercanía con nuestros pensamientos.

Young As the morning Dew, Jarle Skavhellen y Ciaran Lavery (Noruega y Gran Bretaña)

Jarle y Ciaran hacen una canción que desde el inicio nos transporta a un viaje sonoro bien desarrollado. Con un folk más atrevido que lo común, ambas voces se mezclan de una forma que su conexión reúne una fuerza peculiar, que va tomando verdadero impulso con la guitarra base y los pequeños golpes de drum machine a través de la canción. Es una propuesta que combina muchas cosas a la vez de forma en que todas combinan muy bien. Ese logro se siente y podemos escucharlo en forma de música.

Insatiable, Xandor y Katie DiCicco (Estados Unidos)

Desde el primer segundo Insatiable es una propuesta sensual, de esas canciones que, junto a su videoclip, crean una increíble forma artística, entre coreografía y beats pegajosos. La cantante estadounidense crea con Katie DiCicco una impresionante simulación del juego previo antes de hacer el amor. Hay orden y lujuria, todos los elementos para concluir con que esta canción es completamente sensual, de inicio a fin.

West Coast, DVBBS y Quinn XCII (Canadá y Estados Unidos)

West Coast pertenece a ese tipo de canciones que sólo las disfrutaríamos con toda el alma en una fiesta en la playa. La canción de los americanos DVBBS y Quinn XCII se mete en la piel de quienes lo escuchan con un punch en la parte del “west coast” cantado que consiguen desafiar la intranquilidad del pop y, junto al EDM, se suman a la fuerza de una canción de festival para bailarlo con poca ropa y mucha energía.

Drinking Bear, Steiner’s Club y Khaino (Estados Unidos e Italia)

Drinking Bear tiene todo para ser una banda de rock sudamericana, lleva esa fuerza desde el corazón de sus guitarras hasta el bajo que electriza todo. La banda es una propuesta que se impresiona con su fortaleza musical, está llena de una capacidad rockera tan fuerte que escucharla pocos segundos ya te mete en la cabeza la idea participar en un mosh. Sin duda esta canción nos lleva a destripar nuestro cuerpo al son de estos osos, que cada vez que avanza la canción: nos destruye.

Every Day is a Holiday, Dope Lemon (Australia)

Dope Lemon sabe muy bien lo que hace, se mueve con sus propias ondas musicales, en un espacio musical que se apega mucho a la tranquilidad de sus beats, basándose de a poco en la paz de una resaca y la meditación. Esta banda australiana le apuesta mucho a ese indie electrónico que busca en el spoken word encontrar las respuestas de una canción que siempre quiere la evolución. Es suave y para una noche posterior a una fiesta, se calma y se va, se mueve y se siente.

Can’t Go Home Right Now, Kayls (Estados Unidos)

Kayls rompe todo con su última canción. La cantante estadounidense se pone muy política con esta propuesta de indietrónica, se siente la furia con que la interpreta, con golpes muy fuertes en los bajos de la canción, como balas ante la autoridad. La canción trasciende bastante por su impulso emocional y hace de las suyas a cada instante, llenándonos de razones para escucharla con la coyuntura en la cabeza, para sentir la misma furia que su composición musical, la cual no decepciona y también nos pone furiosos.

Sitcoms with a sick mom, Pinguin Mofex (Estados Unidos)

Imposible no emocionarse con esta canción y todo el espectáculo emocional que logra crear en su desarrollo. Pinguin Mofex consigue que la canción sea un sample adecuado con lo que quiere ofrecer, incentivando la fortaleza de una canción que cambia a cada momento, llegando en el 1:50 a su máxima explosión y la verdad absoluta de que esta canción es lo más hermoso que hemos reseñado en esta lista. Es pura elegancia de lo que significa el indie rock, es una canción tan fuerte y conceptual que podemos decir que tiene 10/10. HERMOSO.

Lothario, Gold Spectacles (Gran Bretaña)

La última canción de Gold Spectacles llega luego de un proceso fuerte en cuarentena. Lothario es la propuesta que la banda británica nos entrega. Esta canción se divide en dos, entre una conversación constante de la cantante y la canción con toda la instrumentación, posible de todo y con una gran fuerza musical que se acerca bastante al pop comercial pero todavía mantiene ese ruido saturado del indie, que logra crear una identidad instantánea con la banda y su canción, lo cual la hace interesante y una gran ejecución.

Hush, Haddix (Canadá)

El electropop de Haddix consigue en todo su avance musical una suerte de evolución que consigue ese punch que el pop necesita. Tiene una voz impresionante, la que sabe muy bien cuando pegar con el “hush, hush”, ese detalle logra de a poco meterse en la idea de la canción, que es prepararnos en toda la canción para ir explotando en el clímax de cada etapa de la canción. Lo logra, se siente y lo bailamos.

The Flood, Oskar Nordbø (Noruega)

The Flood es como esa canción que pones cuando regresas de un viaje de semanas de lejos de casa. El artista noruego impresiona con su expresión en toda la canción, posibilitando un ambiente bastante atractivo en toda su ejecución, porque la experiencia de viaje nunca se pierde y la emotividad causada se adentra en nosotros como un verdadero complejo musical, consiguiendo su cometido: ser una historia perfecta.

Lessons, Dyowl (Gran Bretaña)

Lessons es todo un viaje. Inicia con la seguridad de una banda intensa en su concepto pero luego toma un camino más tradicional y compuesto por la voz como primer guerrero musical, ese detalle es interesante porque luego los instrumentos de cuerdas, el piano y la batería desarrollan a la canción en algo más complejo, con más detalles y más experiencias. La canción es el significado de menos a más. Se completa y se lleva toda su seguridad. Es impredecible y atractiva.

Sing to Me of a Merry Christmas, The Replicants (Estados Unidos)

The Replicants crean una canción dentro de la coyuntura de la Navidad, con una fuerza basada en los coros de los cantantes y la constancia con que la guitarra sostiene a casi toda la canción en un halo de familia y extrañeza que nos mete en una historia contradictoria, entre unión y melancolía. Sin duda una canción para todos aquellos que pasarán su Navidad solos o añorando estar con alguien especial.

The More I hear the less I Believe, Yumi And The Weather (Gran Bretaña)

Yumi And The Weather trae desde Gran Bretaña su última canción. Este propuesta se ejecuta con una variante bastante sintética e indie-funk. Tiene esta sonoridad particular de sonar a lo-fi con sus composiciones en eco, creadas a partir de una línea de bajo que provoca que nuestra atención nunca se pierda en la propuesta, que los colores que afiancen en lo más novedoso del pop y lo sintético. Sin duda una canción para alegrar cualquier día.

I’Ve Got Reason, Mikal Cronin (Estados Unidos)

Mikal Cronin nos trae una sesión con una fuerza ascendente, de esas canciones que se van pausando cada segundo para agarrar fuerza en cada etapa de su desarrollo. La voz del cantante nos recuerda mucho a la época mágica de Los Beatles pero luego eso se termina porque entra la batería y eso transforma al vocalista en un tigre por su potencia y los gritos estridentes con que elabora una canción destructiva. Ojo y oreja a las guitarras, que rompen todo y no les importa nada sonar rotas.

Versace Shade, Anna Storm (Estados Unidos)

Si ponemos varios colores pastel en una canción conseguiremos a Versace Shade, una canción que impulsa a volar nuestros ojos con imágenes y sonidos bastante pop. La cantante americana es directa con sus objetivos, quiere volvernos locos y convencernos con una voz bastante dulce y afianzada, con ese poder sensual de su música y aquellos coros que explotan como bomba y estilo a través de toda la canción. Sin duda esta canción estuvo hecha para bailar desnudos mientras te desviste con pasión y locura.

Not Worth Dying 4, Highschool Jacob (Estados Unidos)

Indietronica para el alma, así es como busca convencernos Highschool Jacob con su última canción, una propuesta que atraviesa un desarrollo musical bastante atractivo, basándose en la voz y su armonía organizada con el beat sincopado y una gran conexión con los sintetizadores, llevando poco a poco la energía inicial de menos a más, con espacios de emoción bastante diferentes, entre la explosión musical y la paz sonora.

Time Machine, Professor and the Madman (Estados Unidos)

Professor and the Madman llenan a Time Machine de una historia musical bastante comédica y dramática. Los músicos impulsan su propuesta con una interesante entrada a la onda Los Beatles y la breve nostalgia de los setentas. Su canción es un regreso al pasado y un guiño musical a la alegría en forma de música, con esa vuelta de sensaciones que la música atrevida y de un ritmo creciente puede generar en los oyentes. La trama conceptual, aunque básica, se une muy bien con la música y contempla una gran propuesta, para gozar la diversión de hacer música con estilo.

No Guidance, Chris Brown remix por louie wave (Estados Unidos)

No Guidance viene a nuestros oídos bajo el remix de Louie Wave, esta combinación de nuevas propuestas es singular por la gran apreciación caribeña que se le impregna a la canción, logrando que de una u otra forma la propuesta tome un camino bastante singular y siga precipitando los mejores aplausos. Sin duda queremos perrear con esta canción, no mentimos.

Revolution, Penny Mob (Gran Bretaña)

¿Saben qué pensamos cuando escuchamos esta canción? Que debería ser el soundtrack de cualquier juego FIFA, tiene esa intensidad para hacer deporte y llenarse de motivación de una forma en la que uno se anima y motiva por seguir compitiendo para ser el mejor. Es una canción competitiva y que nunca baja su energía, se dispara a sí misma hacia la cima, vale tanto que es imposible no escucharla y que nuestro corazón pida más acción a cada segundo.

You do You, GRAACE (Australia)

La canción se inspira de Dua Lipa y King Princess, de forma en que el electro pop que propone la australiana se mezcla con un intenso proyecto pop que funciona como un avance bien organizado con sonoridades disco y una apreciación a las líricas que combinan con verdadera sincronía en la voz de la cantante. Es una canción para disfrutar y dejar de lado todo el drama de la música lúgubre.

Mala Tuya, Jpression (Puerto Rico)

Esta canción esconde una historia triste, en la que una chica deja a un chico por su mejor amiga. En la propuesta urbana se siente una fuerte sensibilidad por parte del cantante caribeño, de forma en que la canción puede ser muy bailable pero también nos toca de lleno en nuestro corazón, por la lírica triste y honesta en que nos cuenta esta historia. Canción para momentos sad y para las almas despechadas que quieren perrear. Eso es Mala Tuya.

I’m bad, eve minor (Estados Unidos)

I’m Bad es la última obra de eve minor, una cantante estadounidense que le apuesta al pop y R&B una onda bastante circular sobre la sensualidad y la crudeza que esta se refiere en la experiencia de los demás con una persona. La canción mantiene un beat bastante particular, con una constancia que provoca y causa una sensación de apego llamativa, bien catchy, de forma que el pop que la banda propone en sus adentros con esta canción está bien logrado y vale mucho para tocar de fondo los espíritus de quienes escuchen.

Mushroom Cloud, Braden Lee Waiters (Estados Unidos)

Mushroom Cloud de los estadounidenses Braden Lee Waiters se llevan muy bien de la mano con lo que proponen en su estilo. Una banda que se aferra al poder de lo vintage y el blues es todo lo que necesita la voz y el estilo de esta canción. Es mucho en poco tiempo, porque siempre nos falta segundos para disfrutarla. Su base de guitarra eléctrica atrae una increíble sensación de fiesta y elegancia que nos imaginamos escuchando esta canción en un teatro con un movimiento casi circular de nuestro cuello en cada nota.

War, Braden Lee Waiters (Estados Unidos)

La fuerza de Braden Lee Waiters sigue activándose en War con muchísima seguridad. Aunque esta canción se lleva más la onda de la experimentación, no deja nada vacío con respecto a la canción pasada que reseñamos en esta lista. War consigue que la podamos interpretar en la comodidad de nuestros pensamientos sobre la guerra, con esa locura y realidad de lo que creemos sobre le desorden del confrontamiento. Esta canción es enfrentarse ante todo y destruir los cánones de belleza poco a poco.

Staying, Malexes y Laila Montana (Alemania)

Aunque Staying no sea una obra maestra de lo contemporáneo, funciona muy bien como una canción de paso en momento complicados de nuestro día. Es de esas canciones que te acompañan en una tormenta y van de fondo en cualquier situación adversa. Es corta y directa, busca que estemos en ella el tiempo que está con nosotros, sin demás pretensiones más de la que incluirse en nuestros playlists para pasar malos ratos.

Make it Shine, Carpi (Panamá)

Desde Panamá llega Carpi con Make It Shine, una canción que desde el inicio propone involucrarse de forma sensible en nosotros. Es como un mantra sonoro, de esas canciones que pones para ambientar un momento de paz en tu hogar. Los panameños supieron crear una composición llamativa y sin mucho perfil, sólo con cuerdas que cuentan una historia musical de ascenso hacia nuevas formas de sentir y ver el mundo. Carpi es todo esto que necesitamos para atravesar de nuestra paz a la decadencia y viceversa.

Garden, Peaceful Planet (Estados Unidos)

Indie en su máxima expresión, con el silencio acumulado de su propia propuesta, con esa energía creciente de una banda que busca que cada nota sea valiosa y que la lentitud del inicio se contrarreste con la desesperación del clímax. Garden es una gran explicación del indie y el rock/pop alternativo, con esas guitarras que suenan mucho a garaje y esa voz impaciente que canta como si pidiera un cambio de varias situaciones. Se siente el pedido y se siente el dolor. Se siente que es música sacada del corazón.

A-OKAY, Lance Rodriguez (Estados Unidos)

Lance Rodriguez viene con A-OKAY en su último estreno, una canción que propone algo más lento de lo normal en canciones de indie rock. Su voz tiene esa sensualidad que un viaje por la carretera nos entrega. Tiene esa memoria musical de algo muy sensible y acústico, de una canción que nos agarra todos los sentimientos juntos y provoca que recordemos con mucha añoranza el valor de los recuerdos.

Those Were The Days, Chavín (Alemania)

Chavín viene desde Alemania con Those Were the Days, una fortísima propuesta de indie pop que desde el primer segundo nos presenta de que están hechos, con una poderosa batería que atraviesa luego con el riff constante de una guitarra que no se detiene ante nada para luego combinarse con los sintetizadores. La canción se caracteriza por el alto valor del dream pop que aporta, al convertirse en una canción que nos lleva al sueño o al sopor de música mágica o sacada de sonoridades oníricas.

Loyal, Wiese (Noruega)

Loyal es lo último de Wiese, un cantante noruego que basa su canción en el R&B y la búsqueda constante por conseguir una melodía súper catchy. Afirma que tiene una influencia clara por Justin Bieber o The Weeknd, una verdad que podemos identificar cada cuanto la canción se desarrolla, tiene ese incentivo que el pop consigue en voces delicadas como la de Wiese. Sin duda un hit si logra llegar a las radios.

Hell, Marvellous Bastards (Grecia)

Al inicio pensamos que era un influencia clara de Tame Impala pero con la fuerza de un garaje rock bastante rudo. No mentimos, esa verdad se nos queda. Envés de sintetizadores Marvellous Bastards trae desde Grecia a Hell, una canción con bastante ánimo por expresar su adolescencia y dolor en una canción que parece un grito bastante agresivo hacia el lugar de donde viene. Es una canción que logra llegar a los adolescentes porque cuenta con honestidad el dolor de esta etapa de la vida.

Home, Brooke Law (Gran Bretaña)

En Gran Bretaña se encuentra Home, la última canción de Brooke Law, un llamado constante a extrañar nuestro hogar. Hecha para Navidad, esta canción se sale de la estructura tradicional de una canción villancico y se convierte en una propuesta perfecta de pop, aunque triste y sin muchos elementos de instrumentación. A pesar de ello, la banda lograr llegar a la vena y nos deja este mensaje de extrañar nuestra verdadera casa y la pertenencia del ser humano ante estas fechas.

This Xmas ft. Charisma, Running Lights (Estados Unidos)

Llega la navidad y una forma para sentirla cerca de nosotros es mediante la música. This Xmas es la excusa perfecta para describir toda la emoción de estas fechas mediante los sonidos. Running Lights se presenta como una gran canción en que la voz se agudiza con la sensibilidad de la época, contemplando en la composición musical algo no tan tradicional, aplicando la búsqueda musical por algo más pop y menos predecible, más sensible y directo, lo cual logra porque nos sentimos en Navidad cuando escuchamos esta canción.

Back with a Vengeance, Terminal Argh (Dinamarca)

Desde Dinamarca nos llega Back with a Vengeance, una canción que parece sacada del futuro, con esa inserción de sintetizadores en forma de base que nos mueven al horizonte de los hechos con sólo escuchar esta canción. Terminal Argh sabe hacer una gran canción de rock/pop, con una intensidad creciente y particular, en la que la guitarra toma un partido fuerte sobre las voces, con esa distorsión singular de base espacial y casi synthpop. Disfrutable al cien.

Illusion, Sally Rose (Estados Unidos)

Una canción para una fiesta de graduación, de aquellas que escuchas para terminar una fase importante de tu vida. Illusion tiene toda esa pinta para representar una canción adolescente hacia la transición de una nueva época. Esos coros celestiales en forma de de ecos se sienten con particular naturaleza de una canción que atraviesa emociones particulares, con el color de varias etapas sonoras que nos traen sólo nostalgia.

Six Feet, Ella Beyer (Estados Unidos)

Six Feet es la canción más dulce que puedes encontrar en tu playlist, Ella Beyer trae desde Estados Unidos una canción para disfrutar la paz de estar en la naturaleza. Hay un trabajo conjunto entre guitarra y voz que sólo puede organizarse como una buena canción de tranquilidad en medio del caos, para ver el horizonte y el atardecer desaparecer en todo el esplendor de la noche. La sensibilidad hecha canción, eso es.

dEAD dYNAMIC, Wouldn’t Say (Canadá)

Rock para explicar nuestro placer por las canciones en que la guitarra es todo lo mejor de esta propuesta. Dead Dynamic es una canción que viene desde Canadá hacia nuestros oídos de forma en que podemos entender todo ese placer constante de la música que sabe organizar sus instrumentos con la prioridad de que cada uno suene a la perfección. La intensidad se suma a la potencia y consiguen que la ejecución final sea demasiado envidiable.

Desert Wolves, Leen (Luxemburgo)

Oh sí, señores y señoras, traemos música desde Luxemburgo. LEEN es la banda indicada, con su sencillo Desert Wolves, una propuesta magnífica que combina el rock progresivo y los detalles electrónicos de los sintetizadores. Esta banda europea logra conseguir en su canción todo un desarrollo musical en base de sus solos y la voz catchy del cantante, que necesita de poco para que participación logre ser interesante en toda la canción y explique muy bien el placer de transformarse en viaje.

gf haircut, dad sports (Canadá)

Si el estilo del indie tuviese nombre fuera este. La libertad artística con que dad sports se desempeña en esta canción es envidiable, invierten muchísima calidad en su composición, al ser una banda con el pop sobre las nubes, con el espíritu de una canción de dulce y suavidad, ayudándose de forma creativa con la historia visual con que avanza. Sin duda, aunque la lírica carece de un sentido complejo, logran que la comedia de sus ideas se conviertan en una linda canción.

Elastic, Ariel Bellvalaire (Estados Unidos)

El pop punk está más vivo que nunca y Elastic de Ariel Bellvalaire es la prueba de que esté además de estar vivo lucha porque destaque con toda su intensidad. La estadounidense crea una canción bastante intensa, con la lujuria de una batería rota que sirve de base para casi toda la canción, dándole ese detalle especial de destrucción a la canción, consiguiendo que el punk que quiere proponer dentro de la canción si llegue y se quede con toda seguridad para todo lo que quiere que sintamos: destrucción.

Night Life, Hypoluxo (Estados Unidos)

Hypoluxo viene de Estados Unidos con un videoclip bastante furtivo, que cuenta la historia particular de la vida de noche, con personas como personajes principales de esta trama. La banda estadounidense sabe muy bien lo que busca y consigue que, a través de los instrumentos, esto se sienta. Night Life es una canción bastante directa y no se guarda nada a la hora de exponerse, consiguiendo de a poco ser la explicación de una noche de fiesta. Gran batería y riffs seductores.

All my friends, Rosie The Rage (Estados Unidos)

All My Friends es un buen resumen de nuestro amor por la amistad sincera. Rosie The Rage trae desde Estados Unidos esta propuesta rock indie con una energía bastante apreciable, de esas que te llevan a recordar todo lo que sientes por alguien a pesar de la lejanía, de ese sentimiento perpetuo por compartir nuestras vidas con personas a quienes queremos demasiado, que son nuestros amigos. En cuanto a la música cabe recalcar ese valor de las guitarras casi al final con los solos de guitarra eléctrica que le dan la personalidad a la canción.

Guasca Triste, Migrant Caravan y The Common Face (Canadá y Colombia)

La guasca es un ritmo de las montañas que aboga al desamor y el despecho en su mayoría de interpretaciones. En Guasca Triste la banda canadiense junto a los colombianos lograr exponer el género con grandísima fuerza compositiva, llevándonos de llenos a las montañas y la tristeza andina de nuestra memoria latina. Sin duda una canción que se labra con un beat llamativo y contradictorio a la tristeza pero que no deja nada de vacíos, samplea bien y ejecuta con precisión: pura belleza latina.

Sidewalking, Mango Cat (Estados Unidos)

Mango Cat trae en Sidewalking una oferta musical ascendente, con una sonoridad impaciente por explotar en sus inicios, con esa delicadeza de una canción celestial, hecha por la voz de un ángel, por todo ese enigma que rodea al vocalista. Se lleva todas las emociones de misterio en pocos segundos y una guitarra es suficiente para explicar como una canción de folk puede sostener por tanto tiempo el amor a una armonía tan sentimental.

Maybe, Adam Moore (Canadá)

Maybe del canadiense Adam Moore se suelta con muchísima libertad en la elegancia y sensualidad del R&B, con una voz maravillosa, Adam sabe transportar esta canción a los límites de la emotividad, suspirando con gran seguridad en la instrumentación de una batería sensible, decidida y que funciona como una gran base para que esta canción se valga de mucho de su ritmo, que sólo nos hace pensar en el extraño mundo de los recuerdos y los ‘quizás’.

Starshine, Golden Plates (Estados Unidos)

Con Starshine nos pasa que el riff de guitarra estalla desde el inicio y ni siquiera nos da tiempo de tragarnos el cuento que estamos al frente de una canción endemoniada (de la buena manera, obvio), que puede sonar a una propuesta sacada del espacio, con esos sonidos de ondas espaciales que sólo nos provoca pensar en los detalles imponentes que lo desconocido nos puede enfrentar. La voz crea un diálogo instantáneo, sin apuros, con paz y muchísima decisión.

Dad’s Old Songs, Thorn Haze (Estados Unidos)

Thorn Haze es pura emotividad en Dad’s Old Songs, el artista estadounidense usa como plataforma musical una nostalgia latente durante toda la canción, como si recogiera lo pasos de un lugar de su infancia o de donde no volverá. Thorn abre en la canción un diálogo intenso consigo mismo y la forma en que actúa, con cierta frustración por cantarle a aquello que ya no está, con la furia de alguien que trata de que sus recuerdos terminen de alguna manera. Es una canción agradable, cruenta y muy honesta con el olvido.