Lista: Música de media semana desde nuestro ojos y orejas

Sayanise

Esta lista de música de nuestros descubrimientos a media semana te servirán para vivir con alta energía este pupo semanal.

Virtues, Nathaniel Paul (Estados Unidos)

El estadounidense Nathaniel nos trae una canción que cree en “la muerte de las virtudes”. Con una onda lo-fi y bastante ambientada en el inicio de un día y luchar con los obstáculos morales de nuestra sociedad, se va desarrollando con muchísima calma, en un tipo de música onírica, que nos transporta de a poco en un buena propuesta para consumirla en soledad, con la idea reflexiva de asuntos complejos en nuestra vida, premisa que el cantante americano considera tratar.

Red Rain, Collapse under the empire (Alemania)

Los alemanes de Collapse Under the Empire enfocan su energía en crear una canción con tintes apocalípticos, asimilando la idea de la “lluvia roja” al ambiente del fuego y el agua, en una especie de contradicción y lucha entre ambos elementos, sobre como estos bailan para no desaparecer. Esa idea está bien fundamentada alrededor de la canción con una lluvia estridente de la guitarra eléctrica bien pesada, bien densa, siendo el motor de esta tempestad.

So Long Ago (But It’s Not), skelleftePop (Suecia)

La banda sueca le da un ojo profundo a los años del pasado y como esto puede convertirse en una gran motivación para crear una canción en forma de viaje y recuento de situaciones de vida que puede crear un roadtrip en forma de sonido, con la nostalgia en los teclados, que casi siempre van en un modo de eco por la canción, como si fueran voces que nos llaman desde muy lejos que volvamos a ellas, en este caso como si el pasado nos quisiera llevar de nuevo a él.

If You Want It, Iska Dhaff (Estados Unidos)

En esta primera canción que compartimos de los estadounidenses, encontramos una canción electrónica con un beat en forma de seducción, el cual avanza con muchísima confianza durante sus dos minutos de duración y puede fungir de manera prolija como una canción para animar los playlist de melancolía sobre la pasión de días pasados. Esa es su búsqueda, con sintetizadores que se alargan al punto que componen toda su estructura.

Unheard Choir, ISKA DHAFF (Estados Unidos)

En esta segunda entrega de recomendación sobre esta banda estadounidense, es donde encontramos un detalle espectacular de esta banda. Aquel es esa mezcla perfecta entre sonidos electrónicos, como de juegos de video, junto a una orquestación de sus instrumentos bien generada para crear un ambiente poco tradicional, más bien crean un terreno sintético que luego con los violines concluirán con que la intención e intensidad de este proyecto es desarrollarse hasta golpear con todo en su final.

Pier 44, Alex Stefanko (Canadá)

Pier 44 nos lleva a un universo de felicidad muy transparente, donde las sonrisas son muy claras. El músico canadiense Alex Stefanko no necesita de mucho para crear una canción con un ritmo bastante acogedor y una excelente incursión en la unión de guitarra y teclados, como si ambos fueran amigos y congeniaran con todo el ánimo posible. La voz, mientras tanto, nos llena de frescura por su efecto de gratitud en nuestra cabeza, como si sólo pudiéramos estar felices con esta canción, no más.

Madrid, Will Brahm (Estados Unidos)

Will nos tiene acostumbrados a canciones sencillas pero muy descriptivas sobre todo el suceso de situaciones que una ciudad puede corresponder en su composición, en este caso es Madrid, la capital de España. Para esta canción el músico estadounidense expresa sus memorias en el país europeo con varios instrumentos de viento y un suave detalle de percusión, listo para que nos entre en la cabeza de forma simple y con todo el cariño de la ciudad, casi como una caricia.

He’s Acquired A New Face, West Wickhams (Gran Bretaña)

Esta canción del británico, West Wickhams, nos recuerda bastante a la música de los ochentas, donde la voz no era lo que mejor debía sonar, sino que la propuesta musical entera debía sonar a una experiencia, a un hecho que podamos identificar en nuestra memoria, así es como avanza esta canción, como un mensaje de escape del peligro, con guitarras como arranques de motor de alguien que nos persigue. Es toda una experiencia.

Wild Horses, Hellhounds (Finlandia)

Esta canción, desde Finlandia, nos atrae de nuevo a las canciones que suenan a un diálogo intenso entre hombre y mujer, mezclando la voz grave y aguda de ambos personajes, en una especie de cita a la discusión, incluyendo momentos de un clímax con violines que nos llevan a que creamos en la intensidad de esta canción, tal como una actitud dentro de las parejas y su emotividad para comunicarse.

As I Am, Kin Capa (Estados Unidos)

Cada vez que pensamos en esta canción de Kin Capa lo único que se nos viene a la cabeza es una experiencia universitaria bastante intensa. Como Capa no canta, el estadounidense nos transporta a varios sucesos específicos, hechos directamente para formar parte de una película, con esa intención musical de intensa espera de los recuerdos en una reunión de sonoridades lentas y distorsionadas, que mantienen al músico en un formato de atención increíble, siempre calmando nuestras necesidades musicales.

Broken, Duka (Estados Unidos)

Lo que nos encanta de la propuesta de Duka es que, literalmente, rompe su propia canción con los riffs indicados de su guitarra, como si se metiera de lleno en todo el concepto que quiere reflejar en su proyecto. Además, su voz se pega muy bien a la propuesta, como un detalle indicado para crear algo R&B con bastante estilo y originalidad. Nunca nos cansa y siempre nos convence en su canción.

The Devil, Cassidy (Alemania)

Y en la misma línea, la alemana Cassidy nos trae The Devil, una prueba bastante mellow del mejor pop, con un registro vocal que nos atrae a todos en un viaje que cambia en muchas fases, desde lo constante que es su baile, la melancolía de sus notas, casi llegando al silencio y la soledad con que su voz afronta el resto de canción, concluyendo que la voz de Cassidy era lo más importante de su propuesta.

Sous les eaux, KACIMI (Francia)

Saben que, la primera vez que escuchamos esta canción de Kacimi, pensamos mucho en un músico francés caminando por París buscando empleo o al amor de su vida, lo cual podemos concluir en que es una canción muy expresiva en cuanto a su contexto. Además, la canción termina con una fuerza contraria al resto de la canción, dejándonos pensar que lo que tanto buscaba al fin lo encontró. Intensidad europea en su máxima expresión.

Stranger Things, Kendal Conrad (Estados Unidos)

Kendal Conrad nos trae su quinto single, una fuerte propuesta pop, con la agresividad de una coreografía bastante sensual, impactante y reacia a dejarse controlar por los demás. Su propuesta incita a un baile bastante improvisado, como si buscara que quien lo escuche deje de lado todos los pesos y, literalmente, se desprenda y goce libremente. Como ya les dijimos, su agresividad musical nos convence bastante bien a que nos veamos al espejo y digamos: ¡QUÉ SEXY SOY!

Heavy Shoulders, Iliad Stone and the Monarchy (Estados Unidos)

Bueno, esta canción es a lo que llamamos ‘perder el control’. Heavy Shoulders incrementa su energía según se desarrolla, en un impulso constante por conectar la enérgica ejecución de su batería, las distorsiones de guitarra y el orden de la voz de la cantante. Aunque su intención se centre en sonoridades desesperadas el orden con que se maneja durante toda la canción es envidiable y, sin duda, nos atrae mucho por eso.

Love, Malexes, Laila Montana (Alemania)

Malexes y Laila Montana logran en esta nueva canción una fuerte conexión entre una voz que es única y un ritmo que, a pesar de ser muy acelerado, insinúa un gran aporte a este detalle vocal, inspirando una gran evolución musical en la duración de la canción, con espacios sonoros que se diferencian tanto que los viajes musicales a los que estamos transportados con esta canción son muy variables.

Am I The Only one, R3HAB, Astrid S & HRVY (Holanda)

No solemos consumir mucho EDM, pero decirle no a Am I The Only One es estar sordos. Su separación de un producto tradicional de EDM es fantástico, ya que se atreve a saltar en diferentes feelings en torno de su propia canción, sin deberle nada a grandes obras dentro de festivales. Miren, esta canción logra ser emotiva y también generar mucho saltos. ¿Qué más podemos pedir del EDM?

Force the fight, Capital Theatre (Nueva Zelanda)

Este estreno de los artistas de Nueva Zelanda viene llena de sorpresas, empezando desde el productor, quien fue Mike Clink, de Guns n Roses, hasta su forma de crear alrededor de su propia música un intenso debate con la violencia y su uso para hacer una canción tan enérgica, casi teatral, con guitarras que explotan a todo momento y silencios constantes en modo de espera para destrozarnos todo el cuerpo cuando las guitarras vuelvan al ruedo de la destrucción.

I remember, Say Anise (Gran Bretaña)

La cantante británica lo logra, crea una canción demás relajante, inspirada en una guitarra como su única acompañante y varios golpes de guitarra que luego toman sentido alrededor de toda la canción. Este detalle se junta muy bien a la voz de la cantante, que siempre llega a las notas con una elegancia increíble, sorprendiendo y probando, llevando su estilo entre la melancolía y varios aires de baile y felicidad.

Son of Styx, Birdman Cult (Gran Bretaña)

Tal como nos presenta su portada, esta banda británica se mueve en toda su canción con aires muy claros de terror, con guitarras que se destruyen en toda la composición, como si simularan una voz corrupta de algún monstruo, al igual que la voz principal que se siente muy identificada a la música y el concepto de ser terriblemente hermosa, como si el miedo nos renovara las neuronas.

Rosie, Jake Huffman (Estados Unidos)

Nos encanta que Jake hay conectado la estructura artística de una flor con la simplicidad compositiva de esta canción en la primera parte de su ejecución, ya que nos muestra un lado bastante sensible y minimalista, el cual luego ve su cara de más desesperación en la parte final, que nos lleva a una nueva fase musical, llena de una estridencia notable, muy bien adaptada.

A Candle is a Raging Fire!, Chris Portka (Estados Unidos)

El artista estadounidense describe a esta canción como una “meditación psicodélica lenta”, una explicación bastante acertada para el producto que nos regala, que se desarrolla en medio de una voz bastante resentida y lejana, como en un plano de nostalgia que hace más fuerte su idea de que la melancolía lo presenta como un músico que sabe manejar la sonoridad que presenta. Es una canción recomendable si lo tuyo es meditar o ir un ratito a otra parte del mundo.

Rolling a wave, McDead (Australia)

Esta es una canción para los surfistas del mundo, una propuesta ecléctica que sabe muy bien como evolucionar y presentar su historia en forma de música, volviéndose ecléctica y confusa, como un golpe fuerte de una gran ola a los cuerpos humanos. Es una increíble propuesta por su distorsión en consonancia de la estructura de una ola con la presencia del poder musical en las notas de la guitarra, que se elevan con mucha furia para explicar en sonidos el como se surfea una ola.

Sorrows into Flower, My Only Other One (Estados Unidos)

Esta canción, bastante melódica, se adhiere con mucho cuidado a nuestros gustos musicales por su sensibilidad al momento de su reproducción. Funciona porque replica muy bien los susurros de las flores, la brisa calmada de un campo abierto y la tranquilidad de una voz bien armonizada para este ambiente. En la ejecución nos lleva al recuerdo de un día floreado y de la nostalgia. Es amor y hermosura en una canción.

Dance Like This, Roman Rouge (Estados Unidos)

Roman Rouge estrenó su último EP, Blood on the Scene, en el que encontramos este sencillo de Dance Like This, una propuesta misteriosa y bastante tímida para quienes se dejan llevar por el título de esta canción. Aunque estos detalles son inevitables, la canción tiene momentos en que golpea al oyente con una fuerza bastante enigmática y extraña, porque nos provoca bailar, pero con la cabeza gacha, teniendo un poco de dolor en nuestra cabeza por el ambiente que ha generado alrededor de todo el disco.

I Cover You, Shihori (Estados Unidos)

¿Podemos decir que nos enamoramos de una canción? Si la respuesta es sí, nos enamoramos de I Cover You, esta último sencillo de la estadounidense Shihori, quien nos presenta una canción bastante orquestar y romántica, con la idea compuesta de ‘cubrir’ a la otra persona, de estar cerca del cuerpo extraño para abrazarse y no soltarse. Esa idea se transporta en la música de la cantante, quien nos ofrece una verdadera obra de arte, con los instrumentos de cuerdas indicados para que su voz se vuelva tan teatral, tan elegante, tan enamoradiza. Sí, nos enamoramos de esta canción.

Soul trip, SHIHORI (ESTADOS UNIDOS)

Y para seguir con Shihori, te mostramos otra cara de la estadounidense en Soul Trip, una vista opuesta a su música tranquila. Esta vez nos entrega una vista más ligera y potente en cuanto a fuerza, se integra en su canción un verdadera viaje de pasión, como si fuera la segunda parte de I Cover You. Sin duda esta fuerza más electrónica le queda perfectamente, porque no nos debe nada, siempre llega a las expectativas y no se puede pedir más, lo logra completamente.

Vampires, Linda Rum (Alemania)

La alemana Linda Rum nos lleva a un universo de paz y misterio con su nueva canción, Vampire, una canción que respeta los espacios musicales entre la soledad de su voz y la potencia creciente de la música dentro de la propuesta. La canción evoluciona con una calma bastante digerible, sin muchos problemas y con toda la organización que una canción alternativa no suele tener en su composición. Sin duda meterse en esta canción es como viajar al bosque y encontrarse a sí mismo en la soledad de los árboles: ¿cómo un vampiro?

Close, Linda Rum (Alemania)

Y siguiendo con los dobletes musicales, Linda Rum nos trae también Close, una canción con más atrevimiento sonoro, con más fuerza y con más evolución de la batería, a la que se añade una voz masculina que provoca en la canción una idea de diálogo entre dos personas que están muy cerca y necesitan decirse muchas cosas con fuerza, si esa es la idea, la canción logra crear un gran ambiente entre ese mundo y la composición musical que, como ya hemos dicho, logra expresar esa frustración en su ejecución.

Blue Girl, Quetzal (Gran Bretaña)

Los británicos siempre hacen música que expresan una ciudad en particular o una etapa específica de su adolescencia. En este caso Quetzal nos trae en Blue Girl una historia inspirada en la idea lejana de una mujer en la ciudad, como si su música se transformará en el incentivo para que cualquier memoria tenga la historia suficiente para ser inolvidable. Los pequeños solos de guitarra eléctrica logran que la canción se permita tener etapas única de atención a los instrumentos que nos convencen en un dos por tres.

Sniffles, Davany (Estados Unidos)

Davany nos trae desde Estados Unidos una canción que evoluciona con bastante sensualidad. Sniffles se impregna en nuestros gustos musicales de una forma bastante contagiosa, con la tranquilidad de una canción indie pero con los aires centrados en algo R&B también. El artista no necesita de mucho, más que su voz, para crear toda una experiencia de sensualidad alrededor de toda su propuesta, que en la ejecución nos convence por su impresionante voz.

Like You Did, Guy Paul Thibault (Canadá)

La propuesta folk de Guy Paul Thibault refresca bastante nuestra memoria, con un rasgueo sencillo de guitarra y una armónica donde deben estar silencios. El músico propone en Like You Did un canto constante que nos intenta convencer en que su voz es el verdadero producto de valor en su música, lo que nos convence y a la vez entristece, porque su aire de nostalgia causa que regresemos nuestra mirada al pasado y extrañemos todo.