Escucha aquí los descubrimientos under para el fin de semana

Recomendaciones Musicales

Nuevos descubrimientos musicales alrededor del mundo. El under en distintos países para este fin de semana musical.

Después de todo, Les Indigents (Panamá)

Ok, ¿saben por qué iniciamos con esta canción? Porque es la música que identifica lo que buscamos. La onda de esta banda panameña esta completamente mezclada con los mejores detalles del indie, con sintetizadores bien propuestos junto a lo estético y con la composición clásica de guitarra y batería para acompañar esa vibra de amor-obligación por emocionarse con las líricas. Es una búsqueda sensorial que no para de destacar su estilo hasta el último segundo de reproducción. Recomendación obligada

Have a Wonderful Day, The Noted (Estados Unidos)

Podemos destacar en esta canción la curva creciente con que los instrumentos se separan y toman su personalidad, aunque la voz no crea toda la justicia para esta propuesta, si hay que destacar el poder con crea escenas musicales en su propia canción, con detalles que enfatizan las pausas y los coros en bajo volumen de voces más agudas y un estilo que siempre evoluciona hasta usar sintetizadores como punch final.

Rock Bottom, Burlap the Sac (Estados Unidos)

Nos encanta que esta propuesta se guarde toda su fuerza para la parte en que todos la esperamos. Hay banda predecibles que no nos convencen nunca, pero también hay bandas predecibles que nos siguen sorprendiendo con sus detalles bien pulidos, este es el caso de la banda estadounidense, que hace honor a su propuesta rock/pop, que intenta un sonido estridente, casi explosivo, mezclando todos los instrumentos al final para valer la pena como canción.

Train, Mike Vallas (Austria)

El austriaco Mike Vallas nos lleva, literalmente, a un viaje constante, con sintetizadores que simulan el pitido de un tren, beats que aceleran nuestros latidos y una voz en tono nostálgico que nos inventan un trip dentro de toda la canción, que a veces quiere atreverse por un spokenword pero todavía no lo logra, sin embargo, la propuesta musical vale mucho y genera lo que quiere: un gran viaje.

Up, Billy Bonbon (Francia)

Si la sensibilidad no tiene dueño, por favor, entréguensela a Billy Bonbon y su descripción romántica del crecimiento humano. El francés usa una canción lograda con recursos simples dentro de una historia visual con mucha amor de por medio, penetrando en géneros como garaje rock, surf rock e indie, con ese detalle de grabación impaciente por sonar mal pero bien a la vez. De sonar con honestidad, en un ejemplo breve y real de todo lo que es el significado de amar.

Shake!, Mike Liegel (Estados Unidos)

Ok, ok, ¡ok! Qué manera de levantarnos de Mike Liegel, un artista de New Jersey que tiene una impronta única: que saltemos y armemos todo el desorden posible, pero no sólo es gritos, su increíble fuerza en las guitarras desespera todo y los golpes de batería nos mueve con tanta energía que su ejecución es todo un gusto por querer reproducir. Recomendado si lo tuyo es matarte a golpes con su propio cuerpo.

Disco, Stevie Zita (Canadá)

Como su portada nos cuenta, en esta canción encontrarás tu respuesta al porque los teclados son tan importantes dentro de una canción. Este artista canadiense nos recuerda a los grandes hits de Mac DeMarco o Yellow Days, en un intento bien logrado de un ambiente de psicodelia con pocos instrumentos y poca duración. Esta música está preparada para descifrar los hechos de como hacer una gran canción en poco tiempo.

Don’t Get to far, DR CHOCOLATE PUDDING (Estados Unidos)

Los estadounidenses de Dr Chocolate Pudding le llaman a esta propuesta “jam”, un término acertado para referirse a una suerte de improvisaciones organizadas dentro de la banda. La banda inspira en esta canción una propuesta bien desarrollada de la guitarra como motor para no caerse. Es predecible pero al mismo tiempo te convence por no desaparecer en su reproducción, aunque falta mayor producción, es un gran intento por hacer un buena canción de rock.

Kudzu, Bad MUstache (Estados Unidos)

Bad Mustache hace música para cuando odias el mundo y el mundo te odia. Se siente ese enojo en cada oración que reproduce, en la pesadez de sus instrumentos. Aunque también podemos decir que su música crea un espacio de nostalgia en el que recordar se convierte en un mal suceso para superar algo. Sin duda KUDZU es eso que debes escuchar si lo único que quieres es olvidar la porquería de este planeta y sentirte identificado.

Are You Coming with Me?, Kai Straw (Estados Unidos)

¿Ustedes reconoce canciones elegantes? Nosotros creemos que esta es una de ellas, de esas que sirven para empezar cualquier fiesta, o así mismo terminarla, en modo de bailes lentos y muy pegados. Esta canción es una muestra constante que una gran voz puede mover una canción con todo placer y libertad, que un pequeño riff de guitarra es suficiente para sobrevivir media canción y que Kai Straw tiene un talento innato.

The Sunshine State, Cliff Drive (Estados Unidos)

Los estadounidenses de Cliff Drive crean una canción que podría explicar el sentimiento de ser adolescente, con música sin una dirección planeada y con varias sorpresas en su ejecución. Que “es música de catarsis”, dicen. Que es música para sanar ciertas situaciones, que eso lo consiguen, lo podemos decir, gracias a la voz que fácilmente puede ubicarse en grandes esferas comerciales por su interesante evolución, entre fuerza y calor humano.

Get A Rocket, Melpo Mene (Suecia)

La banda sueca nos trae un envolvente sonido indie electrónico, basados en la presencia física de Melpómene, una musa griega asociada al canto y el arte. Esta explicación se desarrolla dentro de la canción de un modo misterioso, con una voz para nada estridente pero sí llena de detalles de seducción que, incluida a la guitarra y los sintetizadores en modo ‘música disco’, crean un producto nutritivo en cuanto a las sensaciones que una musa en forma de música nos entregarían.

LIKE THIS!, Brevin Kim (Estados Unidos)

Esta banda estadounidense atrae por su propuesta indie-electrónica, con una aire depresivo en sus canciones que nos causa una impresión extraña, entre también estar enérgicos por su envolvente beat en loop, un detalle que crea en esta canción una suerte de producto con varios caminos musicales, hecho que se vuelve atractivo para quienes los logran escuchar.

Evacuate, Sally & George (Estados Unidos)

Cantarle a los desastres de nuestro planeta siempre serán una buena excusa para hacer una gran canción. En este caso Sally & George se inspiran en los incendios y las tormentos que azotaron al planeta durante este año y también en los últimos años. Musicalmente tiene esa tranquilidad característica del reggae para convencernos sobre una verdad violenta que es el fin de nuestros tiempos si no reflexionamos sobre el desastre continuo de nuestro planeta.

Dreamhackers, Still Years x Rubee True Fegan (Estados Unidos y alemania)

Con Dreamhackers nos envolvemos en una trama de ciencia ficción, entre dos personas del espacio sideral que quieren encontrarse. Nos recuerda mucho a David Bowie y The Smiths, es como una mezcla de ambos pero con características sintéticas en su máxima expresión, sin dejar cabos sueltos, con la idea bien puesta en la cabeza que esta propuesta estuvo hecha para llevarnos, literalmente, al espacio con esta canción como soundtrack.

Doy tanto, Dru Seko (Estados Unidos)

Dru Seko viene de Estados Unidos pero es imposible no pensar en el ritmo español del flamenco. No necesita de muchos instrumentos para convertirse en una canción interesante, que nos recibe con mucha alegría y funciona como demanda de “darle tanto” a alguien. Aunque es una canción corta, crea en sus dos minutos un buen inicio para cualquier disco que quiera proponerse el llevar a sus oyentes a un mundo específico.

Roanoke River, The Ghosts of Liberty (Estados Unidos)

Porque la historia de Romeo y Julieta nunca pasará de moda, por eso esta canción debe existir y existe bien. Su intención folk y americana se convierte de a poco en un diálogo, con una onda bastante teatral, pero sin la sumisión de la obra en que se inspiran. Al contrario, tiene un aire de reto tan marcado que podría ser una invitación a que ambos peleen por lo que tienen juntos y no morir en el intento.

I’ve Got a Feeling, The Noted (Estados Unidos)

Esta canción de The Noted se atreve a ser más melódica, más mellow y menos cruda. Se siente su verdadera esencia, la que les sale tan bien que es imposible no negarse a una reproducción varias veces. Los estadounidenses supieron hacer una canción bastante digerible y digna de mezclarse en un soundtrack de cualquier película coming age, en esa onda perpetua de un viaje o transición de días difíciles.

Good Times, Myyora (Gran Bretaña)

Myyora nos trae una refrescante propuesta neosoul y R&B. Impostada como una fuerte incursión en la experimentación constante de su voz en toda la canción, la británica crea un producto llamativo y lleno de ejecuciones musicales extrañas, con sintetizadores que sorprenden y otros que se ajustan muy bien a pesar de ser simples. Aunque la intensidad a veces se pierde, la cantante sabe cuando atacar su voz y crear un punch constante. Recomendación para bailes sensuales.

Heartstrings, Raquel Lily (Estados Unidos)

Imaginen una canción lenta de Lizzo. Aunque no la tenemos, el registro vocal de Raquel Lily nos deja con la boca abierta, su fuerza sonora es impresionante, no le teme a nada y crece cada cuanto avanza la canción, con una nueva sorpresa de por medio, con quiebres de voz que nos ponen la piel de gallina y entran en lo más sensible de nuestro cuerpo. Mira, aquí tenemos una joya en forma de artista, no recomendarla es un delito.

Cavernícola, Zairah x King Doudou (Estados Unidos y Francia)

Amantes del neoperreo, acá está su excusa para irse hasta abajo. Ambos artistas hacen una canción que tanto flow que se nos hace imposible no mover el cuello y la cadera mientras escuchamos esta canción. Directo y sensual, así son los detalles calientes de esta canción, que hacen gran alusión a tener sexo de una forma salvaje y sudorosa, todo eso que el perreo necesita para que haga historia.

Bayou Believing, My Friends & I (Estados Unidos)

“Funky, catchy y positiva”, así explican My Friend & I a su nueva canción, Bayou Believing, una propuesta llena de grandes ánimos por estar en compañía con gente a quien amas, de expresar momentos en que la vida nos pone nada cuesta arriba y todo en nuestras manos, causando un lindo ambiente de felicidad y compañerismo que se expresa en una canción potente y digna de ponerla en la radio si estamos yendo a la playa.

The Light, E.T Man (Estados Unidos)

Esta banda está manejada por dos hermanos. Ambos proponen en esta canción un viaje extraterrestre, pero no porque la canción se llame así, sino por la composición musical que nos presentan, con beats bastante agudos y efectos especiales que nos llevan a sonidos del futuro, en un formato de incluir detalles cada cuanto ellos creen que es necesario. Lo consiguen y nos llevan a una guerra espacial, a un mundo que no es nuestro, sólo con buena música y grandes efectos.

Over it, Black Box (Noruega)

Esta banda noruega nos recuerda mucho a The Strokes, pero con un detalle casi garaje que nos simpatiza bastante, añadiendo a eso una serie de riffs interesantes dentro de sus composición, lo cual logra que la canción avance por muchos caminos musicales y abandone de a poco un género y tenga mucho más que ofrecer que rock. Sentimos una fuerte llegada del pop a sus coros que sólo pensamos: quiero bailar, ¡YA!

Demons, Iri Antler (Alemania)

La alemana Iri Antler parece que pensó muy bien cuando estrenar esta canción, es correcta para Hallowen. Tiene ese tono oscuro de música trémula, que se adentra con más fuerza mientras el misterio se resuelve de a poco. Su voz es la vía para entender la canción, que maneja todo el trámite de la canción hasta repensar que escuchamos instrumentos de percusión como un detalle externo. Y ojo al final, ojo a ese desfase de gran voz y ambición vocal.

Brother, The King’s Parade (gran bretaña)

Lo que necesitaba esta canción lo tuvo. Brother cimienta sus bases en una canción ligera y como una especie de honor a un hermano en el mundo. Necesitaba esa frescura y ligereza del mar, por lo cual el videoclip oficial se sitúa en tal lugar, dándonos a pensar que puede ser un gran tributo a la película Sing Street, que tiene un final parecido a la trama del videoclip. Es una canción catchy y triste, no se diga más.

LIKE A ROSARY, Eclipse the Messenger (Estados Unidos)

Está canción es muy engañosa, porque inicia con aires de ser una propuesta electrónica y muy básica pero se desarrolla y tenemos sorpresivamente a una canción rock con guitarras eléctricas tan bien tocadas que nos quedamos anonadados. La evolución descrita es una gran justificación para recibir a esta canción como un llamado a hacer grandes canciones con varios géneros de por medio. Acá tienen la prueba, sigan haciéndolas.

Penny, DIIØRIØ (Estados Unidos)

DIIØRIØ es la explicación más cercana al rock alternativo del 2020. El artista estadounidense crea una obra que puede rozar muy fácilmente los estánderes del mainstream, involucrándose en una canción que mantiene una estructura conocida pero que en los momentos en que se pide su mayor esfuerzo, lo consigue. Además, es pegajosa, nos atrae y convence. Es pop para comer con los oídos y cantar a solas en el transporte público.

Tornado, Julie Title (Canadá)

Julie nos trae una historia muy profunda, basada en todos los golpes en la vida que deseamos olvidar. La canadiense crea una canción que se puede traducir como una conversación con las víctimas de la violencia y el abuso, llegando a la intimidad con quienes ella quiere hablar. Lo logra, crea un espacio de empatía para sus oyentes, como si una amiga te hablara, con toda la sensibilidad de por medio.

Missing Out, Jack West y Mike McCready (Estados Unidos)

Según la información que nos llega, Jack tiene 16 años cuando creo esta canción, con grandes influencias en su acompañante, Mike McCready, si los datos no nos fallan, el músico estadounidense se acopló con tanto honor a esta canción y logró una verdadera obra maestra, con varias fases compositivas, detallando su poder musical en cada segundo, yendo de menos a más y nunca a menos, dando todo y logrando que podamos sentir toda esa energía de la cual nos habla.

Archetype X, Jordan Paul (Canadá)

Déjanos decirte que esta canción también tiene su parte instrumental, puedes escucharla aquí. Aunque mira, la verdad es que te recomendamos ambas versiones. Jordan Paul tiene una voz que nos lleva a volar, con un placer genuino por llegar a cada nota con altura. Crea una canción con la sensibilidad en la mano y el talento en los dedos. Se desnuda musicalmente y nos muestra todo su espíritu, sin deberle nada a ningún crítico, logrando que no sintamos tristes y felices a la vez. Tristes por su nostalgia causada y felices porque Jordan Paul existe y hace esta música.

Never Thought About It, TWYN (Estados Unidos)

TWYN hace honor de a poco a los ochentas y sus sonidos psicodélicos que la tecnología en proceso causaba al encender algún electrodomésticos, a esa energía corrupta de la iniciación electrónica. Su música se centra en una propuesta jazz y post rock, con revoluciones lentas y oscuras, llenas de sincretismo a la hora de su ejecución, llegando a cada parte de la canción con una sorpresa diferente y logrando que nuestro cuerpo les deba todo movimiento.

Saturday, Tucked in (Estados Unidos)

Muchas veces una portada nos cuenta toda la historia antes de escuchar la canción. En este caso eso pasó. Al reproducir el sencillo de Tucked In automáticamente nos vamos directo al campo, a la desolación de estar con amigos y disfrutar el paseo con gente que nos causa crear estas canciones, que evocan la felicidad en forma de conversaciones que luego se hacen música. En gritos musicales que nos chupan el alma y nos recuerdan lo afortunados que somos al tener gente que nos ama. Eso es Saturday, increíble.

Baptized in the flames, Le Saiint (Estados Unidos)

El estreno de los estadounidenses de Le Saiint nos lleva deprisa a los recuerdos del rock hollywoodense, con ese tinte comercial pero alternativo en una sola propuesta, abarcando un especie de poder juvenil en toda su ejecución, creando un ambiente de diversión y distorsión de guitarras capaz de movernos de nuestro celular a un concierto under en cualquier bar de rock. Gran voz y gran composición para ser un estreno.

Damn, Cera Cavalieri (Estados Unidos)

Lo que necesitó Ceara en esta canción es lanzarse con todo hacia un beat que le funcionara para cuadrar en su voz y seguirle el ritmo con su grandiosa voz. No es más, la cantante estadounidense crea una canción pegadiza a nuestros bailes, sin mucha ciencia, con mucho poder mainstream y todas las características para sonar en cualquier radio pop. Está dicho, esta canción nos dice como y cuando tenemos que hacer música comercial.

GOTHAM, Dax (Canadá)

El rapero canadiense le canta a le escena, al modo de ser famosos y los golpes constantes de validación, mediante una propuesta hip-hop Daxlogra representar el dolor e ironía de toda la mierda que las redes nos han proporcionado para sentirse parte de la existencia. Esta increíble composición culmina con una gran reflexión sobre lo que realmente importa en 2020 en este mundo virtual.

Battles, Tablefox (Nueva Zelanda)

Como una canción en eco que nunca termina de seducirnos, así se describe la nueva creación de Tablefox. En una alta referencia a grandes bandas, como Arcade Fire o Arctic Monkeys, los nacidos en Nueza Zelanda se atreven a que la guitarra mueva las riendas de esta propuesta rock hasta combinar con especial placer en la psicodelia de la voz del vocalista. Sin duda una canción para levantar la energía.

Be Fine, BREGN (Dinamarca)

La banda danesa crea un canto de esperanza para todas esas personas que no ven luz en el túnel, en un mensaje sobre que “todo estará bien”. Inculcados con una propuesta folk, la canción se encaja en una vía corriente por calmarnos a todos y decirnos que todo mejorará de a poco, mediante una guitarra de fondo y la voz como ancla de apoyo para quienes tienen su esperanza muy por debajo.

Goddess pt.1, Shadi G (Suecia)

Shadi G, desde suecia nos regala una canción con varias culturas a la mano, por un lado su procedencia sueca y la letra en inglés y persa, detalles que afinan el placer de esta canción por convertirse en una hermosa propuesta pop y R&B, sintonizando sonidos que se mezclan según avanza la canción a modo que es una propuesta futurista y atrevida para los bailes venideros.

Big Fat Train, Tusker (Alemania)

El artista alemán Tusker nos envía esta canción con el siguiente texto: “Para bailar! :)”. Sí, esta canción es para bailar, pero, ¿de qué modo? Como si estuviésemos en un rave, no hay otra respuesta. Esa respuesta que les traemos nos involucra en una interpretación certera, esta música la reproducimos cuando estamos en un trip de sustancias y queremos soltar todos nuestros músculos para liberar energía, es eso, sí: ¡PARA BAILAR!

sMOKE, sIMEN mITLID (nORUEGA)

Creo que encontramos uno de los mejores álbumes de octubre. La banda noruega sabe como llegar a nosotros, con notas de teclado que parecen caricias en nuestro rostro y rasgueos de guitarra como besos profundos, no podemos pedir más sensibilidad y amor en esta canción, creo que tenemos una verdadera mina de oro en cuanto a composición y es increíble que no necesite de tanto para ser espectacular.

Last of Us, Simen Mitlid (Noruega)

Los de Simen Mitlid siguen un proceso interesante y por eso los incluimos dos veces en esta lista. Su disco Birds; or, Stories From Charlie B’s Travels From Grønland to the Sun, and Back Again es tan descriptivo y honesto que pertenecer a él como oyente no es suficiente, en serio nos adentramos en toda la experiencia y quedamos sorprendidos por lo que continúan provocando en nosotros. En esta canción, que abre su álbum se siente la puerta a toda la sensibilidad compositiva a la que nos enfrentaremos, como un mensaje real de que esta banda no se repite dos veces.

Sleep the nights, Suad (Finlandia)

Qué capacidad tiene una voz femenina para transformar una composición tradicional en algo único. En este caso, Suad, desde Finlandia, atrae una experiencia directa y aguda de música fuerte y bien calibrada, con el perfecto paso de música en forma de rock y explosiones donde parece que la canción se vuelve aburrida, dejándonos comprender que esta propuesta impresiona y se conoce tanto que sabe cuando atacar en su propia composición.

Better than that, The New Madness (Alemania)

“Si tú te acercas sabrás como suena”, dicen los alemanes sobre su canción. Con un rock cercano a sonoridades de los años 60, la música de esta banda europea no decpeciona nunca, tiene una voz especial, que sí, si te acercas y la escuchas sentirás como si te cantara al oído con ese erotismo de un frontman de rock, impaciente por hacerte el amor. El riff de guitarra crea el mix de la canción, pasen y siéntanse libres de destruir sus cabezas.

Diamond Rings, Flower of Zeus (Gran Bretaña)

Una banda experimentada y con la experimentación a flor de piel, eso es Flower of Zeus, quienes presentan esta canción con una herencia bien cuadrada en ser una banda de rock con altas influencias clásicas y también contemporáneas. En esta presentación en vivo reconoce una importante performance con la improvisación de un show que trasciende en ese momento, sin toques, sin maquillaje, naturales a más no poder. Con fuerza y recomendación.

Who’s Out There?, West Wickhams (Gran Bretaña)

Cuando escuchamos esta canción no pudimos dejar de pensar en la fuerte apariencia a Halloween y su importancia en cuanto a fechas de estreno. West Wickhams nos trae una gran propuesta para desesperarse del miedo y escapar de nuestros miedos, con esa psicodelia y las notas de guitarra explosivas para tocar nuestros miedos hasta el impulso de temer cualquier sorpresa que la canción nos puede dar.

AMERICA, Moncrieff (Irlanda)

Satíricos y sociales, la banda irlandesa trata de burlarse de la paranoia estadounidense con cosas tan simples, como Tik Tok. Es, sin duda, un excelente registro para explicarnos como estos tiempos estaban plasmados por todo el poder las noticias en redes sociales, con noticias falsas en todo lado y la música sirve de archivo. La canción es contradictoria a su mensaje, pero por eso es interesante, es divertida y nos causa un baile intenso, con doble paso y una sonrisa sobre la ironía de la globalización.

Where Have You Been?, Katie Wood (Gran Bretaña)

Creemos que esta canción de Katie Wood se mete bien en una historia de una persona que transita dentro de una ciudad con la sorpresa que es un mundo mundano y entenderlo costará algunos golpes. Nos encanta como el uso de teclados resume muy bien esa influencia cyberpunk de la cantante y crea, en definitiva, una canción muy interesante y atractiva.

Morning Light, Bengal Lancers (Gran Bretaña)

Las bandas indies son la esperanza de este nuevo siglo y Bengal Lancers tiene esa responsabilidad en sus espaldas. La banda británica compuso Morning Light, una canción refrescante y bastante digerible, llevada de la mano con increíbles composiciones sintéticas y la inolvidable fuerza de una batería que lo controla todo y se dispara con la mejor propuesta de energía que hemos visto en esta lista.

Phantom West, Parlour Magic (Estados Unidos)

Esta propuesta synthpop de los estadounidenses crea un excelente halo de aire espacial, como si la canción predijera el futuro de la música, y es que los sintetizadores explican a casi toda la canción, en un modo que queremos creer que es un robot hablando con nosotros en medida que la música trata de convencernos. Es una gran canción, bien influenciada de géneros del antiguo milenio y con la ejecución adecuada del presente y el futuro.

Zone, Phantom Phunk (Estados Unidos)

Imposible no pensar en Kanye West pero también imposible no referirse a esta canción como una mezcla deliciosa de rap y psicodelia, con intenciones macabras, preparadas para causar en nostros un intenso sabor de muerte y miedo. Es una canción como una alerta que sabe usar muy bien sus beats en cuanto el mensaje que desean entregar y se superan, experimentan varios géneros y lo logran, hacen una gran canción.

Macumba, Lily Lyon (Estados Unidos)

Agárrense, por favor, métanse en la cabeza que van a bailar y sáquense la ropa. Lily Lyon nos trae en Macumba una interesante oferta musical con referencias brasileñas y el género homónimo al título de la canción, sin embargo, no sólo se queda en ello, mezcla el pop de una forma fantástica y los puentes que crea entre ambos géneros se conectan perfectamente y como consecuencia dejan una canción casi perfecta.

Cheap Thrills, Excuse Me. (Canadá)

Esta canción nos encanta y les explicamos porque. Al iniciar parece una canción más, muy predecible pero luego, en el minuto 1:40 cambia las reglas del juego y se gana la confianza de su propia canción y de nosotros también. Se desarrolla de tal manera que su final concluye como un resumen perfecto de todo lo que escuchamos, con coros tranquilos y otros desesperados, en formato de adiós y presentación, porque seguramente vamos a volver.

Flying, Kéwork (Holanda)

Esta canción de enero, de los holandeses de Kéwork, se inserta en la escena de una forma correcta, provocando con su neo soul un ambiente de magia y sensualidad en compañía. En Flying literalmente nos están llevando a volar con ritmos tan ligeros como sintéticos, impacientes y poderosos, dignos de una banda que quiere apostar cada vez más por el R&B como su principal arma musical, llenos cada vez más de sonoridades que sorprenden a cada minuto.

Saturday Night, Zaamwé (Estados Unidos)

Esta canción es como ese diálogo dentro de un bar con el chico o la chica más lindx de la fiesta, con el humo de la fiesta alrededor de ellos, en un juego de seducción impresionante, típico de una noche de sábado. La frescura con que esta canción se introduce en nuestro cuerpo nos hace pensar que es todo lo que pedimos para seducir a un desconocido que sabemos que llevamos química desde nuestras miradas.

Normal life, color palette (Estados Unidos)

Normal Life vio la luz hoy, y de qué manera. La compartimos porque nos lleva a momentos fantásticos de nuestra vida, cuando la felicidad de los festivales nos envuelven. Es que esta música nos trae recuerdos de grandes bandas pop que siempre nos seducen en vivo o en canciones grabadas. Su gran espacio musical, que piensa en los sintetizadores como arma principal nos convencen desde el primer segundo. Confiando sin ninguna duda en su composición para dejar el corazón en esta canción.

I need to love you, The Woodlands (Estados Unidos)

Somos fans de canciones que se parecen a discusiones entre dos. En el caso de The Woodlands, este detalle crece con tanta elegancia a través de su propia canción en forma que el amor se siente en el aire y no podemos dejar de pensar que ambas personas se desean el uno al otro y están lejos física o mentalmente, eso causa que la canción se convierta en una carta abierta hacia las emociones escondidas, sólo queda decir en esas situaciones que “sólo quiero amarte”. Y estos chicos lo logran, con voces y guitarras, no más, no menos.