Ojos y orejas en los nuevos descubrimientos del under musical a nivel mundial

Recomendaciones Musicales

Una nueva entrega de artistas de rincones lejanos a oídos cercanos, descubre y reproduce nuestras recomendaciones.

Camino Pescadero, captain smooth talk (Estados Unidos)

Con fuerza y diversión, así se presenta esta propuesta estadounidense, que parece aplicar muy bien su intensidad en la composición para luego liberar la voz a cualquier gusto, la que intenta hablar en español con dificultad pero transformando aquel intento en un detalle cómico, factor especial e importante de toda esta canción. Hay buena vibra y la idea latente que parece estar en una playa, de fiesta y entre amigos.

Qué mala suerte, Valenti (Colombia)

Repasamos una propuesta urbana y con un aire de venganza hacia los que “no aprovecharon la oportunidad”. Podemos decir que es una propuesta acogedora, intensa y consigue el feeling de ser una canción de despecho pero también de empoderamiento. Es un reggaetón mediano, para cantarlo a todo pulmón en la discoteca, es todo.

Tiempo Perdido, Traverso (Uruguay)

Indie y soft. Los uruguayos de Traverso comparten con nosotros una canción bastante latin rock y pop, lo que ahora pega en los oídos latinoamericanos, sin abandonar su propuesta espacial de los sintetizadores y lo que parecen unos riffs playeros, dándole a esta canción una buena primera impresión para lo demás en su producción. Sin duda un proyecto para seguirle el paso desde ahora.

Freight Train, Anya Mia (Canadá)

Desde Canadá nos llega una propuesta un tanto clásica, con una voz impresionante como timón, buscando la fuerza durante toda esta canción. Esta es la prueba viva que la guitarra en pequeños rasgeos y la batería en el fondo como volante son las únicas herramientas para hacer una canción con detalle y aires de relax.

La Ruma del Coco, The Rumba Madre (Estados Unidos)

Literalmente esta canción se desarrolla por un coco. La banda estadounidense, con altísimas referencias ibéricas, presenta una canción muy alegre de un tema demasiado triste: la migración ilegal. La banda consigue que el videoclip sea atractivo y cómico, lo cual nos acerca a ellos y -de a poco- nos hace olvidar el problema que hay debajo de estas letras. Recomendado para bailes express.

Replacement, The Search (Suecia)

Si tu búsqueda en la música es una onda a The Smiths, desde Suecia llega Replacement, la nueva canción de The Search, una canción destapada de muchos arreglos y con la esencia de un soundtrack para cualquier viaje. Tiene esa influencia coqueta a bandas británicas, con un rasgeo de guitarra como compañía por todo el sector de la voz, aunque los efectos de ‘estrella’ no son de nuestro agrado, no podemos negar que los ochentas sí pueden volver reversionados.

Nueva Guardia, Barzo (Costa Rica)

Llegó la cumbia, desde Costa Rica. Esta propuesta viene como un volante para un baile nocturno en una fiesta de cualquier índole. La mezcla eléctrica hace de Barzo una banda omnipresente en el feeling de cualquier fiesta, sin la necesidad de voz nos lleva a lugares tropicales y calientes. Si lo tuyo es el baile: siga, reproduzca y sude.

Tama, Tangled Headphones (Estados Unidos)

Pongámonos sucios, ¿o qué? Tangled Headphones rompe sus guitarras en Tama y se cree con confianza el sueño del garaje rock y su crueldad de grabación en todos sus instrumentos. Eso es esta canción, si te sientes partido o encarcelado (como un tamagotchi) acá está todo lo que necesitas para escapar.

Sequels, Andrew Paley (Estados Unidos)

Hora de bajar revoluciones, como nos encanta. Hace rato se rompían las guitarras en esta lista de canciones pero ahora nos vamos de viaje con la onda parsimoniosa de Andrew Paley en Sequels, una propuesta indie con un guiño bastante racional al R&B y los ecos en cada instrumento, para darnos la fuerte sensación de un viaje por los aires.

Good Long Last Look, Widower (Estados Unidos)

Una guitarra que acompaña constantemente a una batería del 2000, es todo lo que necesita Widower para componer una de esas canciones melancólicas de nuestra adolescencia, con rasgo a Hoobastank o a Snow Patrol en su faceta más dramática, llega una canción que habla acerca de terminar una relación, de esas veces donde no se puede forzar más un vínculo y simplemente se acaba tan rápido que ni duele, y al final de la canción cuando nos gritan “¿es mucho para preguntar?” Sabemos que es de esas canciones para cuando el desamor recorre nuestras venas.

You Are the Gold, Terrible Sons (Nueva Zelanda)

Desde Nueva Zelanda llega una canción que construye todo ese sentimiento del calor en el cuerpo cuando estás enamorado, You are the gold nos grita desde el título que es una declaración de amor un poco melosa, usando metáforas sobre cómo el amor es una joya de gran valor, para algunos un diamante, para Terrible Sons un pesado lingote de oro, igual de pesado que ese piano rebotando como un beat dramático de película. “Baby, I can’t find my treasure. Maybe my treasure rests in you” son de esas frases que dedicas en tus amores adolescentes, y nos demuestra una lírica tranquila pero con frases potentes, como dicen aquí en Ecuador “lento pero seguro”.

You do You, Sumeau (Estados Unidos)

El dream pop y el lofi son los géneros que están conquistando la nueva década musical si nos vamos a las escenas alternativas, y ahí es donde en un espacio de los angeles llega Sumeau y You do You, con una canción tan relax que recuerdan a ese jazz o blues de antaño, obviamente con una propuesta más moderna a lo lana del rey pero implementando un sonido más electrónico en sus arreglos que nos da una onda más propia de su sonido, una perfecta para esos lyric videos con fotos de atardecer de fondo.

Tiny Parachutes, Caicos (ESTADOS UNIDOS)

¿David Gilmour tuvo un hijo? Si no es resultado de una teoría de conspiración diría que Caicos y Tiny Parachutes son de esas canciones que intentan revisitar y revivir el rock al puro estilo Pink Floyd, si bien la canción cuenta con una buena instrumentación a ratos se nota bastante la inspiración de canciones como high hopes o dogs de la mítica banda de rock psicodelico, un caso parecido al de Duck Fizz y Arctic Monkeys, buenas bandas pero que tal vez aún no encuentran un sonido propio, sin duda una canción para sentirnos en nuestras versiones alternativas de los años 60.

West broadway girl, Hermitage Green (Irlanda)

Qué hermosas son la canciones que nos cuentan una historia o anécdota de un modo de ficción o cuento de aventuras. Así es como llega la misteriosa West broadway girl una historia de un amor difícil y raro, y así es la chica de la que habla esta canción, la letra nos describe todo con adjetivos, como si fuera un poema melancólico al puro estilo Nickelback. Una canción conceptual, con un pop rock tan dulce, y esos versos que cantados van creciendo nos meten en el mood de buscar o tomar decisiones acerca del amor, la vida, o el amor, ¿qué le tienes a la vida?

Casita blanca del mar, Will Brahm (Estados Unidos)

La canción empieza con una guitarra en palm mute, al principio me recordó a una canción de Ed Sheeran pero que equivocado estaba cuando antes del primer verso todo se transforma en una canción tropical, con esos arreglos de guitarra como si un mini Santana acústico estuviera detrás de esas cuerdas. Una canción que se vale sólo de su instrumentación para contar una historia, mientras más elementos van entrando a la canción (como la percusión y la flauta) tu mismx haces un recorrido por tu lugar favorito, no tiene que ser una playa, puede ser incluso tu cuarto con buen viento por la ventana.

The best (motivation), Dillon Daeson (Estados Unidos)

¿Saben cuándo están en una radio de Spotify y sale una canción que dices “esta pega para hacer ejercicio”? Esta canción tiene un aire extraño pero atrapante, tiene una letra acerca de alguien que como el título lo dice necesita inspiración y motivación para moverse, o mover su vida, una letra que nos cuenta las ganas de un empujón que muchos tienen o necesitan, perfecta para esta cuarentena dónde todo nos da pereza. Pero lo curioso es que tiene un ritmo a lo 5 seconds of summer, como ese pop que va lento y rompe en el coro y esas baterías tan secas que te dan a entender la dureza con la que nos llega ese mensaje de motivación.

Mamba song (Love is a garden), Billy Joseph & The army of love (Estados Unidos)

Sin duda una de las canciones más fuertes que escuché en esta lista, una canción dedicada a una persona tan importante, grande en el deporte, grande como padre, y como ejemplo a seguir. El tributo a Kobe Bryant en esta canción es un sentimiento que te llega cuando escuchas la letra, y más cuando en un verso te dice “Él nos dió lo mejor, lo mejor de su vida, ahora es momento de volver a casa” sólo puedes sentir un desgarro con esta canción, he de destacar el video oficial dónde se recopila material audiovisual y artístico como murales y fotografías que giran en torno a quien fue Kobe. Una letra tan dulce, como si fuera una madre cantándole una carta de despedida a su hijo y esos arreglos de gospel al final y con toda la música incrementándose hasta romper de golpe, justo como una despedida debe ser.

Ferris Wheel, Qwiet Type (Estados Unidos)

Un electropop al puro estilo de los 2010’s es todo lo que resume a la gran vibra que te da esta canción, esta canción tiene una instrumentación que suena tan temprana, como si se hubieran juntado a ensayar o componer una canción en un día y así como quedó se publicó, y creo que eso le da un sentimiento más genuino, y más bailable. Y la portada nos da más ambiente, con esa rueda moscovita y esa vibra nocturna de fiesta en un parque de atracciones todo suena a una salida con amigos o con alguien especial, porque nos dice en su letra que con alguien acaba de romper la barrera de sólo amigos, entonces es de esas canciones de primera cita dónde todo sale bien. Una canción para celebrar las luces neon y el futuro amor.

Release me, Imperial April (Nueva Zelanda)

Si Scott pilgrim tiene una secuela esta tiene que ser una de las canciones de su soundtrack, ese estilo grunge eléctrico es algo interesante que descubrí escuchando a imperial April, es como fusionar al género que la rompió en los 90 pero con arreglos de electrónica moderna que nos llegó con artistas como Katy Perry. Y la voz en esta canción tiene ese toque dulce que es como de esas escenas de correr en la lluvia o cosas así, el bajo va marcando los pasos y el sintetizador a ratos cayendo como rayos, el ambiente está puesto. Ahora ponte abrigo y sal a correr en la tormenta mientras vas gritando “Releaaaaaase meeeee

Burns Like Hope, Kutyas (Noruega)

Y del indie pop vamos subiendo un poco la intensidad, esta vez con los noruegos Kutyas en Burns Like Hope, un intento bien logrado de indie rock que roza la buena producción/grabación y la cercanía al garaje rock con las guitarra en una fuerza descomunal de golpes al suelo y solos cortos en el final de la canción. ¿Recomendamos? Sí, por supuesto.

Stick Figures, Gold Connections (Estados Unidos)

Seguimos con el indie y la fuerza dispuesta en propuestas rock. Si bien Stick Figures nos recuerda a las primeras composiciones de una banda, tienen una excusa bien puesta en que la juventud les acompaña durante toda la evolución de su composición. Pueden ser unos chamos que todavía no se cuadran del todo bien pero el ímpetu en su fuerza musical lo calibra todo para entrar como una propuesta divertida y hasta emotiva.

Cahuita, Barzo (Costa Rica)

Repetimos a Barzo porque se lo merece. Los costarricenses tienen bien entendido que la cumbia debe evolucionar a lo sintético y es justo lo que encontramos en Cahuita, una canción que aprovecha beats computarizados e instrumentos de viento para llevarnos a dos espacios diferentes, uno de fiesta clásica-cumbiera y otro de trip espacial. La cumbia cambia, dicen, acá un ejemplo de eso.

Bang Bang, Burning Pools (Estados Unidos)

Imagina que esta lista es un balance constante. Bang Bang es la canción correcta para seguir con esto, una canción que nos recuerda a propuestas importantes de punk/rock, que ajusta su fuerza en la voz femenina de la canción y DE QUÉ MANERA se junta a las guitarras súper distorsionadas, como si ella manejara la potencia a sus espaldas. Si estás para un baile rompe-cocos, aquí está tu recomendación adecuada. Atentos a la siguiente recomendación.

Oyster Love, Juno Francis (Suecia)

Queríamos prepararte para esta recomendación porque es lo mejor de esta lista, lo pusimos aquí en la mitad porque nos gusta el mito escondido. La sueca Juno Francis atrae por su enigma dentro y fuera de la canción, empezando desde su portada, aplicando el juego perfecto, entre hype y ejecución. Con el synthwave más intenso que hemos recibido en varias semanas. Queremos que ustedes la escuchen, no necesitamos mucho para convencerlos, el juego se hace solo si le ponen play.

Mr. Joker, KAYPAIGE (Estados Unidos)

Instintivamente caemos en la sensualidad, con KAYPAIGE, un indie pop con un ambiente claroscuro y disparado a sonar como una propuesta cercana al blues. La canción no parece tener un fuerte trabajo compositivo pero la voz del proyecto es suficiente para tomar en cuenta las sonoridades durante los tres minutos de duración.

Starlite, Family Mart (Estados Unidos)

Desde Austin (Texas), Family Mart propone un indie muy garaje, rápido y un tanto sencillo. Como para ambientar un playlist adolescente o hacer de soundtrack del nuevo éxito de cine-indie en una película de Europa Occidental. Los estadounidenses son clásicos en cuanto a la producción y les es suficiente la alienación: guitarra, bajo, batería y voz para estar merecidamente en cualquiera de nuestras recomendaciones.

O Little Fire, O Little Light Of Wisdom, The Dustbowl Daddies (Canadá)

Nos acercamos al country, con la emoción que este género genera. Para apreciar esta canción podemos crear la idea que no sólo es country sino un aviso instantáneo a que el folk también está presente en él. Esa mezcla es lo que nos emociona y convence para recomendárselos, además que evoluciona tan bien que tiene muchas partes con demasiados colores y sin dudas es un viaje bien merecido.

Fading, RGB (Israel)

Ok, esta también es una de las grandes propuestas en esta lista. Nos gusta que empieza como un lo-fi ligero y se transforma de a poco en indie pop, rap y una perfecta transformación musical hasta que su fuerza no es nada parecida al inicio ligero. Si nos lees, RGB, ustedes tienen la fórmula para lograr que una canción sin futuro tenga todo el futuro. Absolutamente recomendados los israelitas.

California, good days (Estados Unidos)

Porque nos gusta la playa y esta canción suena a playa. Good Days lanza esta nueva canción con una propuesta en marcha: recordar a California, para ello se aprovecha de una sonoridad en eco, como si estuviéramos de viaje por el estado o nos pusiéramos en el plan de pensar en el pasado y los buenos recuerdos que nos deja una ciudad. Es una composición bastante clásica pero muy indie, alegre y con elementos de música adolescente, como los pequeños golpecitos a lo que podríamos creer que es un triángulo.

Grateful Dead, Simen Mitlid (Noruega)

Los noruegos sólo necesitan una guitarra y voces dobles, producidas con poco autotune, para hacer canciones perfectas. Simen Mitlid es eso, una canción simple pero bien hecha, todo lo que un músico aspira a componer. Además de eso, la propuesta estética simplifica el interés para convertirlo en consumo de la música de Grateful Dead, una propuesta folk para tener un ojo en cada paso que dan.

Wanderer, NOOA (Finlandia)

Por primera vez tenemos a Finlandia en nuestras listas y la recibimos con una propuesta indietrónica, nuevos términos para explicar la sensación entre la mezcla electrónica e indie de NOOA, un proyecto que mezcla detalles de lo comercial con el guiño indicado a la experimentación de lo independiente. Llegan con Wanderer, una canción interesante para pasar el rato y ponerla de fondo si tu intención es armar un ambiente de fiesta alternativa.

Dear Mr. Produce, Estella Dawn (Estados Unidos)

De la escuela de Lady Gaga y Lana del Rey, Estella trae electropop comercial para sazonar esta lista con su increíble voz, una herramienta que en esta canción ha superado significativamente a la composición instrumental, sin duda. No sabemos si puede ser la siguiente gran promesa de entre sus influencias, pero ojo, le echamos un ojo porque lo que hace es increíble.

High Fashion, Joe August (Estados Unidos)

Escuchen esas guitarras del inicio y disfruten toda esa onda indie que expulsa esta canción en todo su desarrollo. Para tomar en cuenta. Joe August nos trae un experimento entre sintetizadores y composiciones de rock bastantes clásicas, con cuarteto incluido. Gocen, métanse con esos riffs extraños de guitarra que explicarlo se nos complica si no es con emociones.

My Kingdom, Rogue Charlie (Italia)

La banda italiana sorprende con la sensibilidad del piano y una especie de música de ópera en la instrumentación de cualquier canción rock. La voz mueve a toda esta canción en una especie de coreografía desafiante y garaje-rock en una sola. Una situación que sorprende por su increíble ejecución, con variantes de intensidad en la batería y varias voces en la canción, que crean muchas tonalidades y detalles que atraen en toda la escucha.

Simpler Times, The Lindsey Brothers (Estados Unidos)

Nos encanta canciones que su volante sean el bajo y esta es la ocasión. Los estadounidense se atreven a crear una canción funk con la alegría de un indie pop liguero, como si escuchar la canción acompañara a un baile sincronizado en alguna calle concurrida. Para mover la cabeza de lado a lado y dejar muy de lado la pesadez, simplemente una canción para el carnaval de tu vida.

Mind Reader, UNNderstated (Estados Unidos)

Nos vendieron esta canción como una prueba de que el cyperpunk está entre nosotros. Y sí, está y suena así. UNNderstated no entrega una canción poderosa con sus beats y la vibra espacial-futurista, que caen bien en estos tiempos donde el futuro es nuestro único presente. Hay que notar en esta canción la increíble importancia de la voz femenina y su desglose durante toda la canción con varios efectos que crean el ambiente perfecto de un futuro distópico dentro de toda la canción. Y qué decir de las guitarras, qué solo nos entregan.

White, Burning Pools (Estados Unidos)

En esta canción la guitarra inicia con tanta fuerza que nos atrapa en un remolino de sonoridades tremendo. Burning Pools ya es una banda conocida para nosotros, que ofrece una fuerza descomunal en sus punk, post-punk, de tal forma que no podemos deshabilitar la idea de que si nos queremos romper la cabeza con sus canciones no es tan descabellado de su parte. Y en White eso no cambia, los remolinos de guitarra nos seducen todo el tiempo.

Surf Away, Half Mile Beach Club (Japón)

Nos vamos más hacia la indielectrónica, esta vez con una banda japonesa. Half Mile Beach Club nos cuenta en Surf Away, mediante sonidos, el ambiente espontáneo de un rave, con las voces desencajadas que parecen simular un mal viaje por las drogas. La ventaja de esta canción es que no olvida su línea y sus beats, pudiendo ser un pésimo viaje para tus neuronas pero una gran experiencia para tu cadera. Demos gracias a los beats y al bpm cardíaco por movernos tanto. Y claro, gracias a esto japoneses.

Devil Girl, Reverend Bro Diddley and The Hips (Estados Unidos)

Debe quedar claro algo, somos fans del garaje rock que le hace honores a su identidad. Que se siente sucio y hecho entre personas que comparten la misma crudeza. En esta banda estadounidense se roza mucho la idea del DIY como herramienta de producción, con una canción que suena mal grabada pero con sonidos distorsionados de teclados que nos involucran seriamente en la canción, como si fuera una composición de Halloween, hecha para escapar de nuestros monstruos. Y sí, para escapar de nuestra devil girl. Acá hay una onda muy Arctic Monkeys, por cierto.

S.O.S, The Wheel Workers (Estados Unidos)

Volquémonos a la psicodelia, porque sí, es hora. Acá los estadounidenses de The Wheel Workers usan la fuerza de las ondas espaciales para crear una canción en onda de mensaje al infinito y más allá. Trabajado desde la portada, la banda respira una buena vibra de psicodelia cuando lleva todo ese elemento del sonido de un radar hacia el límite, con una incesante destrucción musical, con muchos elementos instrumentales en pocos segundos, llegando a sonar en el minuto dos a coros parecidos a Los Beatles, en un mensaje claro de asunción hacia el universo. Recomendado si quieres “viajar”.

As Long As We’re Together, Alwz Snny (Estados Unidos)

Ahora nos disfrazamos de popsito delicioso, como para comer un chicle en verano. Porque Alwz Snny nos trae una canción para derretirnos con un combo de sabores, con una agudeza de la voz de la cantante, que nos transporta fácilmente a un tiempo soleado, con muchas ganas de bailar a lado de una piscina junto al sol. De hecho, el protagonista del videoclip oficial es un sol, porque: ok.  Lo que busca es derretirnos con esta canción, no hay más palabras.

Tree Forts, .boy (Estados Unidos)

Con .boy la búsqueda se vuelve onírica en su última canción: Tree Forts. Esta propuesta indie e indie electrónica basa su realización en crear un espacio de ecos y ondas instrumentales, como buscando que nos metamos en la fantasía del creador. La portada nos pide que fijemos la atención en las cosas pequeñas, en los detalles y esas cosas que con atención pueden significar demasiado y, como esta canción, centrar nuestra atención puede ser hiptonizante, como las sonoridades de Tree Forts.

Comin for you, Scott Klein (Canadá)

El canadiense Scott Klein nos ofrece una propuesta más de autor, con colores muy lúgubres, como si nos contara la historia de un lobo solitario. Nos recuerda un poco a las épocas más crudas de Alex Turner, pero por suerte Klein se logra desligar de ese recuerdo y toma su propio camino, quizá por su propuesta más americana y garaje, que mezcladas brindan una experiencia musical más interesante y menos influenciada.