David Rojas: “Tampoco somos los mejores músicos, así que todo es divertirse”

El General Villamil

Cuando nos propusimos entrevistar a David Rojas, frontman de El General Villamil, no nos imaginamos que se presentarían tantas vicisitudes. Primero, tuvimos un show frustrado de Los Espíritus y al día siguiente pasamos de buscarlo en el sector de la 12 de octubre a no poder grabar en propiedad privada en un barrio totalmente distinto y hasta pagar un taxi por una carrera de menos de una cuadra.  A pesar de todo, David nos recibió gustoso y tuvimos la oportunidad de dialogar acerca de Daga y también de cosas personales.  

Una opinión que comparte la mayoría de consumidores de música local es que Daga es un disco totalmente distinto de Jalea. Se sabe que todas las bandas tienen su proceso y que con cada canción o álbum que sacan, crecen y “evolucionan”, Daga, en este caso, fue un salto enorme de polo a polo.

Jalea es un disco lleno de psicodelia, psicodelia de la dura, en la que te ves envuelto en los sonidos y con ganas de bailar y poguear. Por otro lado, con Daga nos encontramos con sentimientos de cantar fuerte y más que nada, balancearnos de acuerdo a las melodías que suenan. Sin lugar a dudas, un disco lleno de feeling.

Entre risas y tranquilidad; acompañados de Vladimir Kusijanovic, Rafael Rendón y Rob Zevallos, se toparon temas como la escena guayaquileña y quiteña, la psicodelia y se dio un adelanto de un posible cuarto disco: Los Playa.

David Rojas de El General Villamil. Foto: Tábata Argüello.

Hablando de Daga, siempre me pregunté por qué se llamaba así. Recordando que en canciones pasadas, la daga siempre se mencionaba. David responde que el disco se llama así porque “el amor… es estar descansando al filo de una Daga. Feeling ¿no?”, se ríe. Y, de hecho, como se dijo antes, lo que tiene Daga de sobra es sentimiento, está cargado de amor, de desamor,  y de un sinfín de emociones inexplicables que desembocan en sonidos atractivos.

Bromeando, queríamos saber que, si Daga fuera la hija de David, ¿cómo la describiría? A lo que entre risas, un poco sonrojado responde: “Chucha, ¿por qué eres así? Sería rubia. No voy a decir nada, ahí ya quedó”.

Aunque no toman en cuenta a Archipiélago 32 como disco, si viene ‘Los Playas’ sería el cuarto en la bandeja de El General. Foto: Tábata Argüello.

Así como vemos a Daga como algo sentimental, David dice que lo que más caracteriza al disco es que, para él, al menos, se siente como un disco ajeno, porque es totalmente diferente. “Hay bastantes temas que se salen del General tradicional, o lo que era Jalea. Siento que es un disco más profundo, capaz”. Cuando le pedí que describa a Daga en tres palabras, tomó la palabra Rafael (aka Pufa) y llegando a un acuerdo con todos los presentes, se puede decir que Daga es: romance, destrucción y romance, de nuevo.

Una pregunta fina, como la describe David, está orientada a saber cómo estuvo, o en qué consistió la evolución musical desde Jalea a Daga, lo cual es algo notable desde el primer acorde.

David piensa que en el disco, todo está más pensado. Nos dice: “Sí siento que en Daga hay una producción más en todo lo que son los temas, cada reclo está en su lugar, a diferencia de Jalea, que como el nombre mismo dice, es como más psicodelia pura. En Daga todo está más pensado, por algo los temas son más cortos.  Siento que el disco es, en cierta forma, más pro, como dirían”.

Consecuencia de esto, también se habló de la evolución, en cuestión personal, de  los integrantes. Y si en algo se puede acordar es que dicha evolución estuvo como lanzada de una catapulta. Aquí se ve lo especial del disco: en Daga participaron absolutamente todas las generaciones de El General Villamil. “Todos aportaron en todo. Entonces si es un disco hecho en banda, a diferencia de Jalea que fue una producción más personal, a la mano de Tomás Cansing. Pero en Daga si hubo esa unión de todos y se siente la madurez de cada uno” dice David.

Entre equilibrio y placer. David Rojas en Guayaquil. Pocos meses después de lanzar Daga. Foto: Adrián Gusqui.

Pero ¿cómo estaba él durante todo el proceso de grabación de Daga? “Jodido. Este año y el año pasado ha sido difícil; en el amor. Pero ya todo bien, todo sano siempre”  nos responde.

No cabe duda que David al cantar en vivo proyecta un tipo de sentimiento, pero, de todas las canciones que tiene el General Villamil ¿cuál es la que más le produce sentimientos al tocarla? Y sin pensar, responde “Mi Luz”, así, sin más. Cuando trato de averiguar el por qué, entre risas responde “porque si, es mi luz”.

Si hablamos de canciones, una de las cosas que más caracteriza a los shows de El General Villamil, es el surf humano, y, según David, Piscina es la canción más adecuada para llevar a cabo tan arriesgada maniobra.

El disco en sí ha tenido una buena acogida entre el público, en el show había gente bailando y sintiendo. Cuando le pregunto sobre su postura acerca del resultado del álbum y de su acogida, David responde: “Sabes que, realmente, yo y toda la banda no se preocupa de eso. Nosotros no estamos buscando ni pegarla, ni generar ingresos. Nosotros la hacemos porque es bacán para nosotros y si más gente cacha y le gusta, eso es bacán y si hemos sentido que ha pasado eso. Sale un disco, sale un video, y si funciona, funciona; si no, no pasa nada. Para eso está, hay que divertirse, eso es lo más importante de todo en la vida”

Una parte de El General Villamil. Fotos: Tábata Argüello

Con el mismo ánimo motivador, Rob Zevallos también responde: “No nos preocupamos por eso. Nos preocupamos por disfrutar nuestra música, en verdad la banda es para disfrutar, somos más que una banda, un grupo de amigos. Nos queremos bastante, no solo tocamos sino que nos reunimos a beber, a irnos a la playa, a cocinar. Es una familia, entonces, entre familia no nos preocupamos de lo que piensan de nosotros sino nosotros disfrutar de lo que hacemos que es lo más importante” y, con un tono más serio entre todos los presentes, David termina: “Tampoco somos los mejores músicos, así que todo es divertirse”.

Con ideas de que dos discos no son suficientes, y para terminar la conversación, le pregunto a David sobre su preferencia en su discografía: ¿Daga o Jalea? A lo que, después de pensarlo un tiempo, con un tono misterioso, dice “Los Playa”, así, nada más.

Post show casi cancelado. Fotos: Tábata Argüello

¿Se vendrá “Los Playa”? ¿Cuándo? ¿Se incrementará en nivel de psicodelia? Espero que la duda haya quedado sembrado en todos los lectores así como en mí.